EN EL TEMA F.A.I. NO SE PUEDE SER NEUTRAL

El tema de los Fenómenos Aéreos Inusuales (F.A.I.) es suficientemente intrincado como para complicarlo más aún.

Algunas personas –quizás con sus mejores intenciones—confunden el ser de mente abierta con la aceptación “bona fide” de cualquier tema que directamente, indirectamente o supuestamente tiene algo –y a veces nada—que ver con el tema F.A.I.

Bajo la idea de ser neutral, la racionalidad, el sentido común, el buen juicio, la lógica, la demanda de evidencia o prueba, todo eso es puesto en suspenso o dejado de lado. Y entonces todo es bienvenido: agroglifos, astronautas de la antigüedad, hombres de negro, ciudades intraterrenas, teleportación, escritura automática, mensajes telepáticos procedentes de alienígenas, contactados, viajes en platillos volantes, etc.

Esta postura no sólo no es científica; es verdaderamente absurda

Como seres humanos estamos dotados de inteligencia para discernir lo que es correcto de lo que está equivocado, qué es realidad y qué es ficción, qué tiene sentido y qué es un sinsentido, qué es confiable y qué es por lo menos sospechoso si no realmente falseado, qué es cierto y qué es especulación, qué está tratando con la realidad  o con una historia traída de los pelos..

Y al considerar directamente el tema F.A.I. necesitamos darnos cuenta cuál puede ser la verdad detrás de una historia y qué cantidad de desinformación es diseminada por fuentes de inteligencia para hacernos creer en cosas que realmente no existen o que si existen tienen una naturaleza diferente de aquella que nos quieren hacer creer.

El tema F.A.I. ha sido objeto de una vasta operación psicológica desde varias fuentes. A menos que seamos conscientes de ese hecho, no sabemos realmente con qué estamos tratando.
Por otro lado, el ínfimo porcentaje de lo desconocido es la única cosa que aún debería demandar nuestra atención, investigación y estudio.

Y el mejor enfoque para desarrollar tal investigación, estudio y llegar a conclusiones aceptables, es perseguir la última tendencia en la materia: estar bien equipados con varios instrumentos, elegir un lugar donde los Fenómenos Aéreos Inusuales se denuncian repetidamente y tratar con todos los medios (fotografía, video, radar, espectrómetro, magnetómetro, micrófonos) todos coordinados y cronológicamente desarrollados mediante un programa de computación, de recoger todos los datos posibles y posteriormente hacerlos analizar por un grupo multidisciplinario de científicos.

La fantasía, las teorías conspirativas, los creyentes, los embaucadores, la explotación comercial, los enfoques pseudo-científicos, etc. no tienen lugar alguno para ser mezclados con el tema F.A.I. debidamente considerado.

Esta es la lección que he aprendido durante 55 años dedicados a la investigación y estudio de los F.A.I. (50 de los cuales en el C.I.O.V.I.): neutralidad no es objetividad.

Esta tarea, como tantas otras, requiere seriedad, disciplina y compromiso.


Milton W. Hourcade

0 comments: