El Caso Arnold: 67 años y contando...



Aunque no rigurosamente histórico, pero sí hablando apropiadamente, el “caso Arnold” fue indudablemente el que desató esta tarea especializada llamada “ovnilogía” o “ufología”.

A lo largo de los años ha habido muchas y muy diferentes explicaciones dadas al caso: reflejos del hielo en las montañas (Bluebook), espejismos (Menzel), errores en el cálculo de la distancia y tamaño de los objetos (Hynek), “luces terrestres” (Devereux) y…pelícanos blancos estadounidenses (Easton y Kottmeyer).

El único que se aproximó realmente más a lo que sucedió fue Hynek quien sugirió que Arnold vio una flotilla de aviones a reacción.

Sin embargo, las precisas descripciones dadas por Kenneth Arnold, su creencia de que esos objetos eran aparatos aéreos militares de Estados Unidos, la considerable demora de los investigadores oficiales en entrevistarle, todo eso apunto al hecho de que ciertamente Arnold vio nueve objetos brillantes volando en una formación en cadena, moviéndose de una manera que captó su atención.

No eran discos o platillos en su forma, como personas mal informadas repiten hasta hoy. Arnold describió a los objetos como “planos como una plancha”  y de un punto de vista cinético dijo que se movían “como lanchas veloces en aguas turbulentas”, o sea, un movimiento ondulatorio. Y Arnold también dijo: “volaban como lo haría un platillos si le haces saltar en el agua”. Fue de esta frase que William C.Bequette, entonces un periodista que trabajaba para el diario “East Oregonian”, en Pendleton, Oregon, acuñó la infortunada expresión “platillos volantes”.

La explicación más posible es que Arnold vio un grupo de alas volantes, muy posiblmeente Horten IX-29 a reacción. La otra alternativa habría sido un grupo de Northrop YB-49, pero estos aviones  no eran compatibles con la forma de esas alas volantes.

Suficiente acerca de lo que Arnold vio.

Lo que viene después es mucho más interesante.

Este comentario hecho por Arnold es  –desde mi punto de vista— muy importante. Él dijo:
“Aunque invité abiertamente a una investigación por el Ejército y el FBI en cuanto a la autenticidad de mi historia o un examen mental o físico en cuanto a mis capacidades, no recibí interés alguno por parte de estas dos importantes fuerzas protectoras de nuestro país;….si nuestra inteligencia Militar no estuviera al tanto de lo que observé, serían las primeras personas que podría esperar como visitantes”.

¡Pero precisamente ese no fue el caso!

Este hecho de estar al tanto de lo que Kenneth Arnold vio, va a ser confirmado por el General de Brigada John A.Samford, Jefe de Inteligencia de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, en su famosa conferencia de prensa dada el 29 de Julio de 1952.

En esa conferencia de prensa en el Pentágono, Samford comenzó diciendo:

“Hemos llegado al presente a una firme conclusión con respecto a este restante porcentaje: y esa es que el mismo no contiene ningún patrón o propósito o consistencia que podamos relacionar con ninguna amenaza concebible a los Estados Unidos.”

Y casi al final de su discurso, el General de Brigada Samford repitió el concepto:

“Pienso que la mayor posibilidad es que estos son fenómenos asociados con intereses intelectuales y científicos que estamos en camino de conocer mejor pero que no hay nada en ellos que esté asociado con material, o vehículos o misiles que están dirigidos contra Estados Unidos.”

Pero hay algo más que dijo Samford en esa conferencia de prensa. Algo que la vasta mayoría de los llamados ufólogos nunca toman en consideración, y que resulta en un muy significativo complemento de lo que se estableció previamente.

El General Samford dijo:

“muchas denuncias que hemos recibido y hemos sido capaces de correlacionarlas y ponerlos en su lugar, lo pudimos hacer a través de una asociación con una actividad que hemos tenido en algún lugar, una línea de aviones a reacción, un misil, ciertos globos. Podemos decir, bien, la denuncia probablemente estuvo asociada con esto que hemos hecho.”

Esto muestra elocuentemente lo que sostengo en mi libro “OVNIs: La Agenda Secreta”,o sea  que hubo gran cantidad de actividad de inteligencia y militar que pudo ser confundida –o encubierta— con la idea de OVNIs como vehículos extraterrestres.

Y…lo último pero no menos importante, una prueba de que el Pentágono estuvo detrás de la diseminación de la idea extraterrestre, es el hecho de que luego que el  General de Brigada Samford finalizara su conferencia de prensa, su mismo lugar fue usado por el más vociferante agente del mito “alienígena”: no otro que el Mayor (Ret.) del Cuerpo de Infantería de Marina Donald Keyhoe!! (ver https://www.youtube.com/watch?v=N_ylsFJcfUo).

Milton W. Hourcade

0 comments: