C.I.O.V.I. – UNA EXPERIENCIA SINGULAR EN UFOLOGÍA



Para muchos investigadores de OVNI en muchas partes el mundo que han estado trabajando con el tema por décadas, el nombre de C.I.O.V.I. les es familiar, y ellos saben cuán serio y confiable fue el trabajo de la institución uruguaya.

Pero para las personas que llegaron al escenario OVNI en años recientes, pienso que es bueno decir algo acerca de cómo empezamos, cuáles eran las ideas predominantes entonces, cómo el desarrollo de la investigación y estudio de casos cambió nuestras mentes y reformó nuestra visión completa acerca del tema OVNI.

Primero que nada, cuando comenzamos nuestras actividades éramos jóvenes. Probablemente yo era el más joven, con 19 años. Los otros estaban en el comienzo de la década de los veintes –23 a 25 años de edad.  Ese factor nos dio desde el comienzo entusiasmo emparejado con curiosidad.

Eso nos llevó inmediatamente a establecer contacto con organizaciones y personas en todo el mundo pero principalmente en Argentina, Brasil y Estados Unidos de América.
  
Todas esas personas y organizaciones y nosotros –por supuesto—compartimos la misma voluntad de conocer qué era lo que realmente estaba ocurriendo, pero aceptamos y hasta cierto punto disfrutamos el privilegio de conocer cosas que la vasta mayoría de la gente ignoraba. Nos sentimos depositarios de un secreto muy especial que para el público en general en ese momento de la historia sonaba ridículo: que éramos visitados por extraterrestres y que los “platillos volantes” como se les llamaba entonces, eran sus naves.

Cuando estaba editando el libro “Extraterrestres, Naves y Fraudes” (Amazon, Dic. 27 de 2018, 206 págs.) que fundamentalmente es la primera y única encuesta hecha entre los principales investigadores de Europa y las Américas, me di cuenta que todos comenzamos con las mismas ideas.

Es justo reconocer que esas ideas tenían un origen común: los Estados Unidos de América a través de organizaciones como el Comité Nacional de Investigación de Fenómenos Aéreos (NICAP) cuyo nombre era en cierta manera engañoso porque alguien podía pensar que el adjetivo “nacional” implicaba una organización oficial, añadido a que su sede estaba en Washington, D.C. la ciudad capital.

La otra importante institución estadounidense era la Organización de Investigación de Fenómenos Aéreos (APRO).

Ambas publicaban regularmente boletines con cantidad de información, fotos y gráficas.

Ambas apuntaban a un origen extraterrestre de los OVNIs.

Fue la permanente investigación aplicando el método científico, el sistemático y necesario escepticismo aplicado para analizar las declaraciones de los testigos y una firme adhesión al principio del rasero de Ockham lo que nos ayudó a explicar el cien por ciento de los casos que tratamos.

Y fue precisamente esta permanente labor de investigación, estudio y análisis de tantos casos lo que nos convenció de que no estábamos  tratando con extraterrestres, de que fue un mito creado por la Fuerza Aérea de Estados Unidos como una forma inteligente y astuta de ocultar las actividades aéreas experimentales y operacionales relacionadas con misiones de reconocimiento.

Un mito amplificado por los medios que penetró profundamente en las mentes del público en general. Un mito al que contribuimos inocentemente hasta que nosotros, por nosotros mismos, nos dimos cuenta que la realidad era totalmente diferente.

Un proceso similar sucedió con colegas en otras partes del mundo.

Es por eso que la actual investigación y estudio del tema ha devenido para unos pocos individuos la búsqueda en Antropología, Psicología e Historia.

Si prestamos atención a la realidad física de algo extraño, podemos pensar en un fenómeno natural hasta ahora no conocido o reconocido por la ciencia, o aparatos hechos por el ser humano usando un tipo superior de física.

Una cosa quisiera rescatar sobre el C.I.O.V.I.: conjuntamente con nuestro entusiasmo y curiosidad, estábamos animados en nuestro esfuerzo por la firme intención de servir al país.

Milton W. Hourcade
Se permite la reproducción parcial o total de este artículo si se menciona su origen.



0 comments: