¿POR QUÉ LA IDEA RELIGIOSA SE VINCULA A LOS F.A.I.?




ADVERTENCIA: Este artículo no justifica la existencia de sectas religiosas creadas en torno a los UAP. Sólo intenta dar una explicación de por qué surgen.
-----------
Permítaseme comenzar diciendo que lo desconocido por sí mismo, ejerce una especial atracción, es algo numinoso, misterioso.

Concuerdo con el Dr. Jacques Vallée que a través de toda la historia humana, han ocurrido acontecimientos extraordinarios vistos en el cielo para la mayoría de los cuales en su tiempo no había una explicación racional. La gente estaba maravillada, y encontraba en su fe religiosa un refugio o una explicación aceptable.

Pero no voy tan lejos como para pensar que esos fenómenos no pueden aún ser explicados en la actualidad, o que pertenecen a un universo paralelo que interactuó con el nuestro en el pasado y lo hace hoy; y que son de la misma naturaleza y pertenecen al mismo ámbito o tienen el mismo origen.

Esta es sin duda una hipótesis interesante, muy atractiva y persuasiva. Pero no ha sido demostrada, y eso no ha sucedido y probablemente nunca ocurra.

Tomando la fecha del 24 de Junio de 1947 como el comienzo de la era de los “platillos volantes”, el tiempo en que este tema comenzó a ser científicamente investigado y estudiado, es no obstante interesante que haya un vínculo subyacente con la  religión y la fe.

Gran cantidad de personas tiende a pensar que hay alienígenas visitando la Tierra, o que han estado aquí por siglos, aún, que son nuestros antepasados o creadores.

Cuando personas que adhieren estrechamente a la racionalidad, al pensamiento correcto y deploran la superstición, reaccionan y rechazan este enfoque religioso, y más aún,  luchan contra la existencia de sectas religiosas que se han creado bajo la premisa de que tenemos “hermanos del cosmos”, todo mezclado con la fe en Jesús, etc. es bueno echar una nueva mirada a todo el asunto.

Estarán de acuerdo conmigo en que es muy extraño que un militar de alto rango mencione dos veces en una conferencia de prensa a “los tiempos bíblicos” en referencia al tema FAI.

Pero eso fue precisamente lo que hizo el General de División John A. Samford, entonces nada menos que el Director de Inteligencia de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos de América.

En su famosa conferencia de prensa dada en la sala 3E-869 del Pentágono, el 19 de Julio de 1952, a las 4:00PM dijo: “Sabemos que denuncias de este tipo datan de los tiempos bíblicos.” Y nuevamente: “Hay mucho más actividad humana en el aire ahora de la que había, ciertamente, en los tiempos bíblicos…”

La pregunta obvia es: ¿por qué esas menciones y comparación con “los tiempos bíblicos”? ¿Existe un vínculo? Y si es así, ¿qué tipo de vínculo?, ¿es correcto establecer un vínculo?

Vallée diría que sí, que hay un vínculo, el vínculo de una consciencia no-humana que manipula el tiempo y el espacio, que ha estado presente a través de la historia, y que parece enmascararse para adaptarse a diferentes culturas, con el propósito de controlar a los seres humanos.

En una forma y visión totalmente diferente, Erich Von Däniken y Zecharia Sitchin apuntan hacia “antiguos astronautas” que iniciaron religiones en el mundo con el claro propósito de dominación.

Pero ¿por qué las personas hoy día están tan abiertas a esos enfoques que se vinculan con la fe?

Consideremos simplemente la cultura Occidental solamente. Dentro del ámbito judeo-cristiano, Éxodo19:20 nos dice que “Cuando el Señor descendió sobre el Monte Sinaí, sobre la cumbre del monte, el Señor llamó a Moisés a la cumbre del monte, y Moisés subió.”

Y Jesús enseño una oración a sus discípulos (Mateo 5:9-10) que comienza diciendo: “Padre Nuestro que estás en los cielos……hágase tu voluntad así en la Tierra como en el cielo.”

Estas son las enseñanzas que se imparten a los niños en la Catequesis y en las Escuelas Dominicales.

Por lo tanto, no es extraño que una considerable parte de la humanidad piense que tenemos un principal antepasado “en el cielo”, que somos criaturas de ese antepasado, que los ángeles son hacedores de la voluntad de su Padre, y que ellos descienden y ascienden al cielo.

Y esto es extremadamente importante si queremos considerar objetivamente por qué tantas personas adhieren a la idea de seres procedentes del Espacio, su conexión con nosotros, un posible propósito o plan, etc.

Personalmente sostengo que el tema FAI debería y tiene que ser considerado mediante la ciencia y por científicos. Que hay suficiente espacio para hacer eso, y que es la única forma válida de llegar a conocer algo acerca de diferentes fenómenos que son puestos todos juntos bajo la clasificación de Fenómenos Aéreos Inusuales.

Esto ya ha posibilitado descubrir algunas extraordinarias características del plasma, por ejemplo.

Por otro lado, las personas declaran adecuadamente que ellas “creen en los OVNIs” en el sentido de vehículos extraterrestres. Para ellas no es una cuestión de discusión, investigación, estudio y conclusión. Simplemente creen, y eso es todo lo que sienten que tienen que hacer.

El peligro de esta situación es que su creencia la mayoría de las veces está basada en falsa información, en claras indicaciones de un trabajo de operación psicológica, y/o en las palabras de un charlatán.

Por lo tanto, su original fe judeo-cristiana les ayuda muy fácilmente a adaptarla a una sociedad tecnológicamente desarrollada, y los FAI como una representación de una tecnología poderosa y superior son aceptados sin ninguna reserva.

Desde mi punto de vista, eso es lo que está ocurriendo actualmente. 

Milton W. Hourcade
Virginia, 1o. de Junio de 2015.


0 comments: