HACE CIERTO TIEMPO ATRÁS…

Hace cierto tiempo atrás, en un reportaje que me realizaron con motivo del 50 aniversario del CIOVI, el periodista me preguntó a que atribuia yo la ausencia de denuncias de supuestos avistamientos de ovnis en la
actualidad.

Le respondí que me parecía que una de las causas era que la gente había perdido la capacidad de asombro.


Con esto me refería a que actualmente nadie se "asombraba" ante la visión de algo extraño sobrevolando el cielo.

A diferencia de lo que ocurría decadas atrás, los eventuales testigos actuales de un hecho de esas características, automáticamente tratan de "identificarlo" con algo conocido. Ya no causa extrañeza aquello que antes se veía, como diría Hourcade, con "sobrecogimiento".

Una de las causas de esto es, sin duda, la permanente tarea de divulgación de la temática ovni por parte de investigadores serios y grupos especializados responsables.

Otra causa, tal vez, sea la forma rápida en que avanza la tecnología, de manera que contínuamente estamos ante nuevos ingenios que irrumpen hasta en nuestra vida cotidiana. Frecuentemente pasa que cuando llegamos a habituarnos a algunos de ellos abruptamente son reemplazados por otros más avanzados.

Quienes tenemos algunos años de vida, pasamos por la epoca en que los "inventos" que aparecían a nuestro alrededor tenían una vida útil más prolongada.

Entonces, quienes teníamos acceso a esos avances, nos preocupábamos por "entenderlos" y hasta, a veces, tratábamos de repararlos si su funcionamiento fallaba.Actualmente esto ya no es posible. La tecnología ha avanzado tanto que para hacer algo de esto hay que tomar algún curso, así que simplemente los usamos.

Nos hemos convertido en "usuarios" de la tecnología y ya nada nuevo que aparece nos asombra.
Esto que sucede a nivel doméstico también sucede a nivel general.

Aviones sofisticados, misiles, helicopteros silenciosos, satelites, etc. La lista sería interminable.

Contínuamente estamos siendo informados de nuevos descubrimientos científicos y muchas veces nos es imposible "digerirlos" a todos. Así que, nos damos por informados y a otra cosa.

Ante esta realidad no es nada extraño que, en general, no cause asombro algo que pudiera estar quieto o desplazándose en el cielo y no se parezca a nada conocido.

Quienes en los años sesenta disfrutábamos la sere televisiva Star Trek,
veíamos con asombro, entre otras cosas, un pequeño aparatito con el
que el capitán Kirk se comunicaba desde la superficie de algún planeta
con su nave.

Era muy parecido a un celular actual, con tapita incluida, que producía al abrirlo un sonido peculiar.

Actualmente, cualquiera de nosotros, puede tener un aparato celular que además de servir como teléfono tiene una cantidad de funciones más que en los años sesenta no podíamos siquiera imaginar.

¡Pobre capitán Kirk!, su "celular" quedó obsoleto…..

Germán Vazquez- Enero 2010

Nota: Germán S. Vázquez, miembro del GEFAI, fue co-fundador del Centro de Investigación de Objetos Voladores Inidentificados – C.I.O.V.I., en Montevideo, Uruguay, el 29 de Abril de 1958.
Desde entonces, ha sido un activo investigador de campo, estudioso y lector del mejor material producido acerca del tema OVNI.
Con su experiencia y pericia personal, el Sr. Vázquez tiene todas las capacidades para ser un serio y confiable Consultor en materia de OVNIs.

1 comments:

Piedra said...

Con tanta tecnología y tanto efecto especial, uno ya no puede creerse nada.