¿Quién Tiene la Llave de la Información? - por Germán S. Vázquez

Estamos viviendo una epoca fabulosa en lo que a comunicaciones y
acceso a información de todo tipo se refiere.

Basta sentarse al frente de una PC y con simples movimientos en un
Teclado, podemos acceder a una gama infinita de lugares que nos pro-
porcionan información sobre cualquier cosa.

De la misma manera podemos comunicarnos via e-mail u otras formas
con casi cualquier persona u organizaciones de todo el mundo.
Basta simplemente conocer cosas elementales del funcionamiento de
una PC y de cómo utilizar ese monstruo llamado “Internet”.

Tenemos, si ,que ser muy cuidadosos con los sitios elegidos para consultar sobre cualquier tema que sea.

Conviven en ese enorme espacio cibernetico, personas y organizaciones serias y responsables con otras que no califican de esta manera y a las que podriamos considerar como basura…

Cuidado entonces, sobre determinados temas, Ovnis por ej., es posible que predominen estas últimas.

Pero, en realidad ¿tenemos acceso a todo lo que se conoce?
Me da la sensación de que existe alguna información que no es dada a conocer, hasta que “alguien” lo determine así.

¿Quien es ese “alguien”?

En algunos casos quizas se trate de organizaciones o gobiernos.

De hecho, en Uruguay, la organización oficial dedicada a la investigación del Fenómeno Ovni, dice tener alrededor de 40 casos que no ha podido explicar, sin embargo éstos no son dados al publico, ni siquiera a personas especializadas en el tema que han solicitado tener acceso a los mismos.

Si en Uruguay sucede esto, suponemos que lo mismo debe pasar en otros lugares sobre distintos temas..

Pero creo que hay algo mas…

No estoy aquí refiriendome a cosas muy pequeñas, como la mencionada anteriormente.

Me refiero a cosas mucho más trascendentes e importantes cuya divulgación podria quizás causar alguna conmoción u otros efectos no deseables…

Es posible que este tipo de cosas, estén en conocimiento de ciertas personas que finalmente van a ser quienes decidan sobre darlas a conocer o no, o esperar el momento apropiado para hacerlo

¿Cientificos?, ¿gobernantes?...No lo sé, quizás sea una especie de grupo muy selecto de ambos.

A veces nos vemos sorprendidos por cosas que se divulgan y que todo nos indica que tendrían que haberse conocido tiempo atrás.

Me pregunto, por ej.,¿qué pasa con la supuesta existencia de vida en Marte.? ¿Existe
actualmente o existio en el pasado?

Es muy posible que la respuesta a estas interrogantes ya esté, pero se habría determinado que no es el momento oportuno para divulgarla.

Algún día se nos informará al respecto

Creemos que conocemos mucho, pero en realidad sabemos muy poco de algunas cosas importantes, que por el momento están sumidas en una especie de “misterio”…

Esta idea que planteo, puede parecer algo "fantástica" ya que evidenciaría una especie de confabulación.

Si algo nos ha enseñado la Historia es que confabulaciones han existido en todas las épocas..

Germán S. Vazquez

4 comments:

Piedra said...

Evidente y lamentable.

Saludos y enhorabuena por vuestra página.

Leopoldo Zambrano Enríquez said...

Mí estimado Germán:

A nivel personal también se da ese "cuándo publicar" un caso o información trascendental. Muchas veces se hace para no crear una especie de contagio y así saber, cuando suceda otro similar, si ese "no identificado" tiene periodicidad o paralelos en otras partes del mundo o es un fenómeno de nuestra región.

A veces tardamos 20 años en divulgarlo, durante los cuales no se dio otro similar en circunstancias parecidas, pero tan pronto decides darlo a conocer, más pronto que en lo que llegas a la siguiente coma, ya tienes 20 casos en el correo. ¿Qué fue lo que pasó?...

Yo supongo que una simple asociación con cosas que en su tiempo no tuvieron importancia, pero que ahora que un caso se los recuerda, toma un nuevo ángulo y su importancia sube, pero... ¿Será una experiencia exactamente igual?

Para el común de la gente muchas cosas son misteriosas, pero no lo son para todo el mundo, y es aquí donde se debe hacer acopio de sagacidad para separar una fenomenología anómala y otra que aspira a serlo sólo por su similaridad sin que sea exactamente lo mismo.

Esto también es un arma de doble filo pues, lo mismo se podría decir de los casos que si tienen explicación, y que gracias a una similaridad se ha podido destetar del saco del misterio.

El contagio es la ineludible consecuencia tras la revelación de una evidencia o un caso anómalo pues, en este medio electrónico en que tan pronto alza el vuelo una vaca en Argentina ya lo sabemos en México, es enorme la velocidad con que esta información da la vuelta al mundo. En este caso en particular, tuvimos dos más de casos grabados en video de un bovino siendo abducido, pero en uno tenías que hacer un gran acopio de imaginación para verlo y el otro era una dramatización para un programa japonés sobre el tema OVNI.

Así que no será raro esperar una oleada de casos similares, tal como sucede cuando una película sobre algún tópico del tema OVNI se estrena en cartelera; de la misma forma que sucedió en el Reino Unido, según el informe del Ministerio de Defensa, cuando "The X Files” (1993-2002) se estrenó en televisión.

Lanzar casos al público, cuando no se tiene una explicación, es fomentar la idea popular del hecho de que en realidad existe algo anómalo, cuando la realidad podría ser la simple falta de elementos de juicio para resolver el caso. Ya lo decía Philip Klass en el Nº 8 de sus diez principios de la Ufología, que no sólo involucra a los testigos, sino a también a los investigadores de los casos:

“La incapacidad de los investigadores, incluso algunos experimentados, a la hora de explicar un reporte OVNI debido a la falta de información disponible, a pesar de rigurosos esfuerzos, no proporciona evidencia alguna que apoye la hipótesis de que naves espaciales de otros mundos estén visitando la Tierra”.

Y esto aunado a la incapacidad, por lo general, de los testigos para definir lo que vieron, y sabiendo que podemos experimentar una falla de la percepción a la hora de toparnos con algo aparente inexplicable, termina por darnos un rompecabezas casi en blanco en el que sólo nos queda especular, pero sin llegar una conclusión apoyada en una base firme.

--- continua en el siguiente ---

Leopoldo Zambrano Enríquez said...

--- continuación y final ---

Cuando uno no sabe lo que realmente sucede, pueden pensarse miles de cosas, y somos muy propensos a pensar mal, de hecho en México hay un dicho muy popular que reza "Piensa mal y acertarás". Pero no siempre esto es correcto, así como tampoco no todos los gobiernos son rosas ni todos los informes son reales. Sin embargo, la especulación es un arma muy tentadora en la que su mejor aliada es la tinta que no deja de correr. Al ir avanzando por los hilos virtuales de la red, se va tomando como base para una “segunda edición”, corregida y aumentada por quien le parece una idea viable, y que va sentando un precedente que poco a poco se va convirtiendo de una sospecha, en una verdad contundente porque toda la red así lo dice. Y esto por la multiplicación exponencial que se ha gestado en la red, no porque se tengan los elementos de juicio.

De día buscamos discos y de noche esferas de luz… ¿Hay vehículos para cada etapa del día?. Con esto podemos dar un vistazo a que lo carente de explicación, puede deberse a falta de información o a ideas preestablecidas a la hora de que un testigo tiene un avistamiento y a la hora de tomar los datos.

Esto es lo que para mí justificaría el hecho de no divulgar todo lo que llega a los órganos oficiales o incluso a muchos de nosotros a nivel privado. Don Pedro Ferriz Santacruz, decano de la ovnilogía en México, es de los que piensan que si un caso no es lo suficientemente estudiado, para llegar a una explicación, no debe difundirse para así evitar la contaminación producida por la falta de elementos para su correcta explicación, sea cual fuere. Lanzar a la opinión pública un caso no explicado, es darle un pase automático a la hipótesis extraterrestre, que es lo único que los medios les han vendido por años. Y eso es lo que hoy día vemos en la Internet. Una ufología superficial que estudia la forma pero no el fondo, escribiendo doctos informes sobre efectos, pero carentes de una explicación causal, pues invariablemente el informe terminará por decir que es un OVNI y lo acompañarán de fotos alteradas con plastas de color para justificar tal afirmación.

La “Supercarretera de la Información”, como calificó al internet un medio publicitario aquí en México, es benéfica en muchos sentidos, pues es un compendio de cultura y conocimiento cuando se sabe de qué fuentes beber, pero en ella también se gesta gran cantidad de información dudosa y carente de fuentes, afirmaciones gratuitas y grandes confusiones vendidas como “evidencia contundente”. Incluso podemos encontrar grandes conspiraciones “Super Mega Archi Ultra Recontra Secretas” que están a la vista de cualquiera que encienda el computador.

¿Y si una de las mayores conspiraciones es precisamente la existencia de una Gran Conspiración?.

Podemos usar con toda razón la frase que da título a tu columna, pero con una ligera variante:

"¿Quién Tiene la Llave de la Verdadera Información?”.

Recibe un gran abrazo Germán.

Leopoldo Zambrano Enríquez
INFORME U. F. O.
Monterrey, Nuevo León. México.

Leopoldo Zambrano Enríquez said...

--- Continuación y Final ---

Cuando uno no sabe lo que realmente sucede, pueden pensarse miles de cosas, y somos muy propensos a pensar mal, de hecho en México hay un dicho muy popular que reza "Piensa mal y acertarás". Pero no siempre esto es correcto, así como tampoco no todos los gobiernos son rosas ni todos los informes son reales. Sin embargo, la especulación es un arma muy tentadora en la que su mejor aliada es la tinta que no deja de correr. Al ir avanzando por los hilos virtuales de la red, se va tomando como base para una “segunda edición”, corregida y aumentada por quien le parece una idea viable, y que va sentando un precedente que poco a poco se va convirtiendo de una sospecha, en una verdad contundente porque toda la red así lo dice. Y esto por la multiplicación exponencial que se ha gestado en la red, no porque se tengan los elementos de juicio.

De día buscamos discos y de noche esferas de luz… ¿Hay vehículos para cada etapa del día?. Con esto podemos dar un vistazo a que lo carente de explicación, puede deberse a falta de información o a ideas preestablecidas a la hora de que un testigo tiene un avistamiento y a la hora de tomar los datos.

Esto es lo que para mí justificaría el hecho de no divulgar todo lo que llega a los órganos oficiales o incluso a muchos de nosotros a nivel privado. Don Pedro Ferriz Santacruz, decano de la ovnilogía en México, es de los que piensan que si un caso no es lo suficientemente estudiado, para llegar a una explicación, no debe difundirse para así evitar la contaminación producida por la falta de elementos para su correcta explicación, sea cual fuere. Lanzar a la opinión pública un caso no explicado, es darle un pase automático a la hipótesis extraterrestre, que es lo único que los medios les han vendido por años. Y eso es lo que hoy día vemos en la Internet. Una ufología superficial que estudia la forma pero no el fondo, escribiendo doctos informes sobre efectos, pero carentes de una explicación causal, pues invariablemente el informe terminará por decir que es un OVNI y lo acompañarán de fotos alteradas con plastas de color para justificar tal afirmación.

La “Supercarretera de la Información”, como calificó al internet un medio publicitario aquí en México, es benéfica en muchos sentidos, pues es un compendio de cultura y conocimiento cuando se sabe de qué fuentes beber, pero en ella también se gesta gran cantidad de información dudosa y carente de fuentes, afirmaciones gratuitas y grandes confusiones vendidas como “evidencia contundente”. Incluso podemos encontrar grandes conspiraciones “Super Mega Archi Ultra Recontra Secretas” que están a la vista de cualquiera que encienda el computador.

¿Y si una de las mayores conspiraciones es precisamente la existencia de una Gran Conspiración?.

Podemos usar con toda razón la frase que da título a tu columna, pero con una ligera variante:

"¿Quién Tiene la Llave de la Verdadera Información?”.

Recibe un gran abrazo Germán.

Leopoldo Zambrano Enríquez
INFORME U. F. O.
Monterrey, Nuevo León. México.