EL INTRINCADO MUNDO DE LA “UFOLOGÍA”: Sorprendentes revelaciones



El 29 de este mes –la fecha en que se creó el C.I.O.V.I. en Uruguay—celebraré 62 años como ufólogo.

Puedo recordar el entusiasmo que teníamos en 1958 cuando comenzamos nuestra tarea desde cero.

En nuestra experiencia, pudimos resolver todos los casos sometidos a nuestra consideración o aquellos que fuimos a investigar por nuestra propia iniciativa.

A lo largo de los años, y con renovada gente, una cosa fue característica del C.I.O.V.I.: éramos serios, responsables, confiables, nunca negociamos con el tema, nunca siquiera pensamos en hacer dinero explotando comercialmente el fenómeno.

Comenzando en 1959 cooperamos con la Fuerza Aérea Uruguaya y siempre hemos estado listos a hacerlo. Lo podemos hacer ahora mismo si se nos lo solicita.

Con todo esto como trasfondo, nunca pensamos que el ambiente ufológico podía ser tan retorcido, contaminado y distorsionado, a propósito.

Lamentablemente desde el mismo comienzo algunas personas vieron el tema OVNI como una forma de hacer dinero.

Recordamos muy bien lo que sucedió con los primeros contactados, como George Adamsky, Orfeo Angelucci, Truman Bethurum, Frank Scully, George Van Tassel y otros. Aquellos que convocaban a reunirse en un lugar llamado Giant Rock, en California, daban sus charlas acerca de sus “experiencias”, hablaban de sus viajes a otros planetas y vendían sus libros.

Ahora tenemos el pomposamente llamado Museo Internacional del OVNI y Centro de Investigación en Roswell, Nuevo México. Un lugar para adquirir libros, juguetes, disfraces de ET, etc. Simplemente para hacer turismo, y nada más.

Hay algunas imitaciones –aunque mucho más limitadas—en algunos otros lugares, particularmente en América Latina. Gente que declara una autopista como el camino de los OVNIs, o un campo como el lugar para el aterrizaje de OVNIs o para ver OVNIs. Gente que pone carteles dando la bienvenida a extraterrestres, y gente que explota la credulidad de otros para organizar excursiones a cierta especie de “santuarios” donde la presencia de seres de otra dimensión es sólo vista por quienes tienen fe…o han consumido algún alucinógeno.

Tenemos gente que fabricando falsas momias pretenden convencer a otros que son auténticas y pertenecen a extraterrestres.

Tenemos al charlatán de Sixto Paz Wells viajando permanentemente por América Latina para repetir cuentos acerca de viajes interplanetarios y contactos con extraterrestres.

Esto es lo que tendemos a ver como una fauna de actividades colaterales que aunque usa la sigla “ovni”, y algunos individuos se llaman a sí mismos “ufólogos” o “investigadores”, no son más que comerciantes del peor tipo.

Algunos de ellos tienen programas de TV –como Jaime Maussán en México— o programas de radio ---la lista es enorme. Otros elaboran videos que suben a YouTube y tienen páginas web o publican libros y producen videos y DVDs como Ademar Gevaerd en Brasil, quien también organiza “congresos” internacionales donde creer en alienígenas es una condición sine-qua-non para participar.

Todo esto es patético, pero ahora hay algo aún más siniestro y peligroso:

a) personas que pertenecen a una organización privada que presuntamente investiga denuncias de OVNI, y que posan internacionalmente como “investigadores/as oficiales”.

b) una compañía estadounidense que está ofreciendo contratos a algunos “investigadores” en América Latina siempre que informen a la compañía de casos OVNI y del posible hallazgo de “metamaterial” (supuestamente procedente de la caída de un OVNI).

Estamos estupefactos y vehementemente denunciamos esto que está sucediendo, y hay sólo una palabra para describirlo: corrupción.

Casi reviviendo un muerto

A menos que Ud. escuche o siga a los mentirosos, la realidad indica claramente que el tema OVNI en el Mundo está casi muerto.

No hay nuevos casos, no hay fantásticos encuentros, nada.

En Europa, los ufólogos se dedican a cuidar y poner en orden sus bibliotecas y archivos, intercambiar recortes de prensa y cosas como esas. El escepticismo ha ganado sus corazones.

En América Latina, con ínfimas excepciones, el tema ha perdido su atractivo y relevancia. Un libro escrito por un militar chileno lo dice claramente: “Los Extraterrestres Han Muerto: El mito OVNI-ET, Contactismo y Abducciones” por nuestro colega y miembro del GEFAI Rodrigue Andrés Bravo Garrido.

En Estados Unidos –por razones que aún no están claras —el Departamento de Defensa esta vez a través de la Marina está desesperadamente tratando de recrear el ambiente vivido al comienzo de la era OVNI. Usan la misma jerga para describir objetos o fenómenos vistos por pilotos, como la que se usó en la década de 1950: “algo que desafía las leyes de la física”, “maniobras imposibles”, “no de esta Tierra”.

Los casos de la Marina son de hace 16 y 5 años (Noviembre 14, 2004, y Enero 21, 2015). Nada nuevo, después de todo.

Fueron hechos públicos usando dos diarios: el New York Times y el Washington Post en 2017.

La historia detrás de las fotos asociadas con estos casos es la de un multimillonario (Robert Bigelow) que puso dinero para la campaña electoral de un Senador. Posteriormente este Senador (Harry Reid, líder de la Mayoría del Senado durante la presidencia de Barack Obama) convenciendo a otros dos colegas, obtuvo la aprobación de “dinero negro” –ese es dinero con un propósito no revelado—por un total de 22 millones de dólares, con dos principales recipientes: el multimillonario (10 millones de dólares) y el Pentágono (12 millones de dólares). Ver nuestro artículo del 7 de Octubre de 2019 bajo el título: “Diseccionando el caso de los U.A.P. de la Armada Estadounidense”.

Con ese dinero, el Departamento de Defensa (Pentágono) creó un programa llamado inicialmente Programa de Aplicación de Sistemas Avanzados de Armas Aeroespaciales (AAWSAP).

Este programa estudió diferentes enfoques tecnológicos para posibles futuras aplicaciones en vuelos espaciales, como lo revela esta lista oficial:

**¨Propulsión Espacial Avanzada Basada en Ingeniería del Vacío (Métrica del Espacio-tiempo).

**Modificación del Espacio-tiempo – Enfoque del Sensor Métrico

**Efectos Físicos como una Función de los Coeficientes del Tensor Métrico

    Intervalo del tiempo, Frecuencia, Energía

    La velocidad de la Luz en Regiones Alteradas del      Espacio-tiempo

    Modelado del Índice Refractivo

    Masa Efectiva en Regiones Alteradas del Espacio-tiempo

    “Fuerzas” de Gravedad/Antigravedad

Considerando:

     Desplazamiento al Azul del Espectro Infrarrojo del Poder   Calórico

      Doblez de la Luz en una Región Alterada del Espacio-tiempo

       La estructura métrica del Impulso de Distorsión de Alcubierre

Posteriormente el Departamento de Defensa creó otro programa llamado AATIP (Programa de Identificación de Amenaza Aeroespacial Avanzada) y declaró que no tenía nada que ver con OVNIs (llamados ahora UAPs).

Este programa originalmente trató con el peligro para las actividades aéreas y espaciales de Estados Unidos, planteado por actividades militares de Rusia o China.

El 15 de Abril, apenas hace 8 días, Rusia disparó un misil anti-satélite en una prueba de tecnología, que la Fuerza Espacial de Estados Unidos consideró una amenaza para sus pertenencias en órbita. El misil ruso es capaz de destruir satélites en órbita terrestre baja.

El AATIP también implicaba crear un centro de pericia en adelantos en tecnologías aeroespaciales.

Es posiblemente detrás de este segundo objetivos que AATIP esconde el interés en UAPs, y fenómenos inter-dimensionales y paranormales.

Y aquí llega Bigelow Aerospace.

Robert Bigelow, el multimillonario, fundó la compañía en 1998 usando una gran parte del dinero que obtuvo mediante la propiedad de su cadena de hoteles Budget Suites of America.

En 2013 Bigelow invirtió U$250 millones en la compañía y anunció que quería invertir U$500 millones durante 2015.

Posteriormente, Bigelow creó lo que ahora se llama Estudios Espaciales Avanzados de la Bigelow Aerospace (BAASS) que produjo un documento de 494 páginas bajo el título “El Informe Mensual” compilado para el AAWSAP.

En 2008 BAASS fue premiada con un contrato por U$10 millones con un año de garantía y una opción de 5 años.

La revista Popular Mechanics (Mecánica Popular) dice que “El Informe Mensual” fue seguido por muchos otros durante la duración del contrato, y el tema tratado no era el peligro planteado por tecnologías extranjeras sino por los UAPs.

Hay referencias a “fenómenos inter-dimensionales” y Popular Mechanics hizo una lista de los temas tratados por BAASS, entre los cuales:

--Planes estratégicos para organizar una serie de foros de debate intelectual destinados a amplias audiencias, acerca de “la potencial revelación de una presencia extraterrestre”.

--Proyectar bases de datos de materiales relacionados con UAPs compilados a través de varias colaboraciones, y la intención de expandir esas bases de datos coordinándolas con gobiernos extranjeros.

--Resúmenes de múltiples acontecimientos UAPs tanto dentro de EE.UU. como en países extranjeros.

--Fotografías de UAPs provistas por varias fuentes, incluyendo gobiernos extranjeros.

Teniendo en cuenta este trasfondo, BAASS ha estado tratando de contactar investigadores en países extranjeros.

El autor de este artículo recibió en 1999 una carta de la señorita Melissa Godoy quien estaba tratando de explorar la posibilidad de trabajar con BAASS intercambiando información sobre OVNIs.

Ella recibió la información adecuada acerca de la forma en que el C.I.O.V.I. encaraba el tema, la investigación que el Centro desarrolló en Uruguay y los resultados de su trabajo. Fue suficiente para no oír nunca más acerca de la Srta. Godoy o de BAASS.

Pero nosotros sabemos que más recientemente BAASS envió a América Latina a un grupo de personas –algunas de ellas ex agentes de la USAF trabajando para la compañía.

Visitaron Brasil, Argentina y posiblemente Uruguay, y también estaban interesadas en entrar en contacto con investigadores en Chile, por lo menos.

Entre las personas que fueron a América Latina estaban la Srta.Godoy, Tim Koonce, Lucas Gornicher, Loran Huffman y Douglas Kurth.

Algunas otras personas –ese es el caso de Argentina—fueron contactadas por correo electrónico firmado por Colm Kelleher.

Hay una notoria intención de implicar en el programa desarrollado por BAASS a cuantos investigadores e instituciones sea posible, no importa si son privados u oficiales. Pero detrás de la compañía está el Departamento de Defensa.

Si ponemos las piezas en orden, BAASS es usada para contactar y si es posible comprometer a países extranjeros en la política que el Departamento de Defensa quiere desarrollar.

Y esa política no es otra que la de crear –una vez más—una especie de euforia en acerca de los UAPs.

Pero ellos saben que el deseo de conocer, la curiosidad y el interés despertados por casos que sucedieron en Estados Unidos comenzando por Kenneth Arnold, más películas, libros y artículos en revistas de aquella época, no son los mismos.

Por lo tanto necesitan enviar gente a América Latina tratando de dar un empuje a la natural apatía actual, y aún estar listos a gastar algunos dólares para pagar por la cooperación de investigadores.

¡Esto nunca sucedió antes!

Y cuando hablan de gobiernos, el nivel que ellos pueden alcanzar nos dice que ellos piensan que las autoridades en América Latina son suficientemente corruptibles que ellos pueden ganarse su favor entregando algunos dólares aquí y allá.

No queremos ofender a ningún gobierno. Pero no dudamos que algunos individuos seguramente están listos para cooperar a cambio de dinero, porque esa es la razón por la cual siempre han estado interesados en los OVNIs: cómo hacer dinero.

Estamos seguros que ningún/a investigador/a honesto/a, serio/a y confiable aceptará venderse a la voluntad de BAASS.

Como escribí en mi libro “Elementos de Ovnilogía – Guía para la Investigación” (Montevideo, 1989, 102 páginas) el 4 de Mayo de 1986 desarrollamos conjuntamente con el investigador argentino Dr. Roberto E. Banchs un documento bajo el título “Perfil de la Ovnilogía”.

Dentro de ese perfil estaba el principio de No-Subsidiariedad y dice: “Es necesario elaborar una política de investigación y estudio que no sea subsidiaria de intereses, conceptos, opiniones o iniciativas extranjeras, sino que tenga un firme arraigo en los intereses, la perspectiva y las posibilidades de cada país.

Continuamos pensando de la misma manera.

Llegados a este punto, es obvio que necesitamos encontrar una explicación para el bombardeo de comunicados de prensa, comentarios en TV, y la abundancia de opiniones en Estados Unidos acerca de los posibles UAPs vistos por pilotos de la Marina, la creación de AATIP, la creación por el History Channel de una serie de TV con el Sr. Luis Elizondo como la principal figura, llamada “No identificados: Dentro de la Investigación OVNI de Estados Unidos”, la creación también por el History Channel de la serie “Proyecto BlueBook” representando a un absurdo Dr. J. Allen Hynek y exagerando los hechos de algunos “casos OVNI”; la actividad de BAASS y también la creación de “A las Estrellas - Academia de Arte y Ciencia” (una especie de NICAP de Donald Keyhoe pero esta vez encabezado por un cantante de rock llamado Tom DeLonge) lo cual consideramos que no es serio.

La explicación es simple: por un lado Estados Unidos está realmente preocupado de que un día pueda haber un accidente debido a la sospechada interferencia de aparatos de Rusia o China. Ambos países están trabajando en el desarrollo de vehículos planeadores hipersónicos.

Rusia declaró que el “Avangard” –el nombre del planeador—será capaz de desarrollar 20 veces la velocidad del sonido o más.

China ha desarrollado misiles hipersónicos que pueden alcanzar 10 veces la velocidad del sonido.

Por otro lado, Estados Unidos está trabajando en el desarrollo de misiles hipersónicos capaces de superar varias veces la velocidad del sonido. El contrato le ha sido dado a la compañía Lockheed Martin.

También Lockheed Martin está a cargo de desarrollar el SR-72 hipersónico. Llamado el “hijo del SR.71” el avión espía supersónico, el SR-72 no será tripulado y será capaz de alcanzar una velocidad de 23.335 kilómetros por hora.

Pero tiene que haber algo más, más revolucionario, y por todo eso, como en los viejos tiempos, es necesario crear la idea de los UAPs. Esta vez no extraterrestres, pero de otra dimensión. Por si acaso alguien ve algo extraordinario que se supone no debería haber visto.

Quienes hayan leído mi libro “OVNIs: La Agenda Secreta” entenderán esto perfectamente bien. [el libro está disponible en su versión electrónica en Amazon.com].

Tenemos que tener en cuenta que poco después de las observaciones hechas por pilotos del portaviones USS Nimitz y del Crucero de Misiles Guiados USS Princeton, personas con autoridad llegaron en un helicóptero y secuestraron las grabaciones EP (protección electrónica) de ambos navíos.

Continuaremos con nuestro trabajo

Imperturbables respecto de lo que BAASS pueda estar haciendo, continuaremos con nuestro trabajo que adecuadamente le llamamos hoy Identificación Aero-Espacial.

El mismo implica el enfoque científico para estudiar y analizar cualquier denuncia de UAP, aplicar toda la experiencia que hemos acumulado, todo el conocimiento y la tecnología que podemos usar actualmente –una gran diferencia comparada con lo que era posible hace 40 o 50 años— y ser capaces válidamente de explicar las denuncias de UAPs.

Una vez que han sido explicadas, al final de cada año –pero también en cualquier momento si fuese necesario—estamos listos para hacer público lo que hemos hecho. Estamos en contra del secreto y nos suscribimos a una política de transparencia y comunicación.

De la misma manera, si hubiera cualquier caso en el cual no pudiéramos alcanzar una conclusión válida, lo vamos a declarar.

Todo nuestro trabajo está listo para ser sometido a la revisión por pares, como la forma correcta de ratificar la validez o corregir cualquier error.

Estamos dispuestos a proveer información a cualquier investigador que nos la solicite, pero basados en un mismo nivel de intercambio.

Y seguiremos siendo selectivos respecto a las personas que puedan ser parte de nuestro trabajo y quieran participar como miembros del GEFAI.

Milton W. Hourcade

Iowa City, Abril 23 de 2020

0 comments: