CONCIENCIA ESPACIAL Y EL ANHELO POR INTELIGENCIA EXTRATERRESTRE




Desde el lanzamiento del primer satélite estadounidense en órbita (el Explorer I en Enero 31 de 1958) la creciente actividad espacial ha enviado cápsulas Mercury, Gemini y Apollo, las seis misiones que alunizaron, las misiones robóticas a Marte y otros planetas, las decenas de pruebas lanzadas también a asteroides y cometas, las extraordinarias imágenes provistas por los16 telescopios espaciales lanzados por India, Japón un grupo de naciones europeas y los Estados Unidos de América, más la Busqueda de Inteligencia Extraterrestre, los vuelos de los Trasbordadores y cápsulas Soyuz a la Estación Espacial Internacional, los espectaculares lanzamientos de cohetes privados y –por último pero no de menor importancia— el descubrimiento de exoplanetas, han creado entusiasmo y un ambiente especial entre astrónomos propensos al descubrimiento de vida en algún otro lugar, y a especular sobre la posibilidad de hallar vida inteligente.

La NASA informa que “A la fecha, se han descubierto y considerados “confirmados” casi 4.000 planetas. No obstante hay casi otras 3.000 detecciones de “candidatos” a exoplanetas que requieren más observaciones a fin de decir con seguridad si el exoplaneta es o no real.” 

Y el informe añade:
“Desde que se descubrieron los primeros exoplanetas a comienzos de los 1990s, el número de exoplanetas se ha duplicado aproximadamente cada 27 meses.”

Para mí, un curioso fenómeno está ocurriendo entre –al menos--  algunos astrónomos profesionales: la expectativa de encontrar y hacer contacto con otra inteligencia, el anhelo por inteligencia extraterrestre. 

Parece que nosotros como especie estamos aburridos o cansados de estar solos y comenzamos a querer alguna otra para establecer un diálogo y posible fructífera relación.

Pero esta es –sorprendentemente--  una visión muy inocente o romántica de lo que puede significar para nosotros el descubrimiento de otra inteligencia.

Personalmente, estoy muy preocupado acerca de este entusiasmo por hacer contacto con otra posible inteligencia.

Recuerdo la sabia advertencia lanzada por uno de los más brillantes talentos del mundo, el físico teórico británico Stephen Hawking cuando dijo: “Un día, podemos recibir una señal de un planeta como este, pero deberíamos preocuparnos de responderla. El encuentro con una civilización avanzada puede ser como los nativos americanos encontrando a Colón. Eso no terminó muy bien.”

Estoy persuadido de que hay astrónomos profesionales deseosos de enviar una señal de respuesta, pero entonces probablemente, deberemos prepararnos para lo peor: una invasión y la extinción de la especie humana.


Milton W. Hourcade
Mayo 7 de 2019. 

0 comments: