THE TRUTH IS NOT WHAT YOU LIKE IT TO BE, BUT WHAT IT REALLY IS



By Milton W.Hourcade


No matter what issue or subject you choose, the truth, at the end, is only one.
It is hypocritical to pretend that about a same issue there are many truths, yours, mine, his, her....

Of course, when there is something that demands investigation and study, unless you take time to develop both activities with intellectual honesty, seriousness and consecration, you won’t be capable to reach the truth. Instead, and more possibly, you will adhere nearly irrationally to pseudo-truths fabricated deliberately by those who want to sell you their products, (books, CDs, DVDs, trips to some “special” places, etc.). In other words, you become mislead and misinformed.

The search for the truth implies dedication, a firm purpose, and a lot of time.
But when you reach it by yourself, when you feel sure that you came to a point of no return, then you can look retrospective and discover the different stages you went through.
Dealing with the Unusual Aerial Phenomena (we prefer this designation that the insufficient and confusing “UFO”) you would be able to analyze your path to the truth and then you will discover probably three clear stages:

a)    the stage of enthusiasm, when you for the first time in your life get in touch with the subject. You are nearly blinded by the many things you are able to read, you are confused, but you think that you are in the right way. You feel yourself lucky that you can “understand” what many people ignore. You are the “owner” of a knowledge that you share with other people that think and feel like you. You become persuaded that you are dealing with the most extraordinary event in human history: e.g. the extraterrestrials and that they are among us.

      Then you create an organization, you print a bulletin, you create a web-page you             use Facebook, you keep a lot of e-mail, and maybe have a radio or a TV program.

      In the old times, things were not so easy as they are now:  immediate communication via Internet, Google maps, cellular phones, GPS...But, we created an organization, we printed our bulletins using mimeograph, we had  radio programs and also a TV program, we gave public conferences for free, we travel a lot, and we established the best possible relations with scientists, technicians and the personnel at the control tower and operations at the International Airport, as well as with the Air Force. 

Without these two supports (the Air Force and the personnel at the airport) our work couldn’t have been as efficient as it was.

This is a lesson for the newcomers. Unless they are able to reach that level, their investigation wouldn’t be complete and satisfactory.

b)    the stage of reflection. If you are intellectually honest, if you are sincere with yourself, slowly, step by step, case after case that you investigate, you discover that the main thing which makes important the media is that many times they are the first to make public something that happened somewhere.  But at a second level, when you go to the place where presumably something strange happened, the first lesson you will get is that regretfully, the media do not share the same interest that you have. In other words, they exaggerate, they distort, they twist declarations, details, etc. to make sound them really strange while you –the investigator—came to know it was not.  You face the reality, and the reality allows you to have an explanation of what happened for the 98.5 to 99% of the cases.

It is then when you begin to think about the whole subject of the UAP, and you start to doubt about cases investigated by other people in other countries, because you don’t know the investigators and their criteria, you don’t know how much you can trust on what they report. 

You start to realize that unless there is a protocol, a standardized procedure for the investigation of UAP reports and the study that follows, you can’t accept “bona fide” the information spread by many sources, be they web pages, videos uploaded in YouTube, pseudo-documentaries, and mostly touristic and “pour la gallerie” congresses that allow some people introduced as “stars” to massage themselves their ego, and become a reinforcement of faith, for all those that believe what they are going to hear.

You begin to become skeptical about the cases. You will demand a total opening of official or private files, and specifically to know how the investigation was made. Unless you are able to know those parameters, you certainly will apply a very useful and needed filter to the news that go around the world in reference to the UAP subject.

You will be very selective about your sources of information. You will demand all the time responsibility and a trustable source, i.e. a well known university, a technological institute or a scientist or technician with good international reputation.

You will think about the subject as a whole and you will find yourself throwing away some hypothesis that along the time have demonstrated to be not useful, or that definitely do not help to solve the problem, to explain satisfactorily the UAP issue.

You stick to your rational position, applying common sense, the Occam’s razor, and trying to know as much as you can about Astronomy, Astronautics, Aeronautics, Physics, Psychology, Photography, etc.; because without certain knowledge of these disciplines, you are a real ignorant about the things that matter most to have a valid answer to the challenges posed by the UAP.

Parallel to that, you realize that one important thing you can do, is to educate the public. The more the people are informed, the less they will report to have seen UAPs. Instead they will get to know about natural phenomena and technological developments that could explain a lot of different situations to which suddenly people could be exposed.

c)    the stage of deception You have arrived possibly to the last stage of your long journey.

It is when you look around and realize how big the human stupidity is. How easy is for swindlers and merchants to exploit the ignorance of the vast majority of the people, included those fanatics, adherents to conspiracy theories, fantasy-prone personalities, and people that call themselves “investigators”, and are simply enthusiastic newcomers to the arena.

It is possible that you won’t be able to understand why those who just started your journey do not take advise, do not try to learn, and do not consult with you about a lot of things that you have acquired in your decades of experience.

It is even possible that those newcomers don’t get in contact with you, that they will think by themselves that they have a clear idea about the whole UAP issue, and will call you with disrespect as “skeptical” or accuse you to be serving some obscure interests or projects.

Forget those people and forgive them, because “they don’t know what they do”. You fine tune with those who are at your same stage, you deal increasingly with scientists, with people using instruments to know intrinsically the real nature of the UAP.  

You change the way you have done investigation and study for years to a new approach that demands that you yourself will try to be face to face with the phenomena; analyze afterwards the data collected, share it with scientists, and try to reach a conclusion, if it is possible.

If you do so, you’ll know directly the real nature of the UAP. You are touching the truth.

d)    the stage of a final decision

Things are not so simple.

Because you realize that you are learning mostly about the nature of the Anomalous Luminous Phenomena, but they are not all what has been seen and reported through the years.

And when you go back to the history of the whole issue, you realize that there were times during the decades of the 40’s and 50’s of the former century, when there were not only manifestations of some kind of energy, but also what could be called properly “objects”, in other words, aircrafts of a certain kind that were not airplanes or helicopters, whose flying dynamics, shape, and other characteristics couldn’t be ascribed to what was generally known.

They revealed to be the product of another kind of Physics, and the practical application of an advanced technology not widely spread in the world but constrained to a small group of people.

And then if you try to study piece by piece the story of the phenomenon since the beginning you would find that many times it appears intertwined with politics, with intelligence agencies, etc. and then, you will feel for the first time that you have landed on solid ground, that you are touching the truth in its total and complete dimension.

And when you reach to this point, it is possible that you will keep silent forever, you will leave the Unusual Aerial Phenomena or you will take the very serious risk to reveal all what you were able to know, aware that your own life could be at stake.

Now, to take that decision you are alone...

LA VERDAD NO ES LO QUE A UD. LE GUSTA QUE SEA, SINO LO QUE REALMENTE ES



Por Milton W. Hourcade



No importa cuál sea el tema o asunto que Ud. elija, la verdad, al final, es una sola.

Es hipócrita pretender que sobre un mismo tema hay muchas verdades, la suya, la mía, la de él, la de ella….

Por supuesto, cuando hay algo que demanda investigación y estudio, a menos que Ud. se tome tiempo para desarrollar ambas actividades con honestidad intelectual, seriedad y consagración, no será capaz de llegar a la verdad. Por el contrario, y más posiblemente Ud. adherirá casi irracionalmente a pseudo-verdades fabricadas deliberadamente por esos que quieren venderle sus productos, (libros, CDs, DVDs, viajes a algunos lugares “especiales”, etc.). En otras palabras, Ud. llegará a estar desorientado y mal informado.

La búsqueda de la verdad implica dedicación, un firme propósito, y mucho tiempo.

Pero cuando la alcanza por Ud. mismo, cuando Ud. se siente seguro de que ha llegado a un punto de no retorno, entonces puede mirar retrospectivamente y descubrir las diferentes etapas por las que pasó.

Tratándose de los Fenómenos Aéreos Inusuales (preferimos esta designación que la insuficiente y confusa de OVNI) Ud. podrá analizar su ruta hacia la verdad y entonces descubrirá probablemente tres etapas claras:

a) la etapa del entusiasmo, cuando por primera vez en su vida toma contacto con el tema. Ud. está casi cegado por la cantidad de cosas que es capaz de leer, está confuso, pero Ud. piensa que está en el buen camino. Se siente a sí mismo afortunado de que puede “entender” lo que mucha gente ignora. Ud. es el “dueño” de un conocimiento que comparte con otras personas que piensan y sienten como Ud. Está persuadido de que está tratando con el más extraordinario acontecimiento en la historia de la humanidad: v.g:.extraterrestres y que ellos están entre nosotros.

Entonces usted crea una organización, imprime un boletín, crea una página web, usa Facebook, mantiene una cantidad de correo electrónico, y quizás tiene un programa radial o de televisión.

En los viejos tiempos las cosas no eran tan fáciles como lo son ahora: comunicación inmediata vía Internet, mapas Google, teléfonos celulares, Sistemas de Posicionamiento Mundial (GPS)…pero creamos una organización, imprimimos un boletín mimeografiado, tuvimos programas de radio y de TV, dimos conferencias públicas gratuitas, viajamos mucho,  y establecimos las mejores relaciones posibles con científicos, técnicos y el personal de torre y operaciones del Aeropuerto Internacional de Carrasco, así como con la Fuerza Aérea Uruguaya.

Sin estos dos apoyos (la Fuerza Aérea y el personal del aeropuerto) nuestra labor no hubiera podido ser lo eficiente que lo fue.

Esta es una lección para quienes recién empiezan. A menos que sean capaces de alcanzar ese nivel, su investigación no será completa y satisfactoria.

b) la etapa de reflexión. Si Ud. es intelectualmente honesto, si es sincero con Ud. mismo, lentamente, paso a paso, caso tras caso que Ud. investiga, descubrirá que la principal cosa que hace importantes a los medios, es que ellos son los primeros en hacer público algo que ocurrió en algún lugar. 

Pero en un segundo nivel, cuando Ud. va al lugar donde presumiblemente sucedió algo extraño, la primera lección que Ud. va a tener es que lamentablemente, los medios no comparten el mismo interés que Ud. tiene. En otras palabras, ellos exageran, distorsionan, tergiversan declaraciones, detalles, etc. para hacerles sonar realmente extraños, en tanto Ud. –el investigador—llega a saber que no lo fue. Ud. se enfrenta a la realidad, y la realidad le permite a Ud. tener una explicación de lo qué pasó, en el 98,5 al 99% de los casos.

Es entonces cuando Ud. comienza a pensar acerca de todo el tema FAI, y empieza a dudar acerca de los casos investigados por otras personas en otros países, porque Ud. no conoce a los investigadores y sus criterios, Ud. no sabe cuánto puede confiar en lo que ellos informan.

Ud. empieza a darse cuenta que a menos que haya un protocolo, un procedimiento estandarizado para la investigación de las denuncias de los FAI y el estudio que les continúa, Ud. no puede aceptar “de buena fe” la información diseminada por muchas fuentes, ya sean páginas web, videos subidos a YouTube,  pseudo-documentales, y congresos mayormente turísticos y “pour la gallerie” que permiten a ciertas personas presentadas como “estrellas” masajearse su ego, y que llegan a ser un refuerzo de fe, para todos los que creen en lo que van a escuchar.

Ud. comienza a ser escéptico respecto de los casos. Ud. demandará una total apertura de archivos oficiales o privados, y específicamente conocer cómo se hizo la investigación. A menos que Ud. pueda conocer esos parámetros, Ud. ciertamente aplicará un muy útil y necesario filtro a las noticias que andan por el mundo en referencia a los FAI. 

Ud. será muy selectivo respecto a sus fuentes de información.  Ud. demandará todo el tiempo responsabilidad y una fuente confiable, v.g. una bien conocida universidad, un instituto tecnológico o un científico o técnico con buena reputación internacional.

Ud. va a pensar sobre el tema como un todo y se encontrará a sí mismo descartando algunas hipótesis que a lo largo del tiempo han demostrado no ser útiles, o que definitivamente no sirven para solucionar el problema, para explicar satisfactoriamente el tema FAI.

Ud. mantendrá su posición racional, aplicando el sentido común y el rasero de Occam, y tratando de conocer cuanto pueda sobre Astronomía, Astronáutica, Aeronáutica, Física, Psicología, Fotografía, etc. porque sin cierto conocimiento de estas disciplinas, Ud. es un verdadero ignorante sobre las cosas que más importan para tener una respuesta válida a los desafíos que plantean los FAI.

Paralelamente a eso, Ud. se da cuenta que una cosa importante que Ud. puede hacer es educar al público. Cuanto más informado esté el público, menos denunciará haber visto FAI. En cambio va a saber acerca de fenómenos naturales y desarrollos tecnológicos que pueden explicar una cantidad de situaciones diferentes a las cuales la gente puede verse repentinamente expuesta.

c) la etapa de decepción Ud. ha arribado quizás a la última etapa de su extenso viaje.
Es cuando Ud. mira alrededor y se da cuenta de cuán grande es la estupidez humana. Cuán fácil es para embaucadores y comerciantes explotar la ignorancia de la vasta mayoría de la gente, incluidos esos que son fanáticos, adherentes a teorías conspirativas, personalidades con tendencia a la fantasía, y personas que se autocalifican de “investigadores”, y son simplemente entusiastas recién llegados al tema.

Es posible que Ud. no pueda entender por qué esos que recién han comenzado su viaje no toman consejo, no tratan de aprender, y no consultan con Ud. acerca de cantidad de cosas que Ud. ha adquirido en sus décadas de experiencia.

Aún es posible que esos recién llegados no tomen contacto con Ud., que piensen por sí mismos que ellos tienen una idea clara sobre todo el tema FAI, y le calificarán a Ud. faltándole el respeto como “escéptico” o le acusarán de estar sirviendo a algunos intereses o proyectos oscuros.

Olvídelos y perdónelos, porque “no saben lo que hacen”. Ud. sintonice fino con  aquellos que están en su misma etapa, trate crecientemente con científicos, con gente que usa instrumentos para conocer intrínsecamente la real naturaleza de los FAI. 

Ud. cambia la forma en que ha hecho la investigación y estudio durante años por un nuevo enfoque que demanda que Ud. mismo va a tratar de estar cara a cara con los fenómenos; analizar posteriormente la información recogida, compartirla con científicos, y tratar de llegar a una conclusión, si es posible.

Si Ud. hace eso, Ud. conocerá directamente la verdadera naturaleza de los FAI, Ud. está tocando la realidad.

d) la etapa de una decisión final

Las cosas no son tan simples.

Porque Ud. se da cuenta que está sabiendo mayormente acerca de los Fenómenos Luminosos Anómalos, pero ellos no son todo lo que se ha visto y denunciado a lo largo de los años.

Entonces Ud. retorna a la historia de todo el tema Ud. se da cuenta que hubo tiempos durante las décadas de los años 40 y 50 del siglo pasado, donde no hubo sólo manifestaciones de cierto tipo de energía, sino de lo que se puede llamar propiamente “objetos”, en otras palabras, aparatos aéreos de cierto tipo que no eran aviones ni helicópteros, cuya dinámica de vuelo, forma, y otras características no podían adscribirse a lo que era generalmente conocido.

Ellos revelaban ser el producto de otro tipo de Física, y la aplicación práctica de una avanzada tecnología que no estaba ampliamente diseminada en el mundo, sino constreñida a un pequeño grupo de personas.

Y entonces si Ud. trata de estudiar pieza por pieza la historia del fenómeno  desde el comienzo, hallará que muchas veces aparece mezclado con la política, con agencias de inteligencia, etc. y entonces, Ud. sentirá por primera vez que ha aterrizado en tierra firme, que Ud. está tocando la verdad en su total y completa dimensión.

Y cuando Ud. alcanza este punto, es posible que mantenga silencio para siempre, Ud. dejará el tema de los Fenómenos Aéreos Inusuales o asumirá el muy serio riesgo de revelar todo lo que Ud. fue capaz de conocer, consciente de que su propia vida puede estar en juego.

Ahora, para tomar una decisión, Ud. está solo….

Y VERÁN LAS NAVES DE LOS SUPERIORES....

En este tiempo de vacaciones, especialmente en el hemisferio Austral, la gente no está para cosas muy serias. En cambio, leer una novela o un cuento, mientras se toma sol en la playa, resulta muy adecuado.
Por eso, he decidido publicar otro cuento, haciendo una excepción a la tradicional línea de publicaciones del UAPSG-GEFAI.
El cuento sólo está en español, y epero lo aprovechen bien todos nuestros lectores. ¡por supuesto! el cuanto tiene perfecta cabida en este blog.
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------



En algún lugar de la ciudad, un individuo con su celular en la oreja dice: Bueno, Alberto, dale, esta tarde nos vemos!!!...sí, sí, a las 6…¡chau!
 Bueno, --comenta con el que le acompaña--  creo que este negocio nos puede salir redondo….
--¡Como los platos!..jaja..-comentó el otro.
--Tal cual, ¡justito así!!

A las seis de la tarde Olegario y su amigo Aniceto habían llegado al café y  bar, casi desierto. Pidieron una cerveza y conversaron entre ellos hasta que se hizo presente Roberto, acompañado según dijo de su “asistente técnico”, el gordito Ricardo, experto en luces, sonidos y otras lindeces.

Olegario y Aniceto les dieron la bienvenida y comenzaron la conversación.

“La cosa es así…--comenzó diciendo Olegario--  hace ya casi un año, empezamos a mover la pelota. Creamos una página web bien atractiva, muchas fotos, algunos videos, y sacamos notas de donde fuera, exopolítica, etc.todas armando ambiente. Pusimos avisos de la página en Twitter, en Facebook, en Hi5, dimos manija en 5 programas radiales dedicados a los OVNIs que agarran viaje con cualquier cosa, y terminamos invitando a una reunión.

Cuando se hizo la reunión –dijo Aniceto--  te juro que estábamos con miedo, se vino tanta gente que no sabíamos ni cómo empezar todo ni cómo parar aquello.  Entonces a Olegario se le  ocurrió decir: “nosotros sabemos… “ y hubo un gran aplauso….”contra los escépticos, los mentirosos, los que nos ocultan cosas… nosotros sabemos que los ovnis son naves de nuestros hermanos superiores que vienen para prepararnos y guiarnos para el futuro”….y allí yo no sabía dónde meterme…porque eso ni estaba previsto, nosotros en principio queríamos ver un poco qué pensaba la gente…pero Olegario agarró para ese lado, y creo que fue intuitivo…el aplauso a rabiar que tuvo lo dijo todo….”

A partir de ese momento,--añadió Olegario-- hubo quien tomó la palabra para decir que había que estar preparados y que para prepararse había que hacer ciertos ejercicios espirituales…otro dijo que luego de esos ejercicios se está en condiciones de ver lo que otros no ven… y por ahí siguió la cosa. 

Nos dimos cuenta –señaló Aniceto—que “el campo estaba fértil”, que sólo faltaba el vamos.
Entonces pedimos a todos que nos dejaran sus números de celulares y sus direcciones de correo electrónico que próximamente convocaríamos a otra reunión y decidiríamos donde ir.

Recogimos 170 papeles, algunos hasta firmados o con mensajes alentadores.

De regreso hicimos una lista en la computadora y nos dedicamos a buscar un lugar adecuado.

Sí, queríamos algo a no más de dos horas de la ciudad, aislado, aparatado, con buen cielo.
También guarecido de miradas indiscretas. Algo entre cerros que no permita ver desde otros lados lo que se está haciendo, pero con apertura al cielo.

Cuando encontramos el lugar, convocamos a un primer viaje.

Llenamos 4 autobuses, la gente pagó con gusto su boleto que era 3 veces superior al costo total del viaje ida y vuelta. 

Llegamos al lugar, Olegario les habló, luego surgió Silvio, un hombre al parecer muy culto, que se puso delante de la gente, dijo que había viajado mucho y que había aprendido técnicas de meditación y concentración, y empezó a trabajar con la gente. Había que ver cómo le obedecían…

Y de pronto dijo, nos vamos a concentrar en este sector del cielo…y lo señaló, y vamos a enviar el siguiente mensaje mental:  "hermanos del cosmos, les esperamos, manifiéstense!!" Repítalo cada uno en silencio, y mientras mira al cielo siga repitiéndolo y repitiéndolo….
Si alguien ve algo, no diga nada para no distraer al resto, simplemente levante su mano….

Bueno, --dijo Aniceto---  por unos 20 minutos, todo en silencio, la gente con la mirada fija en el cielo, no pasaba nada….nosotros mirábamos,  y todo estaba quieto. 

De pronto una señora levantó su mano, y enseguida la siguieron varias más, y luego algunos hombres y la cosa se fue extendiendo.  Yo creo que al final había como 40 manos levantadas.

Silvio dejó pasar otro rato y entonces dijo,  respiren hondo,  una,  dos,  tres veces….exhalen el aire con fuerza…bien….ha terminado nuestro ejercicio por esta noche.

Quienes levantaron sus manos no digan nada, no comenten nada, guárdenlo con ustedes, cada uno sabe lo qué vio, que puede ser diferente a otros, porque cada quien recibe el mensaje según su estadio de evolución y conocimientos…

Ahí tomé la palabra yo –dijo Olegario--  anunciando una próxima reunión en la ciudad, y la planificación de una futura visita.

La vuelta fue de locos –dijo Aniceto--  en los buses era un cotorreo de comentarios sobre lo que habían visto, y la palabra que más se escuchaba era “maravilloso!”.

Yo les aseguro que no se vio nada ni pasó nada.. Pero esa gente está tan manipulable, tan manejable que se comen un elefante volando. Entonces se me ocurrió la idea y por eso me contacté con vos Roberto, que sé que hace tiempo tenias ganas de hacer un negocio a lo grande.

Mirá –Olegario--  los tiempos están difíciles. La cosa es sencilla, tenés que revolverte para hacer guita como sea. No somos ladrones, no vamos a robar ni asaltar a nadie, pero tenemos que vivir. Y lo que pensé –que no es de ahora, ¿verdad Ricardo?...y Ricardo asintió con la cabeza--  es de mucho tiempo atrás. Vamos a hacerle ver cosas a la gente….van a quedar encantados, van a dar la guita que tengan por ver algo,  y nosotros le vamos a dar la satisfacción de verlo!!

¿Y cómo sería eso? Preguntó Olegario.

Bueno, --contestó Alberto—nosotros tenemos un equipo. Camión donde transportar los útiles, tanques de helio para inflar globos, armazones de plástico muy livianos pero resistentes,  focos LED, el control para manejar todo a distancia, y si querés sonido, hasta te instalamos ocultos unos woofers, que te dan unos sonidos graves espectaculares que resuenan en el ambiente…es de locos, te aseguro.

Entonces la cosa seria así, vos hacés tu publicidad y llevás a la gente. No lleves a Silvio. Vos decís las cosas que él dice, y vos manejás todo. Cuando ponés a la gente a mirar el cielo y a enviar el mensaje telepático, me marcás a mi celular y me mandás decis: “listo”.

Nosotros en absoluto silencio y oscuridad (ojo tiene que ser noche sin Luna y con buen tiempo) elevamos la plataforma,  la estabilizamos, y cuando está estabilizada, encendemos las luces.  Si querés antes, modulamos un sonido en el ambiente,  muy suave primero, que apenas lo oís, y que se va aumentando hasta cierto punto, y entonces aparece aquello, y se va a estar ahí quieto, o lo podemos mover hacia un costado y hacia otro, y de pronto, un flash, se apagan todas las luces,  recogemos la plataforma, metemos todo en el camión, y esperamos que Uds. se vayan para luego irnos nosotros.

De lo que vos saques queremos la mitad.  Vos ponés la gente y nosotros el espectáculo.
¿cómo la ves?...dijo Alberto muy suelto y seguro de si mismo.

¿Me permitís?, --le respondió Olegario--- tengo que tener una consulta en privado con mi amigo Aniceto.

Ambos se apartaron de la mesa, fueron hata el baño, y al rato volvieron.

Mirá, dijo entonces Olegario, a nosotros todo esto nos ha costado un gran esfuerzo.  Ahora tenemos la gente, el lugar, los buses, a Silvio. Incluso empezamos a vender medallas y banderines conmemorativos, ponemos un kiosco con libros, DVDs y CDs y te aseguro que la gente gasta y gasta,  tiene una avidez de querer saber más….y le estamos dando chatarra, basura….pero eso quieren y les gusta. Y mientras se lo traguen, yo sigo mejorando mi negocio. Pero cuesta mucho.

Vos ponés tu equipo, pero no corrés riesgo alguno, no tratás con la gente, nadie te va a reclamar nada si algo falla. Nosotros pensamos que 30% para vos  y 70 para nosotros sería lo más justo.

Mirá –replicó Alberto—nosotros tenemos un camión que lo tenemos que mantener al pelo.Tenemos todo el equipo técnico que es costoso. El control remoto, las luces led, la plataforma que tenemos que hacer y probar varias veces antes que ustedes vayan al lugar, y que nada falle, porque si no ustedes quedan pegados, y nosotros peor! Así que sobre esa base yo creo que es justo miti y miti.

Te hago una contrapropuesta, -dijo Olegario-- ya que vamos a empezar esto.  Si todo va bien, con el tiempo podremos llegar al 50 y 50 por ciento, te ofrezco 60 y 40 ¿qué te parece?

Alberto lo pensó un poco, se miró con Ricardo que asintió con la cabeza, y le extendió la mano a Olegario: ¡trato hecho hermano!!  Dame unos 15 días para preparar todo, los pasamos a buscar, ustedes van a estar donde llevan a la gente, nosotros vamos a estar en otro lado que vamos a elegir –el camión no puede verse—y vamos a preparar la plataforma, a subirla, a iluminarla, y Uds. nos dirán si está bien así, siquieren más luz o menos, si más alta o más baja, mas lejos o más cerca. Cuando estemos en el punto justo, lo marcamos en el GPS, y ya queda para todas las veces el punto justo desde el cual operar.

Al final de la reunión, intercambiaron sus teléfonos y direcciones electrónicas, se pusieron de pie y se despidieron dándose la mano.

A Olegario no le cabía la cara de la sonrisa feliz que tenia. Aniceto parecía un niño con un juguete nuevo….Se dieron un abrazo y mientras pedían otra cerveza, se dijeron uno al otro, no nos haremos ricos pero que de esto vamos a hacer plata….la vamos a hacer, y hay para rato…

Entonces se pusieron a pensar qué hacer con Silvio, cómo decirle que no fuera más…y Aniceto dijo: dejame que hable con él. Le vamos a decir que no toda la gente está igual de sensible y preparada. Que él elija con el grupo con el que quiera quedarse, y que elijan otro lugar de reunión, y nosotros vamos a seguir con el grueso de la gente. Creo que lo va a aceptar.

Días después, el espiritual Silvio les invitó a su casa, que olía a incienso por todos lados, mientras una música algo extraña sonaba suave desde varios rincones.  

¡¡Adelante….adelante! dijo Silvio dándoles una efusiva bienvenida a Olegario y Aniceto.
Tomen asiento….¡¡Ustedes son mis hermanos de la Nueva Era….con gusto los recibo en mi punto planetario!!…

Olegario y Aniceto intercambiaron miradas sin decir nada

Silvio prosiguió: en mi meditación de hoy sabía que Uds. iban a venir  y les digo más, sé que me traen una muy buena noticia….la intuyo, sólo díganmela para confirmar que el mensaje recibido es cierto.

Silvio operaba a un nivel mucho más sofisticado. Toda la conversación de Olegario y Aniceto durante y después del encuentro con Alberto y Ricardo había sido grabada, y Silvio estaba al tanto de todo.

Para jugar un poco con Olegario y Aniceto les dijo: el mensaje que recibí me indica que ustedes tienen una propuesta que hacerme…una especie de selección entre la gente que les sigue…¿es así?...

Las caras de pasmados de Olegario y Aniceto eran como para filmarlas. Los dos quedaron más impresionados que si vieran a un fantasma..y casi balbuceando dijeron al unísono ..ssssí!.

Bueno, díganme en concreto qué me proponen.  Olegario y Aniceto desarrollaron su propuesta, y Silvio les dijo que sí, que la recibía con alegría en el corazón, que la encontraba muy razonable…pero que eso le iba a quitar su participación con todo el grupo, que era algo que él ambicionaba desde hacía mucho tiempo, y que esa pérdida tenia que tener una compensación, así que el pensaba que un 10% de las ganancias obtenidas por Olegario y Aniceto tenia que ser para él.

Ni Aniceto ni Olegario se imaginaron tan insólita propuesta. Comenzaron a discutir el hecho de que al pasarle gente más avanzada, ellos perdían de ganar a esa gente, que eran como 35 personas las que le estaban dando, que era un número significativo, etc. etc.pero Silvio se mantuvo firme, y cuando Olegario y Aniceto terminaron de argumentar, sólo les contestó mientras su mirada parecía perdida en el techo de la casa.. 10%...10%...10%..

Pero Silvio!...intentó argumentar Olegario….Silvio se puso de pie, y dijo: está bien…está bien…paz hermanos…paz…los superiores me dicen que acepte un 7%...y por única vez. Debo acatar su mandato…¡¡debo acatarlo!!

Olegario y Aniceto le dijeron a Silvio,  “trato hecho, por única vez un 7%”.  Se dieron un abrazo, todos sonrieron, Silvio les acompañó hasta la puerta y cuando la cerró,  no pudo resistir no romper en tremenda carcajada…no más de recordar cuando les dijo a Olegario y Aniceto sobre el mensaje que le traían…y las caras que pusieron ambos…
.
Silvio danzaba mientras se restregaba las manos y decía…¡es hermoso elevar la espiritualidad de la gente!!...

Olegario y Aniceto se fueron a un café a hacer cálculos.  No salían mal, y por el contrario, cuando dieran difusión de lo visto en el próximo contacto, y lo publicasen en su página web, en Twitter, Hi5, Facebook y otros lugares, la gente se iría a duplicar o triplicar.

La noche del gran contacto fue anunciada con bombos y platillos.  Esta vez la caravana llegó a 14 autobuses…pero había más de 50 automóviles…Aquello era un pandemonio.

A los que llegaron en auto, les cobraron por estar en el lugar para el contacto, lo cual pagaron generosamente. Mientras vendían agua fresca, libros, revistas, Discos Compactos, Disco de Video Digitales, banderines, placas conmerativas, medallones,etc. iban haciendo tiempo para que oscureciera.

Cuando oscureció y todo se calmó, Olegario comenzó el trabajo de guiar a la gente en la respiración, en la concentración, en mirar al cielo, en levantar las manos los que otras veces habían visto algo, en prepararse, en enviar mentalmente el mensaje, y esperar en silencio…y con paciencia…cuando llevaban 25 minutos así, de pronto (para sorpresa feliz de Olegario y Aniceto) acierta a pasar la Estación Espacial Internacional, y no pudieron evitar la exclamación  de la gente…que cuando terminaron de verla irrumpió en aplausos….

Olegario intervino para calmar el ambiente, para recomendarles no exclamar nada, para decirles que eso era un anticipo, que los hermanos del cosmos habían enviado con eso un saludo y reconocimiento a que ahí estaban pero que esperaran algo más…pero era necesario que cuando vean no digan nada. Si alguien ve algo, simplemente levanta la mano en silencio…

Aniceto entonces envio el mensaje de texto "Listo", Alberto y Ricardo a casi un kilómetro de distancia lanzaron a oscuras la plataforma que se elevó hasta unos 300 metros, y mientras la iban subiendo, la gente reunida comenzó a sentir una especie de zumbido pulsante que cada vez de cuasi imperceptible se hizo más notorio, aunque distante, y de pronto,  se encendieron las luces y apareció aquella figura oval, toda iluminada de color blanco….de pronto,  el blanco se hizo débil y apareció una franja ecuatorial de varios colores que se alternaban entre unos y otros y finalente esos colores dejaron de estar, las luces blancas se encendieron nuevamente, alcanzaron un punto de máximo brillo, de pronto hubo como un destello, y todo quedó a oscuras…

Un silencio impresionante siguió a aquella extraordinaria visión, había gente que lloraba, otros que daban gracias con los brazos en alto, quienes rezaban el Padrenuestro, o el Ave María…otros guardaban silencio y cabezas al cielo, o gachas…

Olegario tomó la palabra y dijo que tenia que reponerse de la tremenda emoción, nunca habían presenciado algo tan extraordinario, que todos seguramente tendrán para difundir lo que vieron entre amigos, compañeros, vecinos, familares e invitarles a una próxima reunión de contacto.

Mientras todos miraban asombrados, Aniceto había filmado todo el show, el verdadero espectáculo.

Con algunas imágenes compusieron la próxima edición de la página web, volvieron a las radios, esta vez dos diarios les reportearon, se cuidaron muy bien en lo que decían, más que nada su lema era “vengan y vean” y exhortaban a la gente a comunicarse con ellos vía correo electrónico.

Olegario y Aniceto eran conscientes de que no podían anunciar públicamente un próximo contacto porque no faltaría alguien que tratara de explorar el área hacia la cual se observaba “la nave extraterrestre” y se encontrara con los muy terrestres Alberto, Ricardo, la plataforma y el equipo.

Después el éxito logrado, una reunión entre Alberto, Ricardo, Olegario y Aniceto, solidificó al grupo, acordaron en dividir ganancias por igual, y planificaron para dentro de mes y medio otro contacto.

Silvio se llevó su 7 %, todos estaban felices, y el negocio no podía lucir mejor.

Mientras tanto, algunos narcos volaban sus avionetas a oscuras de noche, y no faltaba algún curioso que hasta por casualidad llegara a fotografiar algo no muy nítido…Ya estaban prontos más de un “experto” en fotografía que iba a decir que eso era un OVNI. 

Eso se llama “a río revuelto, ganancia de pescadores”.

Sin tener nada que ver con eso, Olegario, Aniceto, Alberto y Ricardo, ya consideraban buscar otros lados del país donde repetir la experiencia….

Mientras tanto, en una oficina del Comando de la Fuerza Aérea, el Coronel Astorga dialogaba con su subalterno el Teniente Ramírez. 

¿Se da cuenta Teniente en qué situación complicada estamos? Estos tipos no tienen idea de que nosotros sabemos muy bien todo el negocio que están haciendo…no podemos hacer nada contra eso, pero crean las condiciones para que el enemigo las aproveche.

Asi es mi Coronel, --dijo el Teniente, quien agregó-- y ahora nos quieren presionar para que demos a conocer públicamente los casos investigados…¡se creen que estamos ocultando extraterrestres! Pero no les podemos decir la realidad….

Ja! –exclamó el Coronel—sería bueno que supieran de las 75 pistas aéreas clandestinas que hemos detectado y clausurado. Pero esos son los secretos de Estado que no podemos bajo ningún concepto dar a conocer.  Y la lucha continúa….

Sí, mi Comandante, dijo el Teniente Ramírez…sólo que si de la Presidencia nos piden algo tendremos que responder con alguna información…

Poca…dijo secamente el Coronel Astorga. Daremos tres o cuatro casos en los que pudimos identificar aviones, pájaros y bolsas de polietileno, y aquella detección radárica dudosa que quedó ahí…sin explicación plausible, pero sin nada más que agregar tampoco.

En todo caso Teniente, haga una lista y elabore un informe en base a esos casos. Téngala por ahí a mano por si se ponen muy pesados.  Pero de aquí ¡no saldrá más nada!

¡Por supuesto que no mi Coronel!, casi exclamó el Teniente Ramírez, quien  mirando por una ventana se sentía orgulloso de ver flamear la bandera nacional... 

Milton W. Hourcade