REACCIÓN A LO EXTRATERRESTRE - Una ponencia del Profesor Albert Harrison

En Enero 26 de 2009, tuve el privilegio de reunirme personalmente con el Dr. Albert Harrison, Profesor Emérito de Psicología en a Universidad de California, Davis.

El Prof. Harrison fue uno de los participantes en la reunión convocada por la Royal Society el 25 y 26 de Enero de 2010 bajo el título: “La detección de vida extraterrestre y las consecuencias para la ciencia y la sociedad”.

Ahora estamos en condiciones de conocer su ponencia presentada en esa reunión, que tituló: “Temor, pandemonio, ecuanimidad y deleite: respuestas humanas a la vida extraterrestre.”

Aquí está el Sumario y la parte final de la misma en la que trata dos temas:
Estrategias de manejo de programa, y ¿Estamos preparados?

Para quienes quieran ver la ponencia completa aquí está el URL:

http://rsta.royalsocietypublishing.org/content/369/1936/656.full

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Temor, pandemonio, ecuanimidad y deleite: respuestas humanas a la vida extraterrestre

Dr. Albert Harrison – Departamento de Psicología, Universidad de California, Davis

Sumario

¿Cómo responderá la gente al descubrimiento de vida extraterrestre? Recursos potencialmente útiles para encarar esta pregunta incluye prototipos históricos, estudios de desastres e investigación de encuestas. Las reacciones dependerán de la interacción de las características de la vida recientemente encontrada, el desarrollo del descubrimiento, el contexto y el contenido del mensaje y la información humana procesada según sea procesada por la biología, la cultura y la psicología. Lo más probable es que la gente desarrolle imágenes amplias basadas en información mínima y evalúa a los extraterrestres de las mismas formas en que se evalúan entre sí. Aunque es fácil desarrollar escenarios espantosos, encontrar vida microbiana en nuestro sistema solar o interceptar una transmisión e microondas procedentes de muchos años luz de distancia es más difícil que sean recibidas con reacciones adversas tales como temor o pandemonio que con reacciones positivas tales como ecuanimidad y deleite.
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
5. Estrategias de manejo de programa

Desarrollo de una política y de apoyo, educación de ciencia y control de la información están entre las estrategias propuestas para guiar a la humanidad a través del proceso de investigación y sus resultados. A lo largo de los años, los comités SETI de la Academia Internacional de Astronáutica, conjuntamente con otros grupos, ha desarrollado políticas con el propósito de prevenir falsas alarmas, (al insistir en cuidadosa verificación) y en dar a conocer información que beneficie a toda la humanidad. Logsdon y Anderson [40, p.89] esperaban encuadrar el anuncio inicial de tal forma que “minimizara la confusión, la ansiedad, el temor y percepciones de amenaza entre la población en general”. Ellos buscaron precedentes en estrategias para anunciar terremotos, accidentes nucleares y otros desastres. Hallaron que los verdaderos anuncios (como en el caso de la fusión nuclear accidental de Chernobyl) tendieron a no llegar al ideal.
Otros esfuerzos de política han planteado una amplia consulta antes de enviar una respuesta desde la Tierra, y un reciente debate se ha centrado en el SETI activo o METI (enviando mensajes a inteligencia extraterrestre). Las discusiones son útiles para plantear temas, pero carecen de la fuerza de una ley. La nueva política no irá muy lejos en ausencia de un respaldo por grupos legislativos y el apoyo de agencias que hacen cumplir la ley. Aparte del problema de la contaminación procedente de un espécimen exobiológico traído a la Tierra, hay poco en el camino de una política identificable que directamente se aplique a escenarios de detección no-SETI.

Debemos esperar que un público científicamente letrado que comprende SETI y es resistente a los rumores, a la pseudociencia y a una historia alternativa, estará mejor preparado para el descubrimiento que las personas pobremente informadas y el público crédulo. Como lo señala Carol Oliver [18], desde su origen, SETI ha mantenido firmes programas de educación y alcance. El Instituto SETI emprende un enfoque múltiple incluyendo un sitio web, publicaciones, materiales de educación a maestros y presentaciones públicas en persona y en los medios. El Centro AMES de la NASA está entre las organizaciones que auspicia los esfuerzos de educación y alcance en el más amplio campo de la astrobiología. SETI@Home capturó el interés del público e informó que miles de personas trabajaron voluntariamente desde sus computadoras hogareñas para ayudar a analizar montañas de información sin refinar.

Oliver destaca que el público aprende sobre ciencia desde fuentes muy diferentes: los medios masivos de comunicación, por cierto, pero también de libros de texto y cursos en universidades, arte, literatura, música, co-trabajadoers, familiares y amigos y la Internet. Hace tiempo los expertos en comunicación cambiaron su objetivo de “la audiencia” a dirigirse a múltiples audiencias, cada una con su característico sistema de creencias, motivos, y nivel de atención. Entonces, se necesitan diferentes estrategias o campañas para informar a diferentes audiencias y esto descansa en la sensibilidad de las diferencias demográficas y culturales.

Hace casi 50 años el Comité de Ciencia y Astronáutica [2] supuso que el gobierno restringiría la información disponible para el público. Ahora, en nuestra era de los teléfonos celulares y los correos electrónicos sería difícil mantener un secreto. Los protocolos de SETI describen la búsqueda como “abierta” y requieren esperar por verificación antes de anunciar el descubrimiento al público. En una prueba accidental de este protocolo, una noticia sobre una detección no confirmada “se filtró” al New York Times antes de que un procedimiento de verificación demostrara que la llamada no era de extraterrestres [19]. Aún si eligen el candor y la total revelación, los voceros gubernamentales tendrán dificultades convenciendo al público de que le están diciendo la verdad. La encuesta del NIDS mencionada anteriormente halló que el 48 por ciento de los que la respondieron creían que luego del descubrimiento de ETI el gobierno declararía secreta la información y no permitiría que fuese dada al público y el 23 por ciento creyó que el gobierno declararía secretos todos los aspectos y tomaría la iniciativa de impedir que fuentes civiles obtengan o diseminen información sobre el descubrimiento. La sospecha fue mayor entre los encuestados identificado como “influyentes” con 51 y 29 por ciento sosteniendo una o las dos opciones de ocultamiento. La falta de confianza de los ciudadanos en su propio gobierno ha alcanzado proporciones de crisis y es uno de los mayores desafíos para los líderes políticos actuales [41]

6. ¿Estamos preparados?

Los tiempos han cambiado dramáticamente desde que en 1961 el Congreso de Estados Unidos fue advertido de las reacciones adversas al descubrimiento de ETL. El informe que ellos recibieron no podía anticipar búsquedas de microondas escaneando millones de canales al mismo tiempo, el SETI óptico, las imágenes de planetas, y búsquedas de evidencia química de actividad biológica o industrial extrasolar o de pequeñas naves espaciales inteligentes. ¿Quién de entre el público en 1961 podría haber concebido computadoras en los hogares, la Internet, twitter o iPds? El descubrimiento de ETI puede ser mucho menos asombroso para las generaciones que han nacido con el mundo de los procesadores, las calculadoras electrónicas, avatares y teléfonos celulares comparado con las generaciones previas que usaron máquinas de escribir, reglas de cálculo, teléfonos públicos y muñecas andrajosas.

Casi toda la investigación conducida hasta ahora estuvo basada en América del Norte, Europa y el Reino Unido, de modo que es extremadamente difícil evaluar una respuesta mundial. No obstante, los descubrimientos de la labor que están actualmente disponibles sugieren que la mitad de las personas encuestadas cree que ETI existen y una sustancial proporción está convencida de que navíos espaciales alienígenas y astronautas ya visitaron la Tierra. Evidencia menos abundante sugiere que las personas aguardan un acontecimiento milenario más bien que catastrófico, y se sienten preparadas para el descubrimiento. La sociedad se ha inmutado por hombres murciélagos en la Luna, los canales de Marte, descubrimientos de cuásares púlsares, declaraciones de que un fósil llegó desde Marte y falsos anuncios de detecciones SETI. Cualquier descubrimiento de ETI es posible que produzca una mezcla de emociones incluyendo temor, pandemonio, ecuanimidad y deleite pero en América del Norte y Europa ni la recuperación de un espécimen exobiológico ni la detección de un tono de dial a distancia van a conducir a una diseminada desintegración psicológica o a un colapso social. Quizás no deberíamos preocuparnos demasiado por personas que protegen su sistema de creencias negando los descubrimientos científicos (o presentándolos como teorías), y parece difícil que “una señal distante” impacte a las personas que están implicadas en una guerra civil, atrapadas en un genocidio, o arruinadas por el SIDA o la hambruna. Las personas condicionadas por años de participación en clubes de OVNIs, ciencia ficción y un interminable desfile de presuntos documentales pueden hallar el descubrimiento anti-climático.

Por supuesto, esta expectativa se basa en investigaciones que están actualmente en camino. Típicamente hay una brecha temporal o demora entre un descubrimiento o invención y la adaptación cultural al mismo. En discusiones de la respuesta humana a ETL el desequilibrio parece estar en la dirección opuesta. Las discusiones de adaptaciones culturales están superando a la ciencia actual.

El viaje más rápido que la luz, la comunicación cuántica, las piedras se Rosetta interestelares y otros posibles desarrollos que pueden o no estar disponibles hacen mucho por animar las discusiones. Apiladas una tras la otra en infinitas combinaciones esas ideas hacen difícil permanecer concentrado en lo que las investigaciones actuales puedan arrojar. En verdad, nosotros no sabemos si y cuando ETL será revelada, de modo que debemos estar abiertos a muchas posibilidades diferentes. Pero planear por descubrimientos que son los más compatibles con la ciencia actual –un espécimen exobiológico, una señal enviada desde la distancia—sería el lugar más útil para empezar.

(Traducción especial de Milton Hourcade para GEFAI)

0 comments: