UN MUY IMPORTANTE COMENTARIO A NUESTRA PROPUESTA, POR EL DR. TEODORANI




El Astrofísico italiano Dr. Massimo Teodorani es un destacado miembro de nuestro Grupo.

Cuando él leyó la propuesta que remitimos a otros individuos y organizaciones para enviar un mensaje al Presidente Electo Obama, el Dr. Teodorani fue muy amable en hacernos llegar sus comentarios que reproducimos aquí.

Estimado Milton,

¡Una propuesta verdaderamente excelente!  Bien enfocada, precisa, pragmática y científicamente orientada. Personalmente deseo verdaderamente que el nuevo Presidente-Electo, Sr. Obama, de quien todos esperan una tormenta de innovación en muchos sectores vitales, leerá y ecaminará cuidadosamente vuestra invitación.

Personalmente pienso que el problema que aquí se  plantea es de incalculable importancia.

Como científico Físico, me agradaría solicitarle al señor Presidente-Electo que considere que la información que se pueda dar a conocer debe ser redundantemente documentada y científicamente tratable. Considero que un público ahora más despierto necesita que tal posible informamción no sólo tenga un “carácter de revelación” sino que además sea validada científicamente tanto en términos de rigor como en términos de la necesaria apertura mental.

Cualquiera sea la naturaleza del llamado “Problema OVNI”, persiste una muy fuerte y urgente necesidad de saber, en términos tanto de transparencia como de pensamiento crítico.

Por otra parte, en la actualidad aún la persona menos culta está cansada de información errada, trucos, hechos mal interpretados, delirantes sectas basadas en los ET y muchos otros “falsos caminos” que están circulando en la Internet desde hace demasiados años (donde ¿debería operar un drástico filtro?).

La gente necesita pepitas de oro y no trozos de bronce, en particular los científicos lo necesitan. Estoy bien seguro, basado en mi conocimiento privado, que existen efectivamente científicos interesados y activos en el fenómeno OVNI.

La mayor parte de la “información OVNI” dada a conocer hasta ahora, me parecee que está caracterizada por incoherencia, confusión y una falta total de lógica interna, incluyendo mucho ridículo.  Esto sólo es util para desacreditar serias iniciativas destinadas en esta delicada dirección. ¡No debe echarse más energía al viento!  Lamentablemente muchas personas beben fácilmente la desinformación,  mientras varios “flautistas mágicos” siguen enviando a sus dedicados ratoncitos al suicidio mental y psíquico.

Esto es un daño a la sociedad toda. Por supuesto que las “organizaciones escépticas” tienen ciertas sólidas razones para existir y operar a fin de evitar semejante aberración. Pero, lamentablemente, ocurre muy a menudo que el agua sucia es arrojada junto con el bebé. Se necesita ahora un filtro más inteligente y moderno.

No son pocas las personas que no están dormidas ni son zombies: esos individuos necesitan saber la verdadera sustancia de todo el asunto, por lo menos la parte que se permita a su conocimiento.  Este es un campo –en particular—  que demanda un verdadero análisis sólidamente científico y cuantitativo.

Por supuesto esto no sólo significa fotos, videos, relatos y leyendas, pero por sobre todo obtención de espectros, registros telemétricos y registros de VLF-ELF-ULF, de mediciones Geiger, gravimétrios, de microondas, infrarrojos, magnetométricos, de radar y de alta energía, de este fenómeno, simplemente por mencionar algunos.

La mayoría de nosotros comprende que cierta informacion crucial no se puede dar al público debido a posibles conexiones militares. Yo entiendo esto, porque puede ser un problema de seguridad pública. Concuerdo con cierta forma de secreto gubernamental, de la misma manera en en que no estoy de acuerdo en que cualquier gobierno permita que se perpetre y difunda cualquier tipo de falsedad e idiotez.

Pero estoy seguro que a través de un inteligene, deliberado y paciente examen, algo importante no obstante puede darse a conoceer, tanto al público en general como a científicos especializados.  Debe considerarse de una vez por todas que unos pocos científicos y serios ovnílogos han hecho y están haciendo mucha tarea dentro de este difícil y riesgoso camino.

Pienso que esta (prácticamente desconocida) cantidad de trabajo y las habilidades y experiencia adquiridas se deberían considerar y enfatizar, en caso de que alguna organización científica innovadora que sea reconocida oficialmente por algún gobierno en el mundo, se creeara pronto con este objetivo específico.

Esta es una tarea fundamental, porque el llamado “fenómeno OVNI” no es una curiosidad, sino algo serio, y finalmente pero no menos importante, una aventura del intelecto.

Quisiera recordar que no sólo se debe hacer un análisis crítico de los testigos de OVNI, sino que también hay que reconocer que en el mundo están presentes ciertas “áreas de recurrencia” (no pocas tan sólo en el territorio estadounidense): éstas son zonas ideales de laboratorio para llevar adelante mediciones científicas que prometen cierta probabilidad de éxito.

Me agradaría decirle gentilmente al señor Presidente-Electo que ciertas capacidades técnicas en este campo ya están operando desde hace unas décadas, a pesar de la increíble escasez de dinero para financiarlas que es asignado para esta tarea,  por parte de eruditos que están operando desde estructuras gubernamentales (a menudo a sus propias expensas y usando su tiempo libre). Sería realmente lamentable que todos esos esfuerzos y experiencia fuesen ignorados u olvidados.

En pocas palabras me gustaría asegurarle al Sr. Obama que un pequeño “escuadrón” de expertos internacionales interdisciplinarios (científicos y serios ovnílogos) ya existe:  ellos no están dedicados a un trabajo de gabinete, sino a un análisis crítico del fenómeno OVNI en muchas de sus facetas. Pienso que esta experiencia no debería desecharse.

Para el caso, creo que muchos de esos investigadores están deseosos de operar bajo total discreción, si se les solicita. Esto debería suceder sólo para aquellos casos que requiriesen un estudio en profundidad antes de darlos a conocer al público.

Por el contrario, si los gobiernos del mundo –y en particular el de Estados Unidos— realmente tienen a su disposición resultados científicos y técnicos válidos concernientes a esos estudios específicos, me agradaría invitar a esos gobiernos a permitir la publicacion de tales valiosas investigaciones en los más adecuados periódicos y/o informes técnios con revisión de pares, a fin de que todos los científicos puedan comenzar a estudiarlos y considerarlos en detalle.

No me refiero solamente al análisis de información sobre OVNIs y/o teorización, sino también a algo que puede estar relacionado con “tecnología humana no convencional”.

Para concluir, pienso que no es tan importante conocer cuál es el origen primario del fenómeno OVNI, cuanto conocdr cómo funciona exactamente y cómo reproducirlo, si indudablemente existe.

El abajo firmante, hasta ahora, no está convencido de que todo el fenómeno OVNI se deba a un verdadero “origen extraterrestre” (que no puedo de cualquier manera excluir totalmente, si se obtuvieran o dieran a conocer pruebas convincentes).  Están surgiendo muchos extraños fenómenos naturales. Mientras que, quizás, alguna nueva tecnología de origen humano puede estar operando: después de todo proyectos existentes y muy precisos se desarrollaron  en Alemania antes y durante la Segunda Guerra Mundial.

Una vez más quisiera enfatizar que la desinformación (y comunicados manipulados de forma similar) y ridículas o absurdas “revelaciones” constituyen el más grande daño a todo el problema OVNI, y por sobre todo, a los ciudadanos del mundo en particular, que no merecen ser tomados para la broma.  Aquí reside la razon para una seria y genuina “necesidad de conocer”, ciertamente no la aterradora “revelación” de la existencia de “reptilianos”, “grises”, “naranjos”, o análogos muñecos para entretenimiento estilo películas y/o bien vendidos muñecos new age.  Todo esto ridiculiza totalmente todo el tema, aún en el caso de que una parte de esta posible amenza fuese algo cierto.

Por lo tanto, ¿qué es lo que se le permite conocer a las personas comunes como la verdad, y qué no? ¿Y qué acerca de los científicos, que supuestamente deberían ser una de las puntas de lanza de nuestra sociedad?

De cualquier manera, otra vez, debería considerarse que ciertos científicos están dispuestos a trabajar en secreto si esto es util para proteger a los ciudadanos, estando no obsatnte listos para dar a conocer información al público sólo cuando el problema esté claramente resuelto y cuando el público esté pronto para digerirla correcta mente.

Massimo Teodorani


Dr. Massimo Teodorani
Astrofísico, Investigador idependiente y Escritor científico
Via Catalani 45 - 47023 Cesena (FC) - ITALY
E-Mail: mlteodorani@alice.it
Skype: dr.massimo.teodorani
Tel. 0039-0547-21891 / Cell. 0039-347-1918329

0 comments: