DESCUBREN ONDAS GRAVITACIONALES: CIFRAS PARA MAREARSE

Por Massimo Teodorani
Astrofísico de Bolonia, Italia. Miembro del UAPSG-GEFAI.



Acabo de leer el artículo en las cartas de revisión de Física sobre el descubrimiento doblemente confirmado hoy (Febrero 7 de 2017), que básicamente consiste de: 1) Clara evidencia de ondas gravitacionales producidas por los rastros de agujeros negros (“Mergers”) cuando llegan juntos entre ellos luego de haberse hecho una espiral en sus mutuas órbitas; 2) Mayor confirmación observacional de la existencia de agujeros negros.

Aparte de todos los detalles técnicos de este excepcional artículo firmado por (literalmente) cientos de físicos y astrofísicos en que se muestra en gran detalle la forma en que se excluyó minuciosamente toda fuente de ruido instrumental como posible causa de la señal, me encontré particularmente impactado por las cifras extremas que aparecían:

1)    El radio de la órbita del sistema binario de agujeros negros: 350 km. Esto es: aproximadamente 430.000 veces menor que la distancia entre la Tierra y el Sol, lo que corresponde a un período orbital, en el momento de fundirse, del orden de 300 revoluciones por segundo, lo que significa un valor cercano a la velocidad de la luz, llegando a un valor de más de 9.000 mil millones de veces menos que el período orbital de la Tierra alrededor del Sol.

2)    La energía producida en el acontecimiento de fusionarse el brillo gravitacional (Peak): más de 10 ^ 56 erg / SEC (o sea un 1 seguido de 56 ceros), lo que significa que este tipo de acontecimiento es 100 mil millones de veces más poderoso que la explosión de una supernova estándar (10 ^ 45 erg / SEC), y un millón de veces más poderoso que los estallidos de Rayos Gamma (o una hipernova) (10 ^ 50 erg / SEC).

3)     Hay una longitud de onda calculada para la onda gravitacional (Graviton) detectada de 10 ^ 13 km. Esto significa: diez mil trillones de kilómetros más que las más extensas ondas de radio conocidas, las EBF (extra baja frecuencia) y cien mil trillones más extensas que las ondas electromagnéticas en la cuadrilla óptica.




La señal detectada por LIGO y compañía, correspondiente a un cambio en el espacio de una milésima del diámetro del protón, es de una magnitud, en términos espaciales como corresponde a una onda gravitacional, infinitamente pequeña para fenómenos tan potentes. De modo que para detectar ondas gravitacionales se requiere de acontecimientos de un poder desproporcionado y detectores extremadamente sensibles. El Interferómetro Laser LIGO (que no es una antena…) en sus próximas versiones triplicará la relación señal-ruido (en esencia: la sensibilidad) y entonces quizás pueda detectar acontecimientos de mucho menos energía, tales como la fusión de los Estrellas de Neutrones o el colapso de una estrella de neutrones en una estrella de quarks.

Otro ejemplo: 1) si no hubiéramos dispuesto de una precisión de 1cm/seg. (y actualmente de 1mm/seg.) en velocidad radial de los espectros ópticos nunca habríamos descubierto (con el método espectroscópico gravitacional) planetas extrasolares y esto se debe sólo y exclusivamente a la sofisticación de los instrumentos de medición utilizados: 2) si no hubiéramos podido detectar cambios periódicos en una parte de millón de pasajes sobre el brillo de una estrella nunca habríamos encontrado (con el método de Tránsitos fotométricos) Exoplanetas del tamaño de la Tierra, y esto se debe solamente al poder de resolución espacial y al rango dinámico de las nuevas cámaras CCD.

¿Qué significa esto en términos de dinero? Significa que: (a) que sin mediciones y sin instrumentos no se puede hacer verdadera ciencia (prescindiendo de las ideas geniales de los veteranos Riemann y Ricci-Curbastro que las convalidaron teóricamente); (b) la figura del científico loco aislado hoy no vale más si se quiere permitir la realización de (a) pero los resultados llegan solamente luego de la coordinación de trabajo técnico de centenares de “abejas obreras”.

Pero si no hay genios aislados (sabio que estimula a la “abeja reina”) que vigilan desde la trinchera, este proceso nunca podría iniciarse. La ciencia está hecha  de pequeñas chispas que luego se convierten en llamas. Sin chispas nada ocurre, y sin combustible tampoco pasa nada. Para eso, figuras como los veteranos son indispensables. Pero, por supuesto, que figuras como esas no deben llenar de agua baldes con agujeros.





Traducción especial para UAPSG-GEFAI de Milton W. Hourcade




0 comments: