RAREZA ESPACIAL: EL MISTERIO DE 2013 QW1

Philippe Ailleris, Controlador de Proyectos de la Agencia Espacial Europea (ESA), integra nuestro Grupo de Estudio de Fenómenos Aéreos Inusuales.

De él procede la siguiente información respaldada además por un comunicado oficial de la ESA.


El objetivo del Programa de Conocimiento de la Situación Espacial de la Agencia Espacial Europea (ESA) es apoyar la utilización independiente de Europa y el acceso al espacio mediante la provisión de información y datos a tiempo y precisos respecto al ambiente espacial, y particularmente en relación con los peligros a la infraestructura en órbita y en tierra. (En general esos peligros provienen de posibles colisiones entre objetos en órbita, dañino tiempo espacial y potenciales choques de objetos naturales tales como asteroides, que cruzan la órbita de la Tierra).

El programa está activo en tres áreas principales:

1.    Relevamiento y rastreo de objetos en órbita terrestre (abarcando satélites activos e inactivos, etapas de lanzamiento descartadas y chatarra espacial fragmentada que orbita la Tierra).
2.    Monitorear el tiempo espacial (abarcando las partículas y radiación procedentes del Sol que pueden afectar las comunicaciones, los sistemas de navegación y otras redes en el espacio y en tierra).
3.    Observando Objetos Cercanos a la Tierra (abarcando objetos naturales que pueden potencialmente impactar la Tierra y causar daño, y evaluando el riesgo de impacto y las potenciales medidas para mitigarlo).

INFORMACIÓN DE LA ESA (Resumido)

 

Objeto artificial 2013 QW1
Septiembre 19 de 2013

El mes pasado, el Centro de coordinación de asteroides de la ESA (Agencia Espacial Europea)  desencadenó una serie de observaciones europeas que confirmaron que un objeto desconocido era, en realidad, de origen humano.  La confirmación ha sido el segundo éxito del Centro en meses recientes y demuestra la efectividad de las actividades de monitoreo de asteroides de la Agencia.

El 23 de Agosto, un objeto más bien inusual fue detectado en el cielo por el relevamiento de asteroides PanSTARRS de Estados Unidos y provisionalmente llamado 2013 QW1.

El objeto sospechoso se movía en una órbita centrada en la Tierra lo que llevó a que los astrónomos se preguntaran si era natural o artificial.

Si era artificial, no sería la primera vez que un relevamiento a la caza de asteroides haya descubierto a un cohete perdido deambulando en el espacio cerca del borde del alcance gravitacional de nuestro planeta.

Eso es lo que sucedió con la tercera etapa del cohete que llevó a la nave Apolo 12,  el cual falló en chocar contra la Luna y fue redescubierto en 2002 como un satélite temporario de la Tierra.

Sin embargo, para el misterioso 2013 QW1 las cosas no eran tan simples, y se necesitaron más observaciones para determinar si era artificial o natural.

Ahí es cuando el Centro de Coordinación para Objetos Cercanos a la Tierra (NEO) de la ESA entró a participar, enviando un alerta a una cantidad  de observatorios que colaboran en Europa, para desencadenar observaciones adicionales que ayudaran a confirmar la identidad del objeto.

El resultado fue un espectro que no se asemeja al de ningún asteroide. Por el contrario, posee fuertes similitudes con el espectro de chatarra espacial previamente observada, y de etapas de cohetes descartadas, cohetes impulsores abandonados y satélites que ya no funcionan.

Esas mediciones proveyeron evidencia convincente de la naturaleza artificial de 2013 QW1 –posiblemente se trate de una etapa impulsora—y ello llevó a que fuese quitado del catálogo NEO de la ESA e incluido bajo el nombre  2010-050B, en la lista de Observaciones de Satélites Artificiales Distantes del Centro de Planetas Menores.


[Traducción: Milton W. Hourcade]

0 comments: