DOS CONFERENCIAS EN PREPARACIÓN


En estos momentos, me encuentro abocado a la preparación de dos conferencias que son complementarias: "Sobre Cosas que se ven en el Cielo", y "Lo Actual y lo que Vendrá"

Ambas son un compendio. La primera sobre fenómenos naturales, efectos creados por tecnología y extraños aparatos que han podido surcar el cielo.

La segunda sobre las tecnologías y tendencias que marcan el presente y el futuro de la actividad aeroespacial.

Las dos me están demandando un meticuloso trabajo de actualización.

Son para todo público, y también para investigadores y estudiosos, ya que considero que cuando más se conoce y sabe, menos denuncias se producen y se filtra mejor la señal, del ruido.

Los interesados pueden desde ya hacer planes para coordinar la presentación de estas conferencias. 

Milton W. Hourcade

WHEN THE UFOLOGISTS GO DYING


Every time that somebody dies and we have known the person, we feel our heart shrinking, 

We feel pain for the loss. We appreciate even more than ever what the person was able to accomplish during his/her life; and particularly in our field, the serious and important contributions made to investigate, study, solve cases and deal with the intrinsic nature of the UFO Phenomenon.

All this reflections come to my mind when I get to know just some hours ago that James W. Moseley has passed away.

Probably it would be tedious or incomplete to list the Ufologists we have known that have died.

We can remember –without making comparisons or evaluating their own contributionsJ. —USMC Maj. (Ret) Donald E. Keyhoe, Capt. Edward Ruppelt, Morris K. Jessup, Jim and Coral Lorenzen, Meade Layne, Dr. James McDonald, Prof. Charles A. Maney, Dr.Joseph Allen Hynek, Dr. Willy Smith, Dr. Harley Rutledge, Leon Davidson, Richard Hall, Philip J. Klass, Dr.John Mack, James W. Moseley, Hillary Evans, Ivan T. Sanderson, Raymond Veillith, René Fouéré, Jimmy Guieu, Aimé Michel, Cynthia Hind,  Antonio Ribera,  Dr. Olavo T. Fontes, Comte. Auriphebo Berrance Simoes, Dr.José Escobar Faría, Dr. Walter Buhler, Ariel Ciro Rietti, Capt. Daniel A. Perissé, Guillermo Roncoroni, Hermann Jegerlehner, Walter A. Cifarelli, Dante J. Moscatelli.

With all of them, we have lost a great part of the UFO history. 

Someone can even think that this entire UFO subject is getting old and no longer a matter of public interest. The “flying saucers” era, is gone, and forever…

No more public hearings at the US Congress, no more effervescence through the news media, no more official investigation in the USA or the United Kingdom, the French GEIPAN has published all its files on the Internet and nothing happened afterwards, only some military institutions in Latin America still think that they have to deal with the subject, which instead is eminently a matter for scientists, anthe hundreds of institutions that existed 50 years ago, don’t exist anymore.  

There are still some initiatives, investigations and studies that try to get information from the Anomalous Luminous Phenomena, which appear to be a natural one but mixed with them  apparently there is something else that could be of technological nature and in that case it is important to determine who is behind that technology and what kind of technology –if such—it is.

What therefore is the challenge for those who –like me—have been able to know and deal with the majority of the people I mentioned before?

What I honestly feel is demanded to those of us who have made Ufology a reality in our own countries, who have been pioneers in this field, and who have accumulated an incomparable experience and expertise?

For me the equation is clear. Before I join the list of those who already passed away, I have to make a transference of knowledge and technology to all those who are seriously interested in the subject. 

I feel called to teach Ufology to the new generations of honest people, giving lectures, and mainly a course. 

Doing so I think I would be able to say that my work in Ufology has been completed. But not before I do so!

I share my viewpoint with all my colleagues and friends, no matter where they are. There are a lot of important things to be shared and that would be our best legacy to humanity.

Milton W. Hourcade



CUANDO LOS OVNÍLOGOS VAN MURIENDO


Cada vez que alguien fallece y hemos conocido a la persona, sentimos que nuestro corazón se arruga.

Sentimos dolor por la pérdida. Apreciamos aún más que nunca lo que la persona fue capaz de lograr durante su vida; y particularmente en nuestro campo, las serias e importantes contribuciones hechas para investigar, estudiar, solucionar casos y encarar la naturaleza intrínseca del Fenómeno OVNI. 

Todas estas reflexiones llegan a mi mente cuando supe apenas hace horas que  James W. Moseley había fallecido.

Probablemente sería tedioso e incompleto hacer una lista de los Ovnílogos que hemos conocido que han muerto.

Podemos recordar –sin hacer comparaciones o evaluar sus respectivas contribuciones---  a: Mayor (Ret.) de la Infanteria de Marina de EE.UU. Donald E. Keyhoe, Capt.  Edward J. Ruppelt, Morris K. Jessup, Jim y Coral Lorenzen, Meade Layne, Dr. James McDonald, Prof. Charles A. Maney, Dr.Joseph Allen Hynek, Dr. Willy Smith, Dr. Harley Rutledge, Leon Davidson, Richard Hall, Philip J. Klass, Dr.John Mack, James W. Moseley, Hillary Evans, Ivan T. Sanderson, Raymond Veillith, René Fouéré, Jimmy Guieu, Aimé Michel, Cynthia Hind,  Antonio Ribera,  Dr. Olavo T. Fontes, Comte. Auriphebo Berrance Simoes, Dr.José Escobar Faría, Dr. Walter Buhler, Ariel Ciro Rietti, Capt. Daniel A. Perissé, Guillermo Roncoroni, Hermann Jegerlehner, Walter A. Cifarelli, Dante J. Moscatelli.

Con todos ellos, hemos perdido una gran parte de la historia OVNI.

Alguien aún puede pensar que todo este tema de los OVNIs está envejeciendo y ya no es un asunto de interés público. La era de los “platillos volantes” pasó, y para siempre…

No hay más audiencias públicas en el Congreso de Estados Unidos, no hay más efervescencia  a través de los medios noticiosos, no hay más investigación oficial en Estados Unidos y en el Reino Unido, el GEIPAN francés ha publicado todos sus archivos en la Internet y después no pasó nada, sólo algunas instituciones militares en América Latina aún piensan que ellas tienen que encargarse del tema, que por el contrario es un asunto eminentemente para científicos; y los cientos de instituciones que existieron hace 50 años, ya no existen más. 

Hay aún algunas iniciativas, investigaciones y estudios que tratan de obtener información de los Fenómenos Luminosos Anómalos, que parecen ser algo natural pero mezclados con ellos aparentemente hay alguna otra cosa que podría ser de naturaleza tecnológica y en ese caso es importante determinar quién está detrás de esa tecnología y qué tipo de tecnología –si de eso se trata—es.

¿Cuál es entonces el desafío para quienes –como yo—hemos sido capaces de conocer y tratar a la mayoría de las personas mencionadas anteriormente?

¿Qué es lo que siento que honestamente se demanda de quienes hemos hecho realidad la Ovnilogía en nuestros respectivos países, quienes hemos sido pioneros en este campo, y quienes hemos acumulado una experiencia y pericia incomparables?

Para mi la ecuación es clara. Antes de unirme a la lista de quienes ya nos han dejado, tengo que hacer una transferencia de conocimiento y tecnología para quienes están seriamente interesados en el tema.

Me siento llamado a enseñar Ovnilogía a las nuevas generaciones de personas honestas, dando conferencias y principalmente un curso.

Haciendo eso pienso que podría decir que mi tarea en Ovnilogía ha sido completada. ¡Pero no antes de hacer eso!

Comparto mi punto de vista con todos mis colegas y amigos, no importan dónde se encuentren. Hay una cantidad de cosas importantes a ser compartidas y ese sería nuestro mejor legado a la humanidad.

Milton W. Hourcade

JAMES W. MOSELEY PASSED AWAY (August 4, 1931 - November 16, 2012)

 We knew Mr. Moseley almost at the beginning of the Centro de Investigación de Objetos Voladores Inidentificados (C.I.O.V.I.) in Montevideo, Uruguay, around 1958-1959 and his publication, Saucer Smear.
 
What follows is a brief summary of his life, taken from Wikepedia.

The son of U.S. Army Major General George Van Horn Moseley, Moseley attended Princeton University for two years before dropping out. He became interested in UFOs following the 1947 claims of pilot Kenneth Arnold, but his interest deepened following the 1948 death of U.S. Air Force pilot Thomas Mantell in pursuit of a UFO.

In July, 1954, Moseley co-founded Saucer News, a periodical known for its unorthodox, "freewheeling" (Clark, 2002) style. Saucer News only occasionally featured serious UFO research; Moseley was among the first to publicize evidence against the claims of leading "contactee" George Adamski. In 1953 he investigated the Ralph Horton flying saucer crash.

Saucer News was sold to Gray Barker in 1968. Moseley became a regular lecturer on UFOs for several years and organized an annual convention. In 1970, he founded a newsletter that went by several titles until Moseley settled on Saucer Smear in 1981. He produced the newsletter irregularly, and sold pdf issues and subscriptions from his website. Saucer Smear typically had a joking, gossipy tone.

Moseley reported (Story, 1980; Clark, 2002) that over the years he accepted, then rejected, a number of explanations for UFOs. In roughly chronological order, he considered the extraterrestrial hypothesis; a secret weapon/aircraft hypothesis, psychic/supernatural/interdimensional hypotheses in the vein of John Keel or Jacques Vallee; deep skepticism; and agnosticism. According to Jerome Clark, he "entertained just about every view it is possible to hold about UFOs, without ever managing to say anything especially interesting or memorable about any of them." (Clark 2005)
 
In 1984, Moseley established an antiques store in Key West, Florida. Moseley co-wrote a memoir with Karl T. Pflock, entitled Shockingly Close to the Truth! (2002).
James Moseley died from cancer of the esophagus on November 16, 2012 at a hospital in Key West, Florida; he was 81 years old.
                                            -----------------------------
We sincerely regret the death of this outstanding personality in the Ufological world and reccomend the reading of his book Shockingly Close to the Truth!   because it reveals many unknown things about people and organizations in the American Ufology.

Milton W. Hourcade


FALLECIO JAMES W. MOSELEY (Agosto 4 de 1931 - Noviembre 16 de 2012)

A Moseley le conocimos casi desde el inicio del Centro de Investigación de Objetos Voladores Inidentificados (C.I.O.V.I.) de Montevideo, Uruguay, allá por 1958 a 1959.

Su página "Saucer Smear" era siempre un material de consulta, porque Moseley no tenía "pelos en la lengua" y hablaba claro, e ironizaba respecto de cosas relativas al tema OVNI o a personajes que se movían dentro del tema.

Nuestro colega y miembro del UAPSG-GEFAI, el Ing. Luis Ruiz Noguez, de Mëxico, escribió en su blog "Marcianitos Verdes" un obituario, del que nos permitimos transcribir las partes sustanciales del mismo.
----------------------------


En julio de 1954, Moseley co-fundó Saucer News, una revista conocida por su estilo poco ortodoxo, o como dice Jerome Clark, “irresponsable”. Saucer News sólo ocasionalmente hacía investigación ovni seria, Moseley fue uno de los primeros en dar a conocer las pruebas contra las pretensiones del principal líder “contactado” George Adamski.
Además de publicar varios trabajos en donde se demostraba que las fotos de Adamski eran un fraude, Moseley participó en el engaño de la carta Straith, una broma que realizó junto a su amigo Gray Barker (otro de los pilares de la ufología), con la cual intentaban burlarse de Adamski.

En una entrevista Moseley expuso su punto de vista sobre el asunto de Adamski:

“Cuando lo conocí, Adamski iba en su modo clásico de ‘el gran gurú’. Usted podría ir con él a Palomar sin una cita y él estaría sentado allí con su corte, y hablando con toda la gente que entraba y parecía un tipo agradable. No podía demostrar nada: usted tenía la opción de creer en él o no. Ahora bien, si era auténtico o no, él tenía un fondo con la Real Orden del Tíbet. Luego escribió su historia de ciencia ficción, Pioneers of Space, que resultó ser muy similar a su posterior libro sobre ovnis. Yo no creo que él creía literalmente todo lo que dijo. Pero creo que lo que dijo estaba en línea con una filosofía personal que puede muy bien haber tomado en serio.

“Creo que con Adamski era así: si yo digo ‘soy Jim Moseley, y creo en el mundo de la paz, el amor y salvar el medio ambiente’, a la gente no le importará. ¿Por qué iban a hacerlo? Pero si digo que un astronauta llamado Orthon me ha dicho que debemos amarnos unos a otros, pues bien, sin duda le da más significado. Creo que es una de las grandes cosas detrás del movimiento del contactismo. Ellos creían en lo que estaban diciendo, pero necesitaban una autoridad superior para llegar al otro lado. Al igual que en la religión, necesita a Dios. Adamski necesitó a Orthon”.

Otro caso que Moseley investigó en 1953 fue el del accidente del platillo volador de Ralph Horton. Moseley conoció sobre ese caso en el Atlanta Constitution. Entonces llamó al aeropuerto y confirmó que el objeto era un dispositivo utilizado por la Fuerza Aérea para determinar la velocidad y dirección del viento. El aparato se enviaba al cielo unido a un globo y era rastreado por el radar, ya que los haces de radar son reflejados por el objeto.
Moseley fue a visitar a Horton y este buscó el objeto en su desván y se lo dio a Moseley. El ufólogo lo perdido y con el tiempo se lamentó de que, si hubiera tenido en el objeto, entonces podría haber sido él en lugar de Karl T. Pflock quien habría hundido el asunto del ovni de Roswell.

Justo Pflock fue el coautor con Moseley) del libro titulado Shockingly Close to the Truth!, en el que Moseley da a conocer muchos de sus engaños ovni, realizados en conjunto con Barker.
Moseley llamaba a Gray Barker, su mejor amigo, el primer “autor de platillos voladores”. Ambos fundaron Saucer News que sería vendida a Barker en 1968. La revista llegaría a alcanzar un tiraje de 10,000 ejemplares.

Luego Moseley se convirtió en conferencista regular de los ovnis y organizaba una convención anual. Entre finales de los 1960 y principios de 1970, dio conferencias como experto en ovnis en más de cien universidades de todo el país.

En 1970, fundó un boletín que sería conoció con varios títulos (Saucer News, Saucer Cruis, Saucer Booze, Saucer Jews) hasta que Moseley lo estableció en Saucer Smear en 1981. Producía el boletín de forma irregular, y lo enviaba por correo sin costo alguno a cerca de 200 amigos y asociados. Luego se asoció con alguna compañía y comenzó a vender los números atrasados en PDF y a aceptar suscripciones, algo que nunca había hecho. Para leer el Saucer Smear uno tenía que ser un “no suscriptor”, aunque se daba una calurosa bienvenida a las donaciones.

Leer Saucer Smear era una delicia porque se podía entender la ufología desde dentro, guiados por uno de los ufólogos que conoció a los principales protagonistas que fueron creando –literalmente- los principales mitos ovni (Moseley tuvo una estrecha relación con muchas figuras fundadoras de la ufología). Saucer Smear típicamente tenía un tono jocoso y chismoso; estaba lleno de noticias y humor. El humor y los chismes eran la principal característica de ese boletín. Su línea era de un “escepticismo benigno” hacia las creencias más extremas de ovnis, y en general, reflejaba las diferentes formas en que Moseley había tamizado sus creencias al paso de los años.

En orden cronológico, consideró la hipótesis extraterrestre, la hipótesis de un arma/aeronave secreta, la hipótesis psíquico/sobrenatural/interdimensional en la línea de John Keel o Jacques Vallee, un profundo escepticismo y el agnosticismo. Según Jerome Clark, se había “entretenido en casi cada punto de vista que es posible tomar acerca de los ovnis, sin llegar a decir nada especialmente interesante o memorable acerca de cualquiera de ellos”.
Moseley apareció a menudo en el viejo programa de radio de Long John Nebel o en el de televisión de Joe Pyne. Abajo se puede ver una de estas intervenciones.

En su libro Shockingly Close to the Truth, Moseley dijo que su amigo Gray Barker murió el 6 de diciembre de 1984, “después de una larga serie de enfermedades” en un hospital de Charleston, West Virginia. Pero la causa era algo misteriosa y el diagnóstico no fue siempre claro. Moseley escribió que “el fracaso más o menos simultáneo de varios órganos, debido muy probablemente a causa del SIDA (aunque no fue diagnosticado como tal en aquellos días)” mató a Barker.

James W. Moseley, murió la noche del viernes, 16 de noviembre de 2012, a los 81 años de edad. Falleció en el hospital, en Key West, Florida, varios meses después de ser diagnosticado con cáncer de esófago.

Al enterarse de la muerte de Moseley, el editor y editor de Anomalist Books Patrick Huyghe, dijo: “Fue uno de los últimos viejos que quedaban de la época dorada de los platillos volantes Adiós, Jim”.

Referencias
Clark Jerome, The UFO Encyclopedia: The Phenomenon from the Beginning, Volume 2, L-Z (2nd ed.), Omnigraphics, 2005.
Moseley James W. & Pflock Karl T., Shockingly Close to the Truth!: Confessions of a Grave-Robbing Ufologist, Prometheus Books, 2002.
Sheaffer Robert, Psychic Vibrations. Skeptical Giggles from the Skeptical Inquirer, Create Space, 2011, Págs. 41-43.
Story Ronald J. (editor) & Greenwell J. Richard (consulting editor), The Encyclopedia of UFOs, Doubleday & Co, Garden City, 1980.
----------------------
Tuve el gusto de conocer fugazmente a Moseley cuando de visita en Miami fui presentado ante unas 40 personas que asistían a una reunión pública sobre el tema, convocada en un local de una famosa cadena de librerías. Allí estaba Moseley, quien luego comentó sobre mi disertacion: "También en el programa estuvo un hombre muy científicamente orientado de Uruguay, llamado Milton Hourcade, quien nos dijo cómo solía conducir una organización dedicada a los OVNIs en ese país". ("Saucer Smear", febrero 20 de 1996).

Personalmente, recomiendo la lectura del libro Shockingly Close to the Truth, pues revela muchos entretelones muy poco conocidos de la historia de la Ovnilogía en Estados Unidos y de más de una organización.

Milton W. Hourcade