LO MÁS RECIENTE EN DIVULGACIÓN DE OVNIS A NIVEL MUNDIAL


LO MÁS RECIENTE EN DIVULGACIÓN DE OVNIS A NIVEL MUNDIAL

Vicente-Juan Ballester Olmos

Nota: este trabajo fue publicado hace poco tiempo en www.academia.edu aunque data de 2011. Esperó su turno para brindarlo a nuestros lectores aquí, pues había otros artículos prometidos cuyo material nos  había llegado primero. Hoy damos cumplimiento a lo anticipado a nuestro amigo VJBO. Ya nos ha informado que dentro de un año actualizará el material aquí presentado, pero consideramos que no podíamos esperar un año más, sin dar a conocer lo ya elaborado, que es muy valioso.

La relación entre la sociedad y el gobierno en cuanto concierne al fenómeno OVNI es un tema muy complejo en muchos de los países más avanzados. La Defensa, agencias de inteligencia, fuerzas policiales y los mismos gobiernos han abordado el tema OVNI y la acumulación de archivos OVNI en una variedad de maneras, procedimientos y políticas, no-uniformes y variantes con el tiempo.

A través del modelo adjunto, el presente trabajo presente una imagen cronológica concisa de la historia de la apertura de archivos OVNI a nivel mundial. En el contexto actual, por “divulgación OVNI” quiero significar revelación, desclasificación o liberación de denuncias de OVNI de archivos gubernamentales a los medios de prensa, investigadores, y organizaciones dedicadas a los OVNI o directamente puestos al dominio público.

Esto se relaciona tanto con registros secretos como no secretos, informes militares y no militares, en suma, archivos oficialmente originados pertenecientes a observaciones de OVNIs.

Cada sumario de la realidad la distorsiona en cierta forma. En este caso, la tabulación del variado y a veces muy complicado proceso administrativo implicó transmitir cierta distorsión por necesidad. Desde mi punto de vista, la ventaja de producir esta compilación supera la necesaria reducción de información. He intentado consolidar todas los significativos o más importantes comunicados a lo largo del tiempo, en algunos casos seleccionando a partir de una variedad de acciones a lo largo de 60 años, con el propósito de lograr una revisión actualizada de las fórmulas nacionales utilizadas para cumplir con las aspiraciones de los ciudadanos de tener acceso a registros gubernamentales de información OVNI.

Los detalles intrincados de las burocracias internas, la forma en que las denuncias de OVNI han sido manejadas por las autoridades, las variadas relaciones de las fuerzas aéreas con la prensa o con ufólogos, la legislación nacional y, por sobre todo, una ignorancia general sobre si los OVNIs representan o no una amenaza a la seguridad nacional, han marcado las conductas históricas diferentes que observamos aquí.

Parece evidente que en la mayoría de los países, la publicación de informes de OVNI está vinculada a un cabildeo por los medios u organizaciones dedicadas a los OVNI. En otros casos, simplemente corre en forma paralela a la desclasificación rutinaria de archivos gubernamentales.

Los Estados Unidos de América tienen el panorama más complicado por lejos, mayormente por la multiplicidad de agencias implicadas, el inmenso volumen de material generado y la gran cantidad tanto de personajes como de acontecimientos involucrados. En la escena internacional, los EE.UU. tienen la delantera en el manejo de denuncias de OVNI y, en cierta forma, la mayoría de los países han modelado su propio manejo del tema OVNI según los estándares estadounidenses, para mejor o peor.

Masivas cantidades de documentación han sido desclasificadas y dadas a conocer por la USAF y otras agencias. Sin embargo hay evidencia de actual retención de información suplementaria por algunas agencias de inteligencia, tales como la CIA o la NSA, además de la USAF y NORAD. Si los documentos fueron destruidos, se perdieron o simplemente se ha rehusado a darlos a conocer, no lo sabemos.  Muchos investigadores de OVNI en Estados Unidos sospechan un comportamiento no creíble.  Las Agencias responden que la divulgación (esto es, revelar fuentes y métodos de inteligencia) podría poner en peligro las capacidades de la inteligencia estadounidense al arriesgar puestos de escucha en el extranjero, sistemas de escucha, técnicas electrónicas, etc. Respecto de la NORAD, su reticencia a hacer públicos sus archivos evitaría descubrir la cantidad total de blancos no correlacionados en el sistema. De cualquier manera, en cuanto a documentos de reales ocurrencias de OVNIS, es difícil para mí pensar en información de casos más sensacional que la que ya existe, ya sea desclasificada o en los propios archivos de los ufólogos. 

Como este trabajo lo muestra, una notable cantidad de información relacionada con los OVNIs procedente de fuentes oficiales ha sido  dada a conocer públicamente a la fecha, en muchos países. Pero a pesar de la extensa profusión de documentación OVNI disponible a nivel mundial, hay procesos para liberar información todavía no terminados, y otros aún no comenzados.

Lo siguiente es seguro: ocultar información simplemente alimentaría rumores acerca de conspiraciones y malas prácticas, es una permanente fuente de críticas, ensombrece la imagen de cualquier gobierno, y no es justa con quienes pagan impuestos. Todo esto puede ser evitado a través de un proceso de liberación de información cristalino.

El momento oportuno para la publicación de casos OVNI no es al azar. Hay una escalada, marcada, primero, por el cierre del Proyecto “Blue Book” de la USAF en Enero de 1970, la desclasificación de sus archivos más adelante ese año y su final transferencia a los Archivos Nacionales estadounidenses en 1976, seguido por una decisión similar en Canadá en 1980. Entre tanto, Nueva Zelanda comenzó a colocar los archivos OVNI en los Archivos Nacionales.  Investigadores de OVNIs tuvieron éxito en obtener que varios gobiernos europeos dieran a conocer públicamente o desclasificaran sus registros de OVNIs (Suecia en 1983, España en 1992). En otros países, la aplicación de la legislación vigente en relación con archivos públicos produjo la disponibilidad de archivos OVNI (Reino Unido 1987).  Estos ejemplos alentaron a las organizaciones dedicadas a los OVNIs y a investigadores a lograr la apertura de archivos OVNI (Portugal 1990, Italia 1998, Brasil 1999) y los precedentes internacionales produjeron efectos de copia e influyeron en otros países (Suiza en 1994, las Filipinas en 2000, Australia en 2003, Francia en 2007, Irlanda en 2007, Dinamarca en 2009) en cuanto a una divulgación en masa se refiere.

En  adición a las luces y sombras de la desclasificación en Estados Unidos, Europa y Australasia se destacan por la integridad y profesionalismo en los procesos de divulgación pública. Por el contrario, los países de Centro y Sudamérica han fracasado en avanzar en un desarrollo sistemático a escala total. [con excepción de Argentina y la labor de la CEFAe desde hace apenas dos años – N.del T.].

En algunas instancias, la divulgación inicial de documentos OVNI a periodistas creó una gran cantidad de fricción con las fuentes oficiales debido a un grave mal manejo de la información. Esto demoró en cantidad de años la posibilidad de un total proceso público de desclasificación (por ejemplo en España e Italia).

Considerando los múltiples precedentes a la fecha, la recomendación de este compilador es que los estudiosos activos locales de los OVNIs se contacten formalmente con su fuerza aérea u oficinas de defensa para presentar los siguientes argumentos:

1)   El fenómeno OVNI no representa amenaza alguna a la seguridad nacional; por lo tanto no es de preocupación de los militares
2)   La investigación de los OVNIs debe ser dejada exclusivamente a la ciencia, por metodología, enfoque e instrumentación.
3)   Retener información es difícilmente compatible con una política democrática.
4)   Muchos países del mundo, tanto grandes como pequeños, ya han hecho públicos sus registros de OVNIs.

Hay especialistas en Europa que han fomentado y estado atentos a los procesos de publicación o desclasificación nacionales, cuyo conocimiento y asesoramiento sobre las mejores prácticas pueden demostrar ser útiles a los gobiernos que deseen proceder en esta dirección.

Hay varios objetivos a lograr con la publicación de este trabajo. Primeramente, quiero proveer una compilación de información histórica que ilumina un tema generalmente oscuro. Luego, espero que generará una respuesta para expandir este cuadro y mejorar su precisión.  También, funcionarios gubernamentales pueden ser inspirados a comenzar procesos similares de divulgación en sus países.

Por sobre todo, dada la extensión geográfica y la amplitud en el tiempo de las operaciones de divulgación de casos OVNI bajo variadas situaciones políticas, eso demuestra que existe una razón para apoyarla como un asunto legítimo de investigación académica en la que historiadores, sociólogos, analistas de defensa e inteligencia, especialistas en ciencia de la información como bibliotecarios, archivistas y documentalistas, y otros  expertos pueden desarrollar disertaciones para un doctorado y publicar sus trabajos en periódicos para profesionales. Mejorará el actual conocimiento y atraerá a estudiosos a este campo con nuevas visiones, interpretaciones y perspicacia.

Aunque sin precedentes en su alcance mundial, este estudio no puede pretender ser exhaustivo; en realidad, es sólo una aproximación en el caso de algunas naciones. El cuadro estadounidense ha sido particularmente difícil de definir debido a información conflictual procedente de múltiples fuentes.
Como el mejor resumen posible de una historia fragmentaria perteneciente al tema en cuestión, al hacer esta investigación he encontrado que la verdadera historia de la interacción entre  Ministerios de Defensa y la comunidad de inteligencia y la denuncia de OVNIS (adquisición de información y análisis) aún está por escribirse.

Reconocimientos

En su fase de preparación, la plantilla adjunta ha recibido la invalorable cooperación de miembros de EuroUFO, la red más grande de investigadores OVNI europeos. En particular de Jean-Francois Baure, Björn Borg, Ole-Jonny Braenne, Piotr Cielebias, Dr. Dave Clarke, Dr. Joaquim Fernandes, Patrick Ferryn, Mikhail Gershtein, Patrick Gross, Pierre Lagrange, Anders Liljegren, Ulrich Magin, Bruno Mancusi, Claude Maugé, Joe McGonable, Matías Morey, Marco Orlandi, Theo Paijmans, Jean-Pierre Pharabod, Jenny Randles, Edoardo Russo, Class Svahn, Dr. Jacques Vallée y Frits Westra.

También aprecio la asistencia provista por otros colegas Ufólogos así como archivos nacionales y empleados civiles o personal militar: Alejandro Agostinelli, Coronel Eduardo Aguirre, Jan Aldrich, Edison Boaventura, William Chalker, Dr. Anthony Choy, Fernando Fernandes, Diane Frola, Peter A.Gersten, Ademar J. Gevaerd, Marcos González, Barry J. Greenwood, Richard Heiden, Milton Hourcade, Heriberto Janosch, Don Ledger, Kentaro Mori, Jonathn Newport, Francis Ridge, Jaime Rodríguez, Chris Rutkowski, Brad Sparks e Illobrand Von Ludwiger

Contacte al autor
Vicente-Juan Ballester Olmos
Apartado de correos 12140
46080 Valencia
España

fotocat@anomalia.org

Nota: Para ver la plantilla que acompaña este trabajo ir a: 

0 comments: