OVNIs: LA TRASTIENDA DE LA USAF


LA IMPORTANCIA DE ESTE ARTÍCULO


Jan L. Aldrich ha estado trabajando por años utilizando la Ley de Libertad de Información y una cantidad de muy importantes contactos, para recuperar y hacer públicos documentos relevantes que corresponden a la historia oficial de la investigación de OVNIS.

En este caso en particular, este trabajo es muy significativo para mí porque provee una prueba  concreta y bien documentada de que la idea de que “Tenemos visitantes del Espacio” fue proclamada y promovida desde los más altos niveles de la Inteligencia de la Fuerza Aérea de Estados Unidos.

Este es por lo tanto otro ejemplo que prueba más allá de toda duda, lo que sostengo en mi libro “OVNIs: La Agenda Secreta”, Fundación Anomalía, Santander, España, 2005; Editorial Cruz del Sur, Montevideo, Uruguay, 2007.

Hay otra cosa que no puede pasarse por alto: si en 1952 el General de Brigada William M. Garland, miembro del Directorio de Inteligencia de la USAF, estaba pensando en tener aviones caza equipados con misiles para derribar un OVNI  (lo que –dicho sea de paso—no era posible en ese tiempo) esto significa claramente que lo que cayó en 1947 cerca del Campo Aéreo Roswell del Ejército no tenía nada que ver con algo extraño.

La traducción de este trabajo me ha insumido muchas horas, pues es un material valioso que contiene aspectos técnicos y militares que demandan precisión.

Lo hago para poner un texto original en inglés al servicio de todos quienes no se manejan con dicho idioma. La única recompensa por esta mi labor, es que se reconozca el valor de la misma, que está hecha con la voluntad de llevar a todos el conocimiento de aspectos históricos que importa saber.


Milton W. Hourcade

DETALLES SECRETOS DE LA TRASTIENDA E HISTORIA DE LA PARTICIPACIÓN DE LA INTELIGENCIA DE LA FUERZA AÉREA DE EE.UU. EN EL FAMOSO ARTÍCULO SOBRE OVNIs DE LA REVISTA LIFE DE 1952: LA USAF CONSIDERÓ DERRIBAR UN OVNI CON UN MISIL.
Por Jean L. Aldrich
Dos documentos extraordinarios hallados en los archivos del Directorio de Relaciones Públicas de la Fuerza Aérea ocultan el argumento de que funcionarios del gobierno siempre consideraron el problema OVNI como nada más que un problema sin sentido que sólo requería un mínimo esfuerzo y el asegurar al público que todo estaba bajo control. En esos documentos se narran las informaciones de un investigador de la revista LIFE –uno de las publicaciones más poderosas de su tiempo – en que un oficial general de la Fuerza Aérea da a conocer que la USAF consideró intentar derribar un OVNI con un misil.
La importancia de estos descubrimientos no debería perderse en el a veces enigmático e intrincado laberinto de la nomenclatura y procedimientos militares. Cierta clarificación acerca del significado del material puede leerse en la conclusión de este artículo.
El primer paso en la apertura de la Fuerza Aérea de EE.UU. para abarcar el interés de la principal prensa en el tema OVNI fue dado en una reunión extraoficial en el Pentágono el 27 de Febrero  de 1952. Allí el investigador de LIFE Robert Ginna se reunió con el número dos del Directorio de Inteligencia de la USAF, el Gral. de Brigada William M. Garland.
El artículo resultante “¿Tenemos visitantes del Espacio?” en el ejemplar del 7 de Abril de 1952 de la revista LIFE aludía vagamente al plan de derribo, diciendo que se intentarían “intercepciones” y “si se da la oportunidad, se harían intentos por recuperar tales objetos no identificados.”
El artículo de LIFE desató una publicidad e interés mundial en los OVNIS. Generó comentarios del público y dentro de canales oficiales sobre cómo investigar mejor los OVNIs, incluyendo el uso de instrumentos para obtener información científica utilizando las ideas que la Fuerza Aérea expresaba en el artículo.
Tom Tulien del Sign Oral History Project solicitó una entrevista con Rober Ginna en 2009 respecto del artículo de la revista LIFE de Abril de 1952 “¿Tenemos Visitantes del Espacio?”. Lamentablemente, el Sr. Ginna declinó la entrevista debido a temas de su agenda y su sentir de que los acontecimientos estaban bien en el pasado.
El artículo de la revista permanece por sus propios méritos, pero las exactas circunstancias acerca del origen e historia de la investigación por el artículo probablemente nunca se conozcan.
Aparte de estos dos documentos, los registros oficiales arrojan luz sobre ciertos aspectos de la creación del artículo.  Es también posible ubicar ciertos acontecimientos en el contexto de la historia conocida de los OVNI.
Las respuestas oficiales y actividades planeadas para la misión planteada por el Sr. Ginna se documentaron en fuentes oficiales. Las mismas iban desde la historia inicialmente de Alto Secreto de los informes sobre los Estados del Proyecto Grudge/Blue Book, del Directorio de Inteligencia de la USAF en 1952, editados por el Capt. Edward J. Ruppelt, y el relato no oficial de Ruppelt  sobre el ejercicio de su cargo en el Project Blue Book, su libro de 1956 The Report on Unidentified Flying Objects. Otras referencias se ubicaron en los archivos de la Información Pública de la USAF sobre OVNIS de 1948 a 1952.   
Como lo ha señalado el investigador Brad Sparks, la investigación de la revista LIFE probablemente comenzó a mediados de 1949, pero quedó en suspenso por un tiempo luego que la revista TRUE “les ganara de mano” con el sensacional artículo de Keyhoe “The Flying Saucers Are Real” (Los Platillos Volantes son Reales), en Diciembre de 1949.
Repitiendo el título de su popular artículo en TRUE, el libro de Donald E. Keyhoe de 1950, “The Flying Saucers Are Real”, alude a los esfuerzos de investigación de otra importante revista y a la presión de publicar primero. Hay también vagas alusiones a que LIFE estaba haciendo alguna indagatoria en ese tiempo.
La investigación para el artículo de LIFE comenzó o se reanudó en algún momento de 1950 o a inicios de 1951. Durante las investigaciones de Ginna él obtuvo extraordinario acceso a las instalaciones y personal de la Fuerza Aérea  de Estados Unidos y de la Comisión de Energía Atómica. Parecería que algún individuo o individuos de alto rango facilitaron esas visitas, densamente influenciadas por la reputación mundial de LIFE.
Muchos investigadores de OVNI señalan al General de Brigada William Garland como el posible facilitador en esto. Garland llegó al Directorio de Inteligencia (DI) en Noviembre de 1951 y en pocos meses resultó profundamente interesado en el problema OVNI cuando su superior, el Director de Inteligencia, el General de División Samford expresó interés. Sin embargo, esto no explica quién podría haber ayudado a Ginna antes de asumir su cargo Garland en el Directorio. Tal acceso probablemente necesitaría  la influencia y autoridad de por lo menos un Teniente General.


  Gral. de Brigada William Madison Garland
 
La Oficina de Información de la USAF hizo arreglos para que Ginna visitara el Centro de Inteligencia Técnica Aérea (ATIC) en la Base Wright-Patterson de la Fuerza Aérea el 22 de Junio de 1951.  Ruppelt describió la visita en su libro, relatando que era obvio que la gente de inteligencia que le dio información al periodista no le impresionó por su conocimiento o dominio del tema.
Ruppelt narra en su libro que la actitud oficial hacia los OVNIs comenzó a cambiar luego de la visita de Ginna. En Septiembre de 1951 un incidente OVNI militar implicando radar y aviones del Fuerte Monmouth, en Nueva Jersey, resultó de conocimiento público. Una revisión del incidente en el Directorio de Inteligencia reveló que tanto la investigación como el análisis del incidente fueron pobremente llevados a cabo e inadecuados para la tarea. El 2 de Octubre de 1951, el Director de Inteligencia, el General de División Cabell  [Charles P. Cabell – N. del Traductor] ordenó una más completa y revitalizada investigación.
                                  

 Gen. Charles P. Cabell

El renacido” Proyecto Grudge se formó y reorganizó el 22 de Octubre de 1951, con un recién llegado jefe del proyecto.
A diferencia del Proyecto Sign, ninguno de los miembros del personal del ATIC fue nombrado para el proyecto. En cambio, un graduado recientemente como ingeniero aeronáutico y enrolado veterano de la Segunda Guerra Mundial que había sido recientemente ascendido a Teniente de la Reserva de la Fuerza Aérea de Estados Unidos fue designado para dirigir el nuevo proyecto: Edward J. Ruppelt.


            Capt. Edward J. Ruppelt          

Ruppelt fue asignado a una situación superior lo cual era muy inusual considerando su rango. Él llegó al ATIC en Enero de 1951 pero no recibió un acceso interino a Alto Secreto hasta Enero de 1952. Quizás su selección indicó que no se quiso que civiles “antiguos” estuviesen asociados con el proyecto sobre los OVNIs.
Quienes fueron asignados a inteligencia en Wright-Patterson sabían que algunos de los analistas del proyecto original habían sido dados de baja, siendo el último en irse Alfred Loedding, ”el iniciador del Proyecto Signo”.(Luego de la separación de Loedding de la Fuerza Aérea, éste fácilmente halló trabajo con la Armada y posteriormente retornó a Wright-Patterson en otra capacidad).
Nuevas políticas y directivas sobre los OVNIs comenzaron a fluir desde la oficina del Directorio de Inteligencia de la Fuerza Aérea en Washington. Se decidió que copias de las denuncias de OVNIs se enviarían a la Armada, el Ejército, la CIA  y otras agencias.
Una de tales acciones en Diciembre de 1951 implicó a la Sra. Helen Barber, editora gerente de la publicación interna clasificada “Air Intelligence Digest” en el DI, quien comenzó un estudio de OVNIs y el proyecto OVNI de la Fuerza Aérea, para el Directorio. Su proyecto se completó en Junio de 1952 y aún tiene que ser ubicado.  Ella tuvo que ver en varias investigaciones de OVNI y otras actividades semejantes en el DI.
Entre el 4 y el 14 de Enero de 1952, la Sra. Barber viajó en servicio interino del DI al ATIC para recoger material sobre OVNIs. Ruppelt no menciona su visita en sus informes de la situación.
En algún momento a comienzos de 1952 Ruppelt preparó para el Air Intelligence Digest, un artículo sobre objetos inusuales denunciados en el cielo antes de 1947.
Hizo una cantidad de viajes al Pentágono en Julio 21-22 y 28-29, para coordinar planes para el artículo. (Entre otras cosas durante esas visitas, se vio enfrentado a los dos fines de semana de las observaciones en el Aeropuerto Nacional de Washington. Extrañamente, al principio fue dejado fuera de las investigaciones del incidente del Nacional de Washington).  El artículo de Ruppelt nunca se publicó pero el borrador está en archivos del Proyecto Blue Book.        
Durante su visita en Enero al ATIC, el General de Brigada Garland le adjudicó también a la Sra. Barber y a otros la tarea de hacer un resumen de los aparatos aéreos alemanes no convencionales, prototipos y experimentales, desarrollados durante la Segunda Guerra Mundial y su posible uso por los soviéticos. El proyecto comenzó el 9 de Enero y se tenía que completar para el 25 de Enero.
Esto fue parte de un mayor esfuerzo respecto de los OVNIs que el General de Brigada Garland quiso, incluyendo el despacho de tres equipos cada  uno del Comando de Defensa Aérea (ADC) y del ATIC para tomar fotografías de radar y visuales de OVNIS en lugares donde había habido numerosas denuncias. (Se desconoce el resultado de esta tarea).
El 29 de Enero de 1952, dos diferentes incidentes ocurrieron en la zona de la guerra de Corea. Dos bombarderos B-29, uno volando sobre Wonsan y el otro sobre Sunchon, observaron objetos de color naranjo brillante, con forma de globos, volando paralelamente a sus aviones. El informe de dos observaciones independientes por tripulantes de dos diferentes escuadrones de bombarderos en dos lugares diferentes llegó al ATIC como un mensaje Secreto.
El 4 de Febrero, el Tte. Cnel. Ray W. Taylor en el ATIC envió un mensaje al Gral. de Brig. Garland (AFOIN-A), Asistente de Producción para el DI. Taylor sugirió varias posibles soluciones para las observaciones coreanas incluyendo “bólidos” o “foo-fighters”, un fenómeno que dijo nunca había sido completamente explicado.
La Fuerza Aérea y el nuevo Proyecto Grudge (Inquina) no estaban preparados para la publicidad resultante de tal importante incidente OVNI y fue tomada por sorpresa cuando alguien filtró detalles de las observaciones coreanas a la prensa. El 19 de Febrero la historia apareció en los diarios sin la habitual negativa de la Fuerza Aérea de que no había nada acerca de OVNIs. La prensa, en realidad, llamó sarcásticamente la atención del público a tal falta de negativa.
En ese momento, nuevas políticas de información sobre los OVNIs y las revitalizadas investigaciones de la Fuerza Aérea consistieron en discusiones e ideas tentativas sin directivas finales. El furor causado por la filtración de las observaciones desde la zona de guerra de Corea provocó decisiones para que la liberación al público de información se hiciera sobre la marcha.
Un despacho procedente de Tokio el 20 de Febrero informaba que tripulantes de B-26 vieron “globos naranjos de apariencia extraña” en los vuelos nocturnos sobre Corea.  El vocero de la Fuerza Aérea en Tokio y Corea se negó a hacer comentarios, diciendo que la información era “clasificada”. (En los archivos del Proyecto BlueBook no se encuentran tales informes de B-26).
Los hermanos Alsop [Joseph y Stewart Alsop eran famosos periodistas en su tiempo – N. del Traductor] fueron rápidos en escribir una columna cubriendo sobriamente los incidentes y las posibles implicancias de seguridad.
El 21 de Febrero, el Senador Richard B. Russell, Presidente de la Comisión del Senado sobre Servicios Armados, escribió al Secretario de la Fuerza Aérea solicitando un informe completo sobre las observaciones coreanas.
La edición del 22 de Febrero del Pacífico “Estrellas y Barras”, el diario oficial publicado para las tropas en el extranjero, contenía una declaración del Tte. Gral. (luego General) Otto P. Weyland acerca de las observaciones del “globo” del B-29. En un despacho desde Tokio, fechado el 21 de Febrero, el General Weyland establecía que “hasta el presente no se ha hecho una evaluación concluyente” acerca de las observaciones. Añadía que los informes hechos por tripulantes de las observaciones efectuadas durante misiones, proveyeron importante información sobre las tácticas y equipos del enemigo.



         Gral. Otto P. Weyland         

El 25 de Febrero, la carta del Senador Russell fue enviada al Director de Inteligencia con la solicitud de contestarla antes del 4 de Marzo. La Sra. Barber se encontraba entre el personal del DI que tuvo que elaborar una respuesta para el Senador.  Ruppelt, en tanto estaba activamente involucrado en recoger información sobre el incidente de Corea, fue excluido del análisis y la respuesta al Senador.
La investigación, el análisis, las declaraciones públicas, y la respuesta oficial a la Comisión del Senado sobre Servicios Armados mostraron la situación un tanto confusa que causaron los incidentes de Corea. En medio de esta turbulencia oficial, Robert Ginna comenzó su vista a la sede central de la Fuerza Aérea el 25 de Febrero de 1952.
De los Memorandos sabemos que el Sr. Ginna  --con la ayuda del General de Brigada Sory Smith, Director de la Oficina de Información de la USAF--  se reunió con el General Joseph F. Carrol, Sub-Inspector General,  y Director de Investigaciones Especiales. No se sabe qué se discutió, pero la Oficina de Investigaciones Especiales (OSI) había mantenido una actitud profesional hacia la investigación de los OVNIs, cuando los esfuerzos por la mayoría de las otras agencias de la Fuerza Aérea eran despectivos y las investigaciones pueden caracterizarse como mínimas. Ginna estaba más interesado en el “fenómeno de globos de fuego verdes” en el suroeste.
Él ya se había reunido previamente con el Dr. Lincoln LaPaz, experto en meteoros, en la Universidad de Nuevo México.
El Dr. LaPaz se había ofrecido voluntariamente para investigar OVNIs y los globos de fuego verdes con el Distrito 17 de la OSI, previamente encabezado por el Tte. Cnel. Doyle Rees.
El Dr. LaPaz fue personalmente testigo de globos de fuego verde y era el principal astrónomo referido por LIFE en el Incidente Nro.2). A través de la oficina del General Carroll, se le permitió a Ginna entrevistar al Col. Rees quien había sido asignado a Washington, D.C.  Ginna solicitó que el Tte. Cnel. (posteriormente General de División) Dewitt R. Searles le consiguiera una cita con el Centro Técnico de Inteligencia Aérea (ATIC) en la Base de la Fuerza Aérea Wright-Patterson, en Dayton, Ohio. El General de Brigada William M. Garland, Asistente para Producción del Directorio de Inteligencia, coordinó la propuesta visita y también programó una entrevista con Ginna antes que se fuese de Washington.
Ginna se reunió con el General Garland en la mañana del 27 de Febrero. La Sra. Barber y el Tte. Cnel. Searles  también estuvieron presentes. El General Garland dijo que él estaba interesado en propiciar una actitud más positiva  hacia los OVNIs, pidiendo relatos de observadores calificados.
El Gral. de Brigada Garland exhortó a LIFE que no hiciera la publicación hasta que estuviese disponible más evidencia concluyente, pero era obvio que Ginna no tenía la intención de seguir esta sugerencia. El Gral. de Brigada Garland sugirió un intercambio de información con LIFE. También reveló que la Fuerza Aérea estaba emitiendo una colección de instrucciones, estaba planeando  equipar a interceptores de todo tiempo con cámaras para fotografiar OVNIs, y podría hacer un intento de derribar uno con un misil.

                          
Mientras el Nike-Ajax del Ejército había sido sometido a pruebas en 1952, no sería desplegado hasta 1954. Estuvo más adelantado en el ciclo de consecución que los misiles de la Fuerza Aérea, pero a menos que alguna preparación especial extraordinaria se llevara a cabo, no estuvo listo para tratar de derribar un OVNI en 1952, como lo revelara el informe del General de Brigada Garland al investigador de la  revista LIFE Robert Ginna en Febrero 1952.


 La Fuerza Aérea por su parte, estaba desarrollando un misil de largo alcance guiado por radar, el Bomarc, que en el tiempo de la reunión con Ginna estaba aún a meses de su primera prueba de propulsión en Septiembre de 1952. Varios años de desarrollo siguieron y el primer escuadrón operacional Bomarc de la USAF –el Escuadrón 46 de Misiles de Defensa Aérea--  finalmente se produjo en serie el 25 de Marzo de1959.
 
El 3 de Marzo Ginna visitó el ATIC y se reunió con Ruppelt. Él llevó consigo informes de avistamientos por observadores altamente calificados.
La revista LIFE tenía representantes en todo el mundo que podían enviar informes que se podían intercambiar con la Fuerza Aérea.
La revista Time usó algo del mismo material que Ginna planeaba usar en un artículo en su sección de Ciencia acerca de los incidentes coreanos con B-29. Time también publicó la dirección de Civilian Saucer Investigations en Los Ángeles (CSI-LA), relató las actividades del Dr. LaPaz y el interés oficial de White Sands en los globos de fuego verdes, y en la historia de Frank Scully sobre un platillo que se estrelló.
En tanto el tema fue para la cubierta del 3 de Marzo, los suscriptores por correo habitualmente recibían Time y LIFE antes de que estuvieran a la venta en quioscos.
Del 5 al 10 de Marzo, la Sra. Barber visitó a los representantes editoriales del Time y Life en referencia a los artículos sobre el tema a ser publicado por las revistas. El 5 de Marzo, el Tte. Gral. Weyland dio una entrevista publicada en la edición europea de “Estrellas y Barras” del 6 de Marzo en la cual implicaba que pilotos rusos estaban volando en combate en Corea. Los militares, por supuesto, estaban bien conscientes de que pilotos rusos estaban combatiendo en Corea. El Tte.Gral. Weyland, que había servido con Patton durante la Segunda Guerra Mundial, orilló el tema mientras indicaba que ese era el caso. También expresó escepticismo sobre las explicaciones previas de que la causa de los avistamientos de los B-29 eran el brillo de los escapes de aviones, la respuesta que se le diera al Senador Russell.
El 8 de Marzo, el Secretario de la Fuerza Aérea respondió a una carta del Senador Russell que incluyó la conclusión del DI de que los tripulantes de los B-29 habían visto el brillo de escape de aviones comunistas. La conclusión fue firmada por el General Nathan F. Twining, Sub-Jefe del Estado Mayor.
El 14 de Marzo dos aviones de la Armada volando 50 millas aparte entre Guam y Pearl Harbor, Hawaii, encontraron dos OVNIs. El primer avión, que transportaba al Secretario de la Armada, Dan Kimball, tuvo dos discos de rápido movimiento que se le aproximaron e hicieron círculos alrededor antes de desaparecer hacia el este. El siguiente avión que transportaba al Jefe de la Investigación Naval, Arthur Radford, también encontró a los discos que hicieron círculos alrededor del avión y desaparecieron. Sólo los tripulantes vieron los OVNIs, no los pasajeros de alto perfil. La observación no se encuentra en los archivos del Proyecto Blue Book y no se hizo pública hasta Mayo de 1952.
Como resultado del incidente, el Secretario Kimball ordenó que se promoviera un proyecto separado de investigación de los OVNIs de la Armada. Los detalles y descubrimientos de tal esfuerzo aún tienen que ser localizados.
El Artículo de LIFE se publicó el 3 y 4 de abril con la carátula del día 7. Recibió cobertura en cientos de diarios en todo el mundo. El ATIC recibió 110 cartas como resultado del artículo mientras la propia revista LIFE tuvo 700 cartas. La Fuerza Aérea archivó muchas de esas cartas, que terminaron llenando dos microfilms. Dado que los “foo-fighters” se mencionaban en el artículo, algunos veteranos de guerra enviaron sus relatos, una selección de los cuales está publicada aquí en el Proyecto 1947. Cartas de otros artículos de revistas también están representadas en los microfilms. Incidentes de 1952 y retrospectivamente hasta el Siglo XIX son narrados en esta colección.
Contribuyeron con este ensayo: el fallecido Robert Todd, información hallada utilizando una donación para la investigación “OVNIs y el Gobierno”, provista por la Fundación Louis Farish; Robert Powell, Barry Greenwood, Brad Sparks, Isaac Koi, el Dr. Michael Swords y John Stepkowski.
                                                          — Jan L. Aldrich
 

0 comments: