Muertes de Ganado Inexplicadas y el Surgimiento de una Mayor Epidemia de Enfermedad Bovina Espongiforme en América del Norte



Hace un par de semanas alguien publicó en Facebook un artículo en francés que tenía que ver con el tema de la mutilación de ganado.


Ese artículo publicado en la revista por internet “OVNIS-Direct” hacía referencia al National Institute for Discovery Science (NIDS).


Por lo tanto fuimos en búsqueda del documento del NIDS. No fue posible hallarlo pero lo que encontramos fue un extracto del documento original hecho por Ed Rense, un hombre que tiene un muy conocido programa de radio dedicado al tema OVNI en EE.UU.


Pensamos que lo que Rense hizo es muy importante, y el NIDS da una razón y explicación acerca de las mutilaciones.


Abre una verdadera perspectiva en la cual no hay OVNIs o alienígenas involucrados sino cierta organización secreta en la que están implicados seres humanos.


También nos comprometimos a traducir el material al español porque lo consideramos de alto valor para cualquier investigador y estudioso serio. – Milton W. Hourcade

------------------------------------------------------- 



Instituto Nacional para la Ciencia del Descubrimiento – National Institute for Discovery Science
Marzo 30 de 2012


Reseña

Presentamos evidencia de que existe una correlación ente denuncias de mutilación de animales y la emergencia de la epidemia de la Encefalopatía Espongiforme Transmisible (EET) en América del Norte.

·         Mostramos que en las mutilaciones de animales se usan filosos instrumentos. Nuestra información contradice las conclusiones del Informe Rommel de 1980 que declaraba que depredadores y carroñeros podían explicar las denuncias de mutilaciones de ganado.

·         Utilizando información obtenida por una encuesta nacional del NIDS de practicantes veterinarios en bovinos, mostramos que ciertos órganos son extraídos preferentemente durante las mutilaciones de animales.

·         Centramos nuestra atención en las superposiciones temporales y geográficas entre la mutilación de animales y las epidemias de EET en el Noreste de Colorado. La epidemia de EET más ampliamente publicitada en América del Norte, caquexia crónica (CC) emergió en el Noreste de Colorado a fines de la década de los años 60.

·         Mostramos evidencia de que los patrones de las mutilaciones de animales se ajustan a las encubiertas pero clásicas metodologías de obtención de muestras en la vida salvaje, por enfermedades infecciosas.

·         Mostramos evidencia en apoyo de una epidemia de enfermedad priónica que es sub-clínica en el ganado y clínica en ciervos y alces en América del Norte.

·         Describimos evidencia procedente de dos laboratorios que una cantidad de enfermedades priónicas en los seres humanos son mal diagnosticadas como enfermedad de Alzheimer y por tanto actualmente escapan a la detección.

·         El registro histórico muestra que altos niveles de EET fueron importados de Nueva Guinea hacia las instalaciones de Fort Detrick en Bethesda, Maryland, luego de 1958 y usados intensivamente en experimentos de infectación de especies cruzadas.

·         Planteamos la hipótesis de que las mutilaciones de ganado representan una operación de obtención de muestras de la Enfermedad Espongiforme Transmisible en animales del país Y una advertencia gráfica de que la cadena de carne vacuna y de venado está comprometida.

En general, la evidencia sugiere que las mutilaciones de animales son una operación encubierta, a largo plazo de obtención de muestras de enfermedad priónica**, llevada a cabo por perpetradores desconocidos que están conscientes de una sustancial contaminación en la provisión de carne vacuna y de venado. Aunque este trabajo presenta evidencia a favor de un motivo para la mutilación de animales, aún no hay suficiente evidencia para identificar a los perpetradores.

[**Nota del traductor: Las enfermedades priónicas o encefalopatías espongiformes transmisibles (EET) son un conjunto de procesos neurodegenerativos caracterizados por la acumulación de isoformas patológicas de la proteína priónica (PrP) (Brown; 2008, Yokoyama et al; 2008, Wadsworth et al; 2007). Sus manifestaciones clínicas incluyen una combinación variable de deterioro cognitivo, síntomas psiquiátricos y alteraciones motoras. El signo anatomopatológico clásico es la espongiosis, pero no es imprescindible ni exclusivo de estos procesos. Las EET, a diferencia de otros procesos neurodegenerativos, pueden transmitirse de forma experimental o accidental. “ (tomado de Neurowikia, el portal de contenidos en neurología; http://www.neurowikia.es/content/enfermedades-priónicas)]

La hipótesis descrita en este trabajo da paso a una cantidad de predicciones que se pueden poner a prueba. Examinar esas predicciones en los próximos meses y años es crecientemente urgente porque tienen considerables implicancias para la salud pública. En segundo lugar, el reciente anuncio (Mayo de 2003) de un caso de vaca loca en Alberta, Canadá, ha llevado el tema de la contaminación en la cadena alimenticia humana, a una observación más aguda. 

Introducción

Casos de inexplicadas muertes de ganado, también conocidas como mutilaciones de animales, se caracterizan por la deliberada extracción de órganos de animales criados y salvajes por parte de perpetradores desconocidos. El testimonio de veterinarios patólogos veterinarios, funcionarios encargados de hacer cumplir la ley e inspectores de ganado claramente distinguen las mutilaciones de animales de la muerte de animales criados o salvajes por enfermedad infecciosa, depredación, y otras causas naturales (1). El fenómeno ha sido exitosamente investigado por la policía y una variedad de investigadores desde comienzos de la década de 1970. La mutilación de animales surgió bajo la mirada escrutadora de la atención de los medios a fines de la década de 1960, se intensificó en los años 70 y desde entonces ha sufrido altibajos en intensidad. Aunque la investigación de la mutilación animal ha estado inmersa en una miasma de salvaje especulación, falsas denuncias y metodología no científica, hay considerable evidencia de que el fenómeno es real.

Las dos preguntas centrales no contestadas que han perseguido a la investigación de este fenómeno son (a) ¿Quién? y (b) ¿Por qué?.El propósito del presente trabajo es centrar la atención en la segunda pregunta y rever la evidencia sugiriendo un vínculo entre intensas oleadas de mutilación de animales de los 70s y 80s y el surgimiento de una epidemia de enfermedad infecciosa en América del Norte durante y luego de este período. El tema de la contaminación en la cadena de alimentación de América del Norte por un agente prión infeccioso llegó a estar bajo escrutinio desde el anuncio el 3 de Mayo de 2003 por autoridades canadienses de un caso confirmado de vaca loca en Alberta, Canadá. Este trabajo plantea la hipótesis de que los patrones de las mutilaciones de animales son consistentes con la operación de un monitoreo encubierto de enfermedades infecciosas en Estados Unidos y otras partes. No es el propósito de este trabajo contestar la pregunta: ¿”quién está matando y mutilando a los animales”?

Resultados-Discusión

Líneas de Evidencia Sugiriendo el vínculo entre Mutilación de Animales y EET

1.El Noreste de Colorado fue un Gran Epicentro de Mutilación de Animales en el período de dos años que va de 1975 a 1977, tan sólo en dos condados de Colorado hubo casi 200 denuncias de ganado mutilado.(1). El Gobernador Richard D. Lamm voló a Pueblo Colorado el 4 de Septiembre de 1975 para dialogar con la directiva de la Asociación de Ganaderos acerca de las mutilaciones, que calificó de “uno de los más grandes atrocidades en la historia de la industria ganadera occidental”. El Gobernador añadió “ya no es posible culpar a depredadores por las mutilaciones”(2).  En la década de 1970, además de la cantidad de casos en el NE de Colorado, cientos, quizás miles de denuncias de mutilación de animales fueron investigadas por la policía local, en casos que ocurrían en 15 Estados, desde Dakota del Sur  y Montana, hasta Nuevo México y Texas. 

2. Desde 1981, el NE de Colorado ha sido el epicentro de una epidemia de Enfermedad Crónica Residual. Esta es una enfermedad priónica neurodegenerativa que forma parte de una gran familia de males  que incluyen la Encefalopatía Bovina Espongiforme en ganado, tembladera en las ovejas, y una variante de la Enfermedad de Creutzfeldst-Jakob/kuru en seres humanos (3). Las enfermedades priónicas se describen posteriormente en mayor detalle.


La Enfermedad Crónica Residual (ECR) afecta al venado, al ciervo de cola blanca y al alce estadounidense (waipiti) en varios Estados y en Canadá.
La ECR se vio por primera vez en 1967 en ciervos cautivos en la estación de investigación de la Universidad Estadual de Colorado en el Fuerte Collins, Colorado. Poco después que decayera la epidemia de mutilación de animales en el NE de Colorado, comenzando en 1981, se encontraron casos de ECR en ciervos y alces libres, inicialmente sólo en áreas del noreste de Colorado y sureste de Wyoming. Recientemente, sin embargo, encuestas efectuadas en Colorado, Wyoming y Nebraska han documentado una sorprendente alta prevalencia de ECR en algunas manadas de ciervos salvajes (3). Para Febrero de 2003, se documentaron casos adicionales de ECR en Kansas, Minnesota, Utah, Montana, Nuevo México, Oklahoma, Dakota del Sur, Wisconsin, y Saskatchewan y Alberta, Canadá. A pesar de extenuantes esfuerzos de sacrificio de animales por agencias estatales de vida silvestre, parece que el ECR se expande rápidamente.

3. ¿Depredadores, carroñeros o instrumentos filosos?

Un estudio citado a menudo a través de la historia de las investigaciones de mutilación de animales ha sido el famoso Informe Rommel. Escrito en 1980 por el oficial del FBI retirado Ken Rommel, el informe pretende mostrar que la actividad de simples depredadores y carroñeros ha sido erróneamente interpretada por ganaderos y funcionarios policiales como “mutilaciones” (19).  Hubo numerosas críticas a este informe, no siendo la menor el que carecía completamente de pericia forense o en veterinaria  de parte del principal investigador. De hecho, antes de ser nombrado como principal de la Operación Mutilación de Animales, la anterior pericia de Rommel en su carrera había estado centrada en la investigación del robo de bancos.

Rommel supuestamente investigó aproximadamente 20 mutilaciones en el Estado de Nuevo México durante un período de seis meses en 1979. Dado que el NIDS lleva (hasta ahora) siete años investigando continuamente mutilación de ganado, se puede decir que con muchos más recursos que los dados a la investigación de Rommel, el ínfimo alcance y el período de tiempo extremadamente corto del estudio de Rommel demolieron su credibilidad como serio estudio científico. No obstante, las investigaciones del NIDS sobre la mutilación de animales en el norte de Nuevo México han confirmado por lo menos un aspecto de los resultados publicados en el Informe Rommel. Utilizando análisis patológicos y bacteriológicos veterinarios,  el NIDS encontró que una mayoría de las mutilaciones de animales denunciadas en el norte de Nuevo México entre 1996 y 2002 eran falsos positivos. Los animales habían muerto de infección por clostridia (pierna negra), mala alimentación, como resultado de la inadecuada aplicación del insecticida organofosfatado  Warbex (64) o de otras causas naturales.

Las investigaciones del NIDS hallaron que los carroñeros han posteriormente atacado y devorado partes de esas carcasas. Donde el Informe Rommel y el análisis del NIDS difieren es que el NIDS también llevó a cabo investigaciones de campo, incluyendo necropsias y muestras de tejido de mutilaciones de animales en otros Estados, incluyendo Utah, Montana, Nebraska, California, Oregon, Washington, etc. En tanto la investigación de Rommel utilizó unos pocos casos aislados de falsos positivos en Nuevo México que fueron reunidos durante un período de tiempo extremadamente truncado para generalizar de que todas las mutilaciones de animales en Estados Unidos eran simplemente el resultado de la actividad de depredadores y carroñeros, se puede argumentar que el enfoque del NIDS ha sido más científico. También merece destacarse que el Informe Rommel fue ampliamente citado por algunos grupos policiales, (aunque a medida que pasa el tiempo, cada vez menos), laboratorios universitarios, y grupos veterinarios como justificación para no gastar recursos en la investigación de las mutilaciones de animales.

El NIDS ha investigado varios casos de mutilaciones done la evidencia por el uso de instrumentos afilados fue documentada utilizando técnicas de patología veterinaria (20 y referencias allí). En este informe, citaremos sólo dos ejemplos; otros se pueden encontrar en (20).

*****
Caso # 1: Circunstancias e Investigación Preliminar

Marzo 10, 1997, 10:00 AM: Dos hacendados en un remoto campo en el NE de Utah comenzaron el día marcando los terneros nacidos la noche anterior. El tiempo era bueno y soleado, las temperaturas en los 10 grados. Los hacendados calcularon que marcaron y pesaron al animal de 39 kilos a unos 100 metros de la cerca. Había un anillo de nieve rodeando el pasto donde  marcaron al animal.

Luego de marcar al animal, caminaron unos 300 metros hacia el oeste hacia otro animal recién nacido y siguieron con el proceso de pesar y marcar al animal. Ambos hacendados iban acompañados de su perro boyero azul. Aproximadamente a las 10:45 AM, el boyero comenzó a gruñir y a actuar en forma extraña centrado en el área que recién habían dejado.

Marzo 10 a las 10:45 AM: El boyero azul comenzó a gruñir intensamente y a arquear su lomo. Sin aviso, el animal corrió hacia el Oeste a través del campo, lejos de la dirección que había estado viendo. Nunca más se encontró al boyero.

Marzo 10 a las 10:50 AM: El hacendado y su esposa, mirando hacia atrás, notaron a una vaca crecida corriendo frenéticamente para adelante y para atrás hacia la cerca mientras arrastraba su pata. Ambos regresaron entonces para investigar. El hacendado informó que el ternero que había sido recién marcado yacía eviscerado en el campo (ver fotos), cerca de donde había sido marcado hacía unos 45 minutos antes. En un período de 45 minutos a pleno día, en cien metros al descubierto, con el hacendado a nos 200 a 300 metros de distancia, al ternero se le había extraído la mayor parte de su cuerpo, incluyendo las vísceras, y parecía haber sido puesto cuidadosamente en el suelo sin sangre presente en o alrededor del animal.
Marzo 10 a las 4:00 PM: En uno de los más rápidos momentos de la historia investigativa del NID, dos científicos investigadores del NID y un veterinario estaban junto al ternero muerto pocas horas después de haber recibido una llamada del hacendado. La foto de abajo (Fig 1) es una representación adecuada de cómo fue encontrado en animal.

[Figura 1. El animal fue hallado con las patas estiradas sobre el pasto, sin sangre dentro o alrededor]

Los investigadores confirmaron el ternero destripado tal como lo denunciara el hacendado. El veterinario comenzó la necropsia. Los investigadores grabaron un video de la necropsia y fotografiaron el procedimiento. Mientras el veterinario realizaba la necropsia, dio que un instrumento filoso, posiblemente un cuchillo, se había utilizado para extraer la oreja. También informó que podía haber evidencia como para pensar sobre el animal. La observación inicial hecha por el veterinario respecto al uso de un instrumento afilado en la oreja del animal (ver fotografía abajo) fue posteriormente confirmada por un laboratorio independiente de patología veterinaria.

[Figura 2: La oreja izquierda del animal fue limpiamente cortad con un instrumento afilado]
[Figura 3: Primer plano de la oreja]

Un primer plano de la oreja (Figura 3) mostró que el cartílago, la piel y todo el tejido conjuntivo fueron limpiamente rebanados para extraer la oreja. Un hueso de fémur extraído del animal fue enviado a uno de los más importantes patólogos forenses en el país quien confirmo que dos instrumentos afilados separados se usaron en el hueso: un instrumento pesado como un machete y un instrumento más pequeño similar a tijeras.

Dentro de las 24 horas, un experimentado rastreador que vive de rastrear animales de caza llegó y exploró un área de cerca de kilómetro y medio de radio desde el ternero muerto. No encontró rastros.

No se halló sangre en o cerca del animal. El veterinario que realizó la necropsia opinó que al animal se le extrajo la sangre de manera muy efectiva. A fin de poner a prueba la hipótesis de que la sangre podría haberse filtrado del animal al suelo, el NIDS obtuvo unos 3 litros de sangre fresca (aproximadamente el volumen de sangre del animal exangüe, usando la presunción estándar de que la sangre es aproximadamente el 7% del peso del cuerpo) del matadero local. La sangre fue derramada en el lugar donde se halló el ternero. Se tomaron videos y fotografías de la sangre en el suelo a intervalos regulares durante 48 horas desde la iniciación del experimento. Aún 48 horas después que la sangre se derramara, la mancha roja brillante de la hemoglobina era muy obvia sobre el pasto.

*****
Lo que sigue es una porción de los comentarios del Resumen al final del informe del NIDS:

¿Por qué dejar el cadáver?

Esta pregunta ha acuciado a los investigadores desde que comenzaran las muy publicitadas investigaciones de mutilaciones allá a inicios de los años 1970. Como estará de acuerdo cualquier lector familiarizado con el tema de la mutilación de animales, ha habido una plétora de hipótesis acerca de los perpetradores y sus motivos para las mutilaciones de animales. Una de las hipótesis más usadas implica una operación del gobierno para monitorear radiación o pruebas de guerra biológica. Pero la interrogante de ¿por qué dejar el cadáver? nunca ha sido adecuadamente contestada por estas hipótesis. El gobierno puede simplemente testear sus propios rebaños, así dice el contra-argumento, u obtener carcasas de un matadero si quiere encubiertamente monitorear la radiación. Entonces, por esta y muchas otras razones, la evidencia apunta lejos del gobierno como perpetrador de la mutilación de animales.

Vallée (56) y Smith (57) han sugerido la interesante hipótesis de que dejar la carcasa del vacuno en el suelo constituye un mensaje deliberado.  En común con ambos autores,  sugerimos que el implícito y deliberado intento de no ocultar la carcasa de parte de los perpetradores de la mutilación de animales, es una advertencia brutal. Sugerimos que la atención está deliberadamente centrada en los animales mutilados. Más aún, sugerimos que la advertencia es que la cadena de alimentación humana está comprometida, probablemente con un agente infeccioso asociado a los priones, que aún permanece mayormente sin detectar.

Urgimos a todos a leer el informe completo aquí: (archivo PDF – requiere Adobe Acrobat Reader) http://216.128.67.116/pdf/cattledeaths_tse_epidemic.pdf

NOTA DEL TRADUCTOR: A falta de las fotos en este documento, ver el video de animal mutilado y lo que dice un hacendado en http://www.huffingtonpost.com/2013/09/04/cattle-mutilation-theories-unexplained-files_n_3866620.html



0 comments: