LA BÚSQUEDA DE OBJETOS CON ALTO MOVIMIENTO PROPIO


La búsqueda de objetos con alto movimiento propio con exceso infrarrojo – por Massimo Teodorani

Ponencia oral  aceptada y presentada el 27 de Septiembre de 2012 en el IV Simposio Buscando Señales de Vida de la Academia Internacional de Astronáutica, realizado en la República de San Marino, del 25 al 28 de Septiembre de 2012.


La hipotética posibilidad de migración dentro de la galaxia y de que ciertas civilizaciones particularmente avanzadas (>_ Tipo II) sean capaces de construir gigantescos “arcos” a fin de usarlos tanto como habitáculos permanentes así como para transferir vehículos interestelares ha sido aventurada por varios eruditos en los últimos 30 años [1].  Es muy lógico plantear la hipótesis de que tales civilizaciones sean capaces de pronosticar con mucho más precisión que nosotros la fecha aproximada de la entrada de la fase gigante de su estrella madre, a fin de ser capaces de construir en tiempo útil colonias móviles de grandes dimensiones y/o aparatos espaciales más pequeños conteniendo abordo muestras de ADN y otro material biológico mantenido criogénicamente par ser activado en una fase posterior. Si la migración determinada por la tecnología es un proceso suficientemente frecuente en nuestra galaxia y si está operacional desde hace mucho tiempo comparado con la edad de la galaxia, la posibilidad de que alguno de esos arcos o sondas haya llegado al Sistema Solar deberá ser no-cero [2].  Tales objetos se espera que se caractericen por una alta velocidad angular y –exactamente como las Esferas Dyson— una posiblemente fuerte emisión infrarroja debido a la pérdida de energía de su sistema de provisión de poder.  Una minoría de las variadas señales de radio no repetidas que se han registrado hasta ahora por las observaciones de SETI podría deberse a una fuente de emisión de microondas no-intencional que ocasionalmente es captada por el lóbulo de la antena.  Es posible elaborar una estrategia pragmática que sea capaz de permitir a los investigadores de SETI radio buscar prontamente la señal sospechosa apuntando la antena a círculos concéntricos gradualmente más grandes en la esfera celeste, a fin de intentar recibir la señal nuevamente y entonces ser capaces de determinar la órbita de la fuente de radio transitoria, que entonces puede ser rastreada con precisión. Evidentemente si esto sucede también se puede medir con precisión la fuente  usando telescopios espaciales infrarrojos y telescopios espaciales de rayos X y/o de rayos Gamma a fin de verificar si la fuente es capaz de producir también un ocasional estallido de energía. Toda esta investigación está dentro de la capacidad efectiva de la actual tecnología de monitoreo.

Referencias
1.      Bainbridge, W. S. (1984). “Computer simulation of cultural drift: limitations on interstellar civilization”. J. Brit. Interplanetary Soc., n. 37, pp. 420-429.

              2.   Teodorani M. (2006). ”An Alternative Method for the Scientific Search for Extraterrestrial Intelligent Life: “The Local SETI” “. In: J. Seckbach (ed.) Book: Life as We Know It, Springer, COLE Books, Vol. 10, pp. 487-503.


El Dr. Massimo Teodorani es astrofísico. Recibió su doctorado en Astronomía en 1992 en la Universidad de Bolonia, con especialización en física estelar. Entre 1995 y 2005 ha estado trabajando como investigador en el Observatorio de Nápoles y en el Radiotelescopio del INAF en Medicina. Teniendo experiencia tanto en astronomía óptica y radioastronomía, llevó estudios sobre estrellas eruptivas, exoplanetas y SETI. También es un experto en la física de fenómenos anómalos del plasma de interés geofísico. Recientemente enseño física cuántica en la Universidad de Bolonia. Es autor de 16 libros de divulgación científica.

(Traducción exclusiva para UAPSG-GEFAI por Milton W. Hourcade)


0 comments: