LOS ALIENÍGENAS ESTÁN AHÍ FUERA. Pero un nuevo estudio sugiere que son más raros de lo que pensamos.


La investigación ha sorprendido porque sugiere que los humanos son extraordinariamente especiales, a pesar del hecho de que la galaxia está llena de planetas.

Lo que sigue es la versión en español, exclusiva para el UAPSG-GEFAI, del artículo originalmente publicado en "THINK" el 5 de este mes, cuyo autor es el Astrónomo Seth Shostak, principal del Proyecto S.E.T.I. (Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre).

Consideramos que este artículo es de interés para nuestros lectores. 

--------------------------



De acuerdo a un nuevo análisis por científicos de la Universidad de Nottingham en Inglaterra, no tenemos mucha compañía alienígena.

El 15 de Junio, dos investigadores publicaron un trabajo en el Astrophysical Journal argumentando que la Vía Láctea –que sostiene un estimado de varios cientos de miles de millones de estrellas—puede albergar tan poco como 36 sociedades alienígenas. Ese es un número sorprendentemente pequeño, aunque los autores hicieron un segundo y más generoso análisis en el cual dicen que el conteo puede ser de tantos como mil.

De cualquier manera, su conclusión es que, como los automóviles con cambio manual, las civilizaciones extraterrestres son escasas y están lejos entre sí. Esto implica que nuestros más cercanos amigotes están por lo menos a varios miles de años luz.

Ustedes se preguntarán por qué esta historia causó asombro. Bueno, haría al Homo sapiens extraordinariamente especial, a pesar del hecho de que la galaxia está llena de planetas. Desconcierta a científicos (incluyéndome) porque, históricamente, cada vez que hemos pensado que ocupamos un lugar privilegiado en el universo, estuvimos equivocados. Recordemos que hace seis siglos, personas educadas habían asegurado que la Tierra era el centro del cosmos.

¿Cómo llegaron los expertos británicos a tan asombrosamente bajo cálculo? Después de todo, ha habido suficientes estudios previos sobre este tema como para llenar una pequeña multitud de discos duros. El Astrónomo Carl Sagan calculó que la Vía Láctea alberga un millón de sociedades. Una declaración más conservadora es que ese número es cercano a los 10.000. Entonces, ¿Por qué estos británicos no están de acuerdo?

Los científicos arribaron a su conteo bajo usando una variante de la ecuación de Drake – el método favorito de todos para calcular un conteo de cabezas alienígenas. Esa famosa fórmula, que fue presentada por el astrónomo Frank Drake en 1961, es una cadena de siete parámetros que, cuando se multiplican juntos, calculan la cifra de sociedades tecnológicamente expertas en la galaxia. Los parámetros incluyen la abundancia de planetas parecidos a la Tierra, la fracción que engendra vida, etc.

Sin embargo, hay un término en esta ecuación que genera cantidad de debate porque es exclusivamente sociológico. Es la extensión de tiempo en que una civilización tecnológica mantiene su habilidad y emite ondas de radio o de luz hacia el espacio. Eso es importante porque si una cultura alienígena mantiene silencio, nunca podríamos encontrarla.

Al calcular la duración de una especie tecnológica, los autores del trabajo hacen una gran suposición. Ellos mencionan que los humanos han estado enviando señales al espacio por cerca de un siglo. Eso es más que suficiente. Pero entonces ellos invocan algo que han acuñado como el Principio Astrobiológico Copernicano (lo que otros modestamente llaman el principio de mediocridad) y dicen que el universo está comprometido en un masivo juego de “Simón Dice”. Cualquier cosa que hayamos hecho en la Tierra, el resto del universo lo ha imitado perfectamente.

Entonces porque hemos tenido radio por casi cien años, el dúo de Nottingham supone que todas las culturas tecnológicas usarán esta tecnología por un siglo. Pero entonces se detendrán, y la radio seguirá el camino de lo obsoleto. El radar, la televisión, Wi- Fi --todos esos usos para radio desaparecerán y entonces los alienígenas se adelantarán hacia otra tecnología no especificada.

Puede que no se tenga ningún problema con esa suposición. Después de todo, no sabemos cuánto va a durar la tecnología de radio en nuestra Tierra, de modo que es tentador tomar nuestra propia experiencia --que se extiende por casi un siglo-- y aplicarla a todos. Pero eso es arriesgado. ¿Diría Ud. que porque hemos tenido aviones por un siglo, los alienígenas tendrán aviones por un siglo y nada más?

La radio es una tecnología muy útil, basada en ciertos fundamentos físicos. Puede seguir dando vueltas tanto como las de una rueda. De modo que sería ciertamente razonable suponer que la vida tecnológica de sociedades es de 10.000 años, y no 100. Eligiendo la cifra mayor aumenta el cálculo de mundos habitados en 100 veces.

Los planetas similares a la Tierra pueden espontáneamente generar organismos vivos, y algunos mundos eventualmente engendrarán una especie inteligente. Pero seguramente no todos esos mundos harán eso.

En otras palabras, esta arbitraria suposición --que utiliza la corta vida de la radio-- es largamente responsable por el inusualmente bajo cálculo de los autores para la cifra de sociedades alienígenas.

Pero esperen, aún hay más.

Una segunda premisa del artículo de Nottingham es igualmente asombrosa: a saber, que cada planeta del tamaño de la Tierra con un clima moderado producirá vida, y luego de 4 a 5 mil millones de años, aparecerá vida inteligente.

Ahora, por supuesto, la mayoría de los científicos está de acuerdo con lo obvio: que planetas como la Tierra pueden espontáneamente generar organismos vivos, y algunos mundos finalmente producirán especies inteligentes. Pero seguramente no todos esos mundos lo harán. Eso es como decir que todo niño que toma lecciones de piano inevitablemente ganará el premio Van Cliburn.

El artículo de Nottingham ha despertado mucha atención porque declara que la cantidad de mundos habitados es posiblemente insignificante. Pero, en realidad, al hacer su propia suposición uno puede extraer casi cualquier cálculo para la cantidad de especies cósmicas inteligentes. En cuanto a mí, pienso que un mínimo sería 70, la cifra que consideraron para acumular roles para hablar en “Star Trek”. Aún ese total derrotaría el bajo límite publicado en este artículo.


Seth Shostak

0 comments: