BÚSQUEDA DE VIDA ARTIFICIAL

Se buscan: Computadoras en los hogares para unirse a Investigación sobre Vida Artificial

(Artículo del diario The New York Times, en traducción exclusiva de Milton W. Hourcade)
Por JOHN MARKOFF
Publicado: Septiembre 28, 2009

¿Tiene problemas para descubrir vida extraterrestre? Entonces podría considerar evolucionar la suya propia.

En Octubre, un pequeño equipo de investigadores del Silicon Valley tiene planes de hacer que un programa de computación originalmente diseñado para buscar evidencia de vida extraterrestre, haga la tarea de buscar evidencia de vida artificial generada en un racimo de computadoras de alta performance.

La iniciativa, llamada EvoGrid, es la creación y el tema de disertación doctoral de Bruce Damer, un cientifico de computación de Silicon Valley que desarrolla software de simulación para la NASA en una compañía, Digital Space, con sede en Santa Cruz, California.

Damer y su ingeniero jefe, Peter Newman, están modelando su inciativa según el proyecto SETI@Home, que fue iniciado por el programa Search for Extraterrestrial Intelligence, o SETI, [Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre – nota del traductor] para hacer uso de cientos de miles de computadoras conectadas por Internet en hogares y oficinas. El proyecto transformó esas pequeñas computadoras en una vasta supercomputadora, al usar un software de patrón de reconocimiento en las computadoras individuales, para tamizar una vasta cantidad de información a fin de buscar evidencia de débiles señales de civilizaciones en cualquier lugar del cosmos.

El objetivo de EvoGrid es detectar evidencia de conducta auto-organizante en simulaciones por computación que han sido construídas para modelar el primer surgimiento de vida en el mundo físico. Un software de reconocimiento de patrones en las computadoras hogareñas, pareceria una herramienta perfecta.

El proyecto es un nuevo esfuerzo en el campo de la búsqueda de vida artificial basado en computadoras, el cual generó gran interés entre científicos de computación y biólogos en las décadas de 1980 y 1990 pero se desvaneció al lograrse un rápido progreso en biología sintética. En la década pasada investigadores comenzaron a modificar material genético, para aplicaciones tales como en medicamentos y el crecimiento de combustibles. Muchos científicos consideran que el campo está cerrado en sintetizar vida biológica a partir de materiales básicos.

La investigación de vida digital artificial está basada en la labor original de Stanislaw Ulam y John von Neumann en el Laboratorio de Los Álamos durante los años de la década de 1940. Von Neumann planteó la idea de un autómata celular, esencialmente una distribución de células, como los cuadros de un tablero de ajedrez. Cada célula podría representar estados simples como encendido y apagado, creando un entramado siempre cambiante que podia ser programado con simples normas en una computadora.

Posteriormente, investigadores en vida artificial, crearon programas para sacar ventaja del creciente poder de las computadoras a fin de modelar la evolucion en universos simples y abstractos. Tierra, en particular, originalmente desarrollada por el ecólogo Thomoas Ray a comienzos de la década de 1990, atrajo una gran cantidad de atención. El programa, que corrió en más de 100 terminales, demostró la mutación de formas digitales y aspectos elementales de evolución. Más recientemente, Spore, de Will Wright, popularizó muchos de los aspectos de la vida artificial en un juego que está ahora ampliamente disponible en desktops, consolas de videojuegos y aún en iPhones.

No obstante el diseminado interés, el campo ha tenido dificultades en escapar a la crítica de que modelar tales “universos de juguete” puede ser intelectualmente interesante, pero es dificil crear formas digitales con las propiedades increíblemente complejas de la vida biológica.

“Cada 10 años alguien revive esos sistemas”, dijo George Dyson, un historiador de la ciencia, que se preocupa de que EvoGrid quizás esté reinventando la rueda.

El proyecto también tiene sus defensores.

“Mi actitud es, démosle una oportunidad a la fuerte hipótesis de la vida artificial”, dijo Richard Gordon, un radiólogo de la Universidad de Manitoba, quien ha escrito ampliamente sobre el tema y es un asesor del proyecto.

Contestando a escépticos, Damer dijo que al acoplar sistemas de computación más poderosos que los anteriormente disponibles, con potencialmente decenas o aún cientos de miles de observadores basados en PCs, la EvoGrid podría hacer posible detectar una conducta emergente. “El principal desafío”, dijo, “no es la generación de cierto tipo de novedosa interacción molecular. Más bien, es el análisis y tratar de ver qué está pasando.”

Para construir rápidamente la EvoGrid, los investigadores están confiando en proyectos de software de código abierto.[programas –generalmente gratuitos—a los que cualquiera puede tener acceso – nota del traductor].

Boinc es un sistema financiado por la National Science Foundation que usa la Internet para permitir a los científicos aprovechar de ciclos de computación disponibles en computadoras conectadas a una red. La semana pasada, por ejemplo, el sistema estuvo compuesto de 500.000 computadoras que generaron un promedio de casi 2,45 petaflops [10 a la quinceava potencia de Puntos Flotantes de Operaciones por Segundo – nota del traductor] de poder de computación. En contraste con esto, en Junio de este año, la supercomputadora más poderosa del mundo, construida por I.B.M. en los Laboratorios Nacionales de Los Álamos, produjo 1,1 petaflops.

Para simular la evolución digital, la EvoGrid usa un segundo programa, Gromacs, desarrollado por la Universidad de Groninga en Holanda, para modelar interacciones moleculares. Los investigadores de la EvoGrid esperan crear un modelo computarizado que replique el primigenio océano y entonces lo use como una “sopa primordial” virtual para rápidamente evolucionar formas digitales.

Los simulacros de software que pueden modelar la evolución podrían usarse por diseñadores humanos, argumentó Damer. “No podemos construir automóviles y aviones, ni siquiera juguetes en estos días sin un modelo y simulacro en computadora”, dijo, “De modo que ¿por qué no bioquímica?”

Una versión de este artículo apareció impresa el 29 de Septiembre de 2009, en la página D3 de la edición de Nueva York.

Más información en: http://www.evogrid.org/index.php/Main_Page

0 comments: