50 AÑOS A LA CAZA DE OVNIS

 


Es un libro que en forma amena presenta anécdotas sensacionales, historias y hechos desconocidos por el público que jalonaron la investigación del tema en Uruguay por parte del Centro de Investigación de Objetos Voladores Inidentificados (C.I.O.V.I.) la entidad pionera en el país.

Germán Sergio Vázquez y Milton Washington Hourcade fueron hasta hace 3 años los únicos co-fundadores del Centro que quedaban. Lamentablemente Vázquez falleció el 27 de Julio de 2018, dejando solo a Hourcade como representante de ese grupo selecto que tuvo la visión de dedicar su tiempo y talento a investigar el tema de los Fenómenos Aéreos Inusuales en 1958, cuando nadie se dedicaba a ello.

Todos lo encararon como una forma de servicio al país.

Hourcade, periodista, escritor, conferencista, lleva escritos 5 libros sobre este apasionante tema, 2 en idioma español y 3 en inglés. Este es pues, su sexto libro.

Radicado desde Julio de 1989 en Estados Unidos, Hourcade sigue siendo el Coordinador Internacional del Grupo de Estudio de Fenómenos Aéreos Inusuales, (UAPSG-GEFAI) que es una entidad internacional con integrantes de 12 naciones de diversos países de Europa y las Américas. El Grupo tiene una página web para sus integrantes y personas interesadas en https://www.uapsg.com/

Cada verano que ha viajado a Uruguay ha dictado una conferencia en el Planetario de Montevideo. 

El libro está publicado por Amazon en formato de e-book. Su precio es de tan solo US $5.99, y es gratis las personas que participan en Kindel Unlimited

Los royalties que le correspondan por la venta de este libro ha decidido donarlos a la American Cancer Society.

PARA SUPERAR TODA CONTROVERSIA INÚTIL, AQUÍ ESTÁ EL INFORME OFICIAL DEL PENTÁGONO


 NOTA: Hubiésemos querido reproducir la versión PDF del informe, pero lamentablemente el sistema no lo permite. Fue necesario copiar todo el documento al formato Microsoft Word y de esta manera poderlo incluir aquí. Espero no haya problema en leerlo.

 

SIN CLASIFICAR OFICINA DEL DIRECTOR DE INTELIGENCIA NACIONAL Evaluación preliminar: Fenómenos Aéreos No Identificados 25 de junio de 2021 Traducido al español por: Arturo Albarrán Carriedo

ALCANCE E HIPÓTESIS Alcance La Oficina del Director de Inteligencia Nacional (ODNI) presenta este informe preliminar en respuesta a la disposición del Informe del Senado 116-233, que acompaña a la Ley de Autorización de Inteligencia (IAA) para el año fiscal 2021, según la cual el DNI, en consulta con el Secretario de Defensa (SECDEF), debe presentar una evaluación de inteligencia sobre la amenaza que suponen los fenómenos aéreos no identificados (UAP) y los progresos que el Grupo de Trabajo de Fenómenos Aéreos No Identificados (UAPTF) del Departamento de Defensa ha realizado para comprender esta amenaza. Este informe proporciona una visión general para los responsables políticos de los retos asociados a la caracterización de la amenaza potencial que suponen los UAP, a la vez que proporciona un medio para desarrollar procesos, políticas, tecnologías y formación relevantes para el personal militar y otros miembros del Gobierno de Estados Unidos (USG) en caso de que se encuentren con UAP, con el fin de mejorar la capacidad de la Comunidad de Inteligencia (CI) para comprender la amenaza. El Director de la UAPTF es el funcionario responsable de garantizar la recopilación y consolidación oportunas de los datos sobre UAP. El conjunto de datos descrito en este informe se limita actualmente, sobre todo, a los informes del Gobierno de EE.UU. sobre los incidentes ocurridos entre noviembre de 2004 y marzo de 2021. Los datos se siguen recopilando y analizando. La ODNI preparó este informe para los Comités de Inteligencia y de Servicios Armados del Congreso. La UAPTF y el Director Nacional de Inteligencia para la Aviación del ODNI redactaron este informe, con aportaciones del USD(I&S), la DIA, el FBI, la NRO, la NGA, la NSA, las Fuerzas Aéreas, el Ejército, la Armada, la Marina/ONI, la DARPA, la FAA, la NOAA, la NGA, el ODNI/NIM-Tecnología Emergente y Perturbadora, el ODNI/Centro Nacional de Contrainteligencia y Seguridad, y el ODNI/Consejo Nacional de Inteligencia. HipótesisLas diversas formas de sensores que registran UAP generalmente funcionan correctamente y capturan suficientes datos reales para permitir las evaluaciones iniciales, pero algunos UAP pueden ser atribuibles a anomalías de los sensores. 

 

RESUMEN EJECUTIVO La escasa cantidad de informes de alta calidad sobre los fenómenos aéreos no identificados (UAP) dificulta nuestra capacidad para sacar conclusiones firmes sobre la naturaleza o la intención de los UAP. El Grupo de Trabajo sobre Fenómenos Aéreos No Identificados (UAPTF) examinó una serie de informaciones sobre UAP descritas en los informes de los militares estadounidenses y del CI (Comunidad de Inteligencia), pero debido a que los informes carecían de suficiente especificidad, reconoció finalmente que era necesario un proceso de información único y adaptado para proporcionar datos suficientes para el análisis de los sucesos de UAP. 

-Como resultado, el UAPTF concentró su revisión en los informes ocurridos entre 2004 y 2021, la mayoría de los cuales son resultado de este nuevo proceso adaptado para captar mejor los eventos de UAP a través de informes formalizados. -La mayoría de los UAP notificados probablemente representan objetos físicos, dado que la mayoría de los UAP se registraron a través de múltiples sensores, que incluyen el radar, los infrarrojos, los electroópticos, los buscadores de armas y la observación visual.

 En un número limitado de incidentes, los UAP parecieron mostrar características de vuelo inusuales. Estas observaciones podrían ser el resultado de errores de los sensores, de la suplantación de identidad o de la percepción errónea de los observadores y requieren un análisis riguroso adicional. Es probable que existan múltiples tipos de UAP que requieran diferentes explicaciones basadas en la gama de apariencias y comportamientos descritos en los informes disponibles. Nuestro análisis de los datos respalda la idea de que, si se resuelven los incidentes individuales de UAP, éstos entrarán en una de las cinco categorías explicativas potenciales: desorden aéreo, fenómenos atmosféricos naturales, programas de desarrollo del Gobierno de EE.UU. o de la industria estadounidense, sistemas adversarios extranjeros y un cajón de "otros". 

Los UAP plantean claramente un problema de seguridad de vuelo y pueden suponer un reto para la seguridad nacional de Estados Unidos. Las preocupaciones de seguridad se centran principalmente en los aviadores que se enfrentan a un dominio aéreo cada vez más saturado. Los UAP también representarían un reto para la seguridad nacional si son plataformas de recolección de adversarios extranjeros o proporcionan pruebas de que un adversario potencial ha desarrollado una tecnología innovadora o disruptiva. La consolidación coherente de los informes de todo el gobierno federal, la presentación de informes estandarizados, el aumento de la recopilación y el análisis, y un proceso racionalizado para el examen de todos esos informes en comparación con una amplia gama de datos pertinentes del Gobierno de los Estados Unidos permitirán un análisis más sofisticado de los UAP que probablemente profundizará nuestra comprensión. Algunos de estos pasos exigen muchos recursos y requerirían una inversión adicional.

LOS INFORMES DISPONIBLES SON EN GRAN PARTE INCONCLUSIVOS Los datos limitados dejan la mayor parte de los UAP sin explicar... 

Los datos limitados y la incoherencia de los informes son los principales desafíos para evaluar los UAP. No existía ningún mecanismo estandarizado de presentación de informes hasta que la Armada estableció uno en marzo de 2019. La Fuerza Aérea adoptó posteriormente ese mecanismo en noviembre de 2020, pero sigue limitándose a la presentación de informes de los SGA. Durante su investigación, el UAPTF escuchó con regularidad y de forma anecdótica otras observaciones que se produjeron pero que nunca fueron recogidas en los informes formales o informales de esos observadores. Después de considerar cuidadosamente esta información, el UAPTF se centró en los informes que implicaban a los UAP en gran medida presenciados de primera mano por los aviadores militares y que fueron recogidos de sistemas que consideramos fiables.

Estos informes describen incidentes ocurridos entre 2004 y 2021, la mayoría de los cuales se produjeron en los dos últimos años, a medida que el nuevo mecanismo de notificación fue más conocido por la comunidad de la aviación militar. Pudimos identificar un UAP reportado con alta confianza. En ese caso, identificamos el objeto como un gran globo que se desinflaba. Los demás siguen sin explicación. · -144 informes procedían de fuentes del Gobierno de los Estados Unidos. De ellos, 80 informes incluían la observación con múltiples sensores. o La mayoría de los informes describían los UAP como objetos que interrumpían un entrenamiento previamente planificado u otra actividad militar. Retos de la recopilación de UAP Los estigmas socioculturales y las limitaciones de los sensores siguen siendo obstáculos para la recopilación de datos sobre UAP. Aunque algunos desafíos técnicos -como la forma de filtrar adecuadamente el desorden del radar para garantizar la seguridad del vuelo de las aeronaves militares y civiles- son de larga data en la comunidad aeronáutica, otros son exclusivos del conjunto de problemas de los UAP. · Los relatos de los aviadores de la comunidad operativa y de los analistas del ejército y del CI describen el desprecio asociado a la observación de los UAP, a la notificación de los mismos o al intento de discutirlos con los colegas. Aunque los efectos de estos estigmas han disminuido a medida que los miembros de alto nivel de las comunidades científica, política, militar y de inteligencia se comprometen seriamente con el tema en público, el riesgo para la reputación puede mantener a muchos observadores en silencio, lo que complica el seguimiento científico del tema. · Los sensores montados en las plataformas militares estadounidenses suelen estar diseñados para cumplir misiones específicas. Por ello, esos sensores no suelen ser adecuados para identificar UAP. · Los puntos de observación de los sensores y el número de sensores que observan simultáneamente un objeto desempeñan un papel importante a la hora de distinguir los UAP de los objetos conocidos y de determinar si un UAP demuestra una capacidad aeroespacial innovadora. Los sensores ópticos tienen la ventaja de proporcionar cierta información sobre el tamaño, la forma y la estructura relativos. Los sensores de radiofrecuencia proporcionan información más precisa sobre la velocidad y el alcance. Pero surgen algunos patrones potenciales Aunque hubo una gran variabilidad en los informes y el conjunto de datos es actualmente demasiado limitado para permitir un análisis detallado de tendencias o patrones, hubo cierta agrupación de observaciones de UAP en cuanto a forma, tamaño y, particularmente, propulsión. Los avistamientos de UAP también tendieron a agruparse en torno a los campos de entrenamiento y pruebas de EE.UU., pero evaluamos que esto puede ser el resultado de un sesgo en la recopilación como consecuencia de la atención centrada, el mayor número de sensores de última generación que operan en esas áreas, las expectativas de las unidades y la orientación para informar de las anomalías. Y un puñado de UAP Parecen Demostrar una Tecnología Avanzada En 18 incidentes, descritos en 21 informes, los observadores informaron de patrones de movimiento o características de vuelo inusuales de los UAP. Algunos UAP parecían permanecer inmóviles en los vientos en altura, moverse en contra del viento, maniobrar bruscamente o moverse a una velocidad considerable, sin medios de propulsión discernibles. En un pequeño número de casos, los sistemas de las aeronaves militares procesaron energía de radiofrecuencia (RF) asociada a los avistamientos de UAP. La UAPTF posee una pequeña cantidad de datos que parecen mostrar a los UAP demostrando aceleración o cierto grado de manejo de la firma. Son necesarios análisis rigurosos adicionales por parte de múltiples equipos o grupos de expertos técnicos para determinar la naturaleza y la validez de estos datos. Estamos realizando más análisis para determinar si se demostraron tecnologías de vanguardia. 

LOS UAP CARECEN PROBABLEMENTE DE UNA ÚNICA EXPLICACIÓN 

Los UAP documentados en este limitado conjunto de datos demuestran una serie de comportamientos aéreos, lo que refuerza la posibilidad de que existan múltiples tipos de UAP que requieran diferentes explicaciones. Nuestro análisis de los datos respalda la idea de que, si se resuelven los incidentes individuales de UAP, éstos entrarán en una de las cinco categorías explicativas potenciales: desorden aéreo, fenómenos atmosféricos naturales, programas de desarrollo del Gobierno de EE.UU. o de la industria, sistemas de adversarios extranjeros y un cajón de "otros". Con la excepción de un caso en el que determinamos con un alto grado de confianza que el UAP notificado era un desorden aéreo, concretamente un globo que se desinflaba, actualmente carecemos de información suficiente en nuestro conjunto de datos para atribuir los incidentes a explicaciones específicas.  

Desorden aéreo: Estos objetos incluyen pájaros, globos, vehículos aéreos no tripulados (UAV) recreativos, o desechos aéreos como bolsas de plástico que enturbian una escena y afectan a la capacidad de un operador para identificar verdaderos objetivos, como aviones enemigos. 

Fenómenos atmosféricos naturales: Los fenómenos atmosféricos naturales incluyen cristales de hielo, humedad y fluctuaciones térmicas que pueden registrarse en algunos sistemas de infrarrojos y de radar. 

Programas de desarrollo del Gobierno de Estados Unidos o de la industria: Algunas observaciones de PAU podrían ser atribuibles a desarrollos y programas clasificados de entidades estadounidenses. Sin embargo, no pudimos confirmar que estos sistemas fueran responsables de ninguno de los informes de UAP que recogimos.  

Sistemas adversarios extranjeros: Algunas UAP pueden ser tecnologías desplegadas por China, Rusia, otra nación o una entidad no gubernamental. Otros: Aunque la mayoría de los UAP descritos en nuestro conjunto de datos probablemente permanezcan sin identificar debido a la escasez de datos o a los problemas que plantea el procesamiento o el análisis de la recogida, es posible que necesitemos conocimientos científicos adicionales para recoger, analizar y caracterizar con éxito algunos de ellos. Agruparíamos estos objetos en esta categoría a la espera de avances científicos que nos permitan comprenderlos mejor. La UAPTF tiene la intención de centrar el análisis adicional en el pequeño número de casos en los que un UAP parecía mostrar características de vuelo o gestión de firmas inusuales. 

LOS UAP AMENAZAN LA SEGURIDAD DE LOS VUELOS Y, POSIBLEMENTE, LA SEGURIDAD NACIONAL 

Los UAP suponen un peligro para la seguridad de los vuelos y podrían suponer un peligro más amplio si algunos casos representan una sofisticada recolección contra las actividades militares de Estados Unidos por parte de un gobierno extranjero o demuestran un avance tecnológico aeroespacial por parte de un adversario potencial. Preocupaciones continuas en el espacio aéreo Cuando los aviadores se encuentran con peligros para la seguridad, están obligados a informar de estas preocupaciones. Dependiendo de la ubicación, el volumen y el comportamiento de los peligros durante las incursiones en los campos de tiro, los pilotos pueden dejar de realizar sus pruebas y/o entrenamientos y aterrizar sus aviones, lo que tiene un efecto disuasorio en la presentación de informes. · La UAPTF tiene 11 informes de casos documentados en los que los pilotos informaron de casi accidentes con un UAP. Retos potenciales para la seguridad nacional Actualmente carecemos de datos que indiquen que los UAP forman parte de un programa de recolección extranjero o que son indicativos de un avance tecnológico importante por parte de un adversario potencial. Seguimos observando si hay pruebas de tales programas, dado el desafío de contrainteligencia que supondrían, especialmente porque algunos UAP han sido detectados cerca de instalaciones militares o por aviones que llevan los sistemas de sensores más avanzados del Gobierno de Estados Unidos. 

EXPLICAR A EL UAP REQUERIRÁ COLECCIÓN ANALÍTICA E INVERSIÓN EN RECURSOS 

Estandarizar la presentación de informes, consolidar los datos y profundizar en el análisis En consonancia con lo dispuesto en el informe 116-233 del Senado, que acompaña a la IAA para el ejercicio 2021, el objetivo a largo plazo de la UAPTF es ampliar el alcance de su trabajo para incluir en su análisis más sucesos de UAP documentados por una gama más amplia de personal y sistemas técnicos del Gobierno de Estados Unidos. A medida que aumente el conjunto de datos, también mejorará la capacidad de la UAPTF para emplear el análisis de datos para detectar tendencias. El objetivo inicial será emplear algoritmos de inteligencia artificial/aprendizaje automático para agrupar y reconocer similitudes y patrones en las características de los puntos de datos. A medida que la base de datos vaya acumulando información de objetos aéreos conocidos, como globos meteorológicos, globos de gran altitud o de súper presión, y fauna silvestre, el aprendizaje automático puede añadir eficiencia mediante la evaluación previa de los informes de la UAP para ver si esos registros coinciden con eventos similares que ya están en la base de datos. · 

La UAPTF ha comenzado a desarrollar flujos de trabajo analíticos y de procesamiento interinstitucionales para garantizar que tanto la recopilación como el análisis estén bien informados y coordinados. La mayoría de los datos de la UAP provienen de los informes de la Marina de los Estados Unidos, pero se están realizando esfuerzos para estandarizar los informes de incidentes en todos los servicios militares de los Estados Unidos y en otras agencias gubernamentales para garantizar que se capturen todos los datos relevantes con respecto a incidentes particulares y cualquier actividad de los Estados Unidos que pueda ser relevante. 

La UAPTF está trabajando actualmente para adquirir informes adicionales, incluidos los de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos (USAF), y ha comenzado a recibir datos de la Administración Federal de Aviación (FAA). · Aunque la recopilación de datos de la USAF ha sido limitada históricamente, la USAF comenzó un programa piloto de seis meses en noviembre de 2020 para recopilar datos en las áreas más probables de encontrar UAP y está evaluando cómo normalizar la futura recopilación, notificación y análisis en toda la Fuerza Aérea. · La FAA generalmente recoge estos datos cuando los pilotos y otros usuarios del espacio aéreo informan de eventos inusuales o inesperados a la Organización de Tráfico Aéreo de la FAA. Además, la FAA supervisa continuamente sus sistemas en busca de anomalías, generando información adicional que puede ser de utilidad para el UAPTF. La FAA es capaz de aislar los datos de interés para la UAPTF y ponerlos a su disposición. La FAA cuenta con un programa de divulgación sólido y eficaz que puede ayudar a la UAPTF a llegar a los miembros de la comunidad de la aviación para destacar la importancia de informar sobre los UAP. Ampliar la recopilación La UAPTF está buscando formas novedosas de aumentar la recopilación de áreas de agrupación de UAP cuando las fuerzas estadounidenses no están presentes, como forma de establecer una línea de base de la actividad UAP "estándar" y mitigar el sesgo de la recopilación en el conjunto de datos. Una de las propuestas consiste en utilizar algoritmos avanzados para buscar datos históricos capturados y almacenados por los radares. La UAPTF también tiene previsto actualizar su actual estrategia de recopilación interinstitucional de UAP con el fin de utilizar las plataformas y métodos de recopilación pertinentes del Departamento de Defensa y del IC. Aumentar la inversión en investigación y desarrollo La UAPTF ha indicado que la financiación adicional para la investigación y el desarrollo podría impulsar el estudio futuro de los temas expuestos en este informe. Dichas inversiones deberían guiarse por una estrategia de recogida del PAU, una hoja de ruta técnica de I+D del PAU y un plan de programa del PAU.

APÉNDICE A - Definición de términos clave Este informe y las bases de datos de la UAPTF utilizan los siguientes términos definitorios: Unidentified Aerial Phenomena (UAP): Objetos aéreos no identificables inmediatamente. El acrónimo UAP representa la categoría más amplia de objetos aéreos revisados para su análisis. Evento UAP: Una descripción holística de un suceso durante el cual un piloto o una tripulación aérea presenció (o detectó) un UAP. Incidente UAP: Una parte específica del evento. Reporte UAP: Documentación de un evento UAP, que debe incluir cadenas de custodia verificadas e información básica como la hora, la fecha, el lugar y la descripción del UAP. Los informes PAI incluyen los informes Range Fouler (1) y otros informes. _______________________ (1) Los aviadores de la Marina de los Estados Unidos definen un "range fouler" como una actividad u objeto que interrumpe el entrenamiento previamente planificado u otra actividad militar en una zona de operaciones militares o en un espacio aéreo restringido

APÉNDICE B - Informe del Senado que acompaña a la Ley de Autorización de Inteligencia para el Año Fiscal 2021El Informe del Senado 116-233, que acompaña a la Ley de Autorización de Inteligencia para el Año Fiscal 2021, establece que el DNI, en consulta con el SECDEF y otros jefes pertinentes de las Agencias del Gobierno de los Estados Unidos, debe presentar una evaluación de inteligencia de la amenaza planteada por el UAP y el progreso que la UAPTF ha hecho para entender esta amenaza. El informe del Senado solicitaba específicamente que el informe incluyera: 

1. Un análisis detallado de los datos e informes de inteligencia sobre UAP recogidos o en poder de la Oficina de Inteligencia Naval, incluidos los datos e informes de inteligencia en poder de la UAPTF; 

2. Un análisis detallado de los datos sobre fenómenos no identificados recogidos por: a) la Inteligencia Geoespacial; b) la Inteligencia de Señales; c) la Inteligencia Humana; y d) la Inteligencia de Medidas y Firmas; 

3. Un análisis detallado de los datos de la Oficina Federal de Investigación, derivados de las investigaciones sobre intrusiones de datos de UAP en el espacio aéreo restringido de EE.UU.; 

4. Una descripción detallada de un proceso interinstitucional que garantice la recopilación oportuna de datos y el análisis centralizado de todos los informes sobre UAP para el Gobierno Federal, independientemente del servicio o la agencia que haya adquirido la información; 

5. La identificación de un funcionario responsable del proceso descrito en el apartado 4; 

6. La identificación de las posibles amenazas aeroespaciales o de otro tipo que planteen los UAP para la seguridad nacional, y una evaluación de si esta actividad de UAP puede atribuirse a uno o más adversarios extranjeros; 

7. La identificación de cualquier incidente o patrón que indique que un adversario potencial ha alcanzado capacidades aeroespaciales revolucionarias que podrían poner en peligro a las fuerzas estratégicas o convencionales de EE.UU.; y 

8. Las recomendaciones relativas a una mayor recopilación de datos, una mayor investigación y desarrollo, financiación adicional y otros recursos

SETH SHOSTAK HABLA CLARO SOBRE "EXTRATERRESTRES"

El renombrado Astrónomo Seth Shostak, principal del programa "Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre" (SETI) escribió claramente acerca de los llamados "extraterrestres" y si existieran cómo serían.

Su artículo publicado en The Guardian es una demostración de cómo la ciencia reacciona ante la pluralidad de especulaciones.

Considerando la importancia del mismo, lo hemos traducido al español para provecho de nuestros lectores.

SI ALGUNA VEZ ENCONTRAMOS EXTRATERRESTRES, SE PARECERÁN A INTELIGENCIA ARTIFICIAL Y NO A MARCIANITOS VERDES

Seth Shostak

Alienígenas de inteligencia artificial pueden  no ser tan atractivos como los que son de sangre caliente y blandos, pero es probablemente más preciso imaginarlos de esa forma.

Lunes 14 de Junio de 2021 06.15 TDE

Soy un astrónomo del Instituto Seti, una organización de investigación sin fines de lucro en el Valle de Silicio de California. Mis colegas y yo buscamos vida extraterrestre, incluidos seres inteligentes –o en la forma vernácula, alienígenas. Es un tiempo emocionante para personas como yo, porque la vida extraterrestre es ampliamente debatida ahora en el  acontecimiento que lleva al altamente anticipado reporte del Pentágono sobre los así llamados fenómenos aéreos no explicados.

No obstante debo decir directamente ya, que no aguardo ninguna gran revelación que surja del informe. Pienso que es abrumadoramente posible que los alienígenas estén presentes en nuestra galaxia. Pero no creo que ellos estén volando en nuestro espacio aéreo. No ahora, y no en tiempos históricos.

Las declaraciones de que extraterrestres ayudaron a construir grandes monumentos puntiagudos en el desierto egipcio hace 5.000 años, son francamente irrisorias.  Y no pienso que esos videos hechos por cámaras en F-18 Hornet de la armada realmente muestren aparatos desplazándose rápidamente en torno a los cielos sobre el Pacífico. Hay explicaciones más prosaicas para esos videos: no se necesitan extraterrestres.

Pero en una galaxia en la cual cada tercera estrella es posible que sea huésped de un planeta del tamaño de la Tierra, difícilmente sea posible que nuestro mundo sea el único que tenga inteligencia. Lo cual plantea la posibilidad de que algún día podamos hacer contacto. Si eso ocurre, ¿cómo podrían ser los habitantes de otros mundos? La pregunta es especialmente relevante si –como suele ocurrir en ciencia-ficción—los extraterrestres deciden hacernos una visita.

Si extraterrestres llegan a la Tierra, la situación resultante sería muy diferente que la de recoger una señal de radio extraterrestre o detectar un laser emitiendo destellos en el cielo, --modos de descubrir que han sido proseguidos por mis colegas y yo mismo. Los alienígenas que produjeran tales señales estarán a años luz de distancia, y su aspecto e intenciones no serían de mucha preocupación. Pero cualquiera que aterrizara su aparato espacial  en nuestro pasto, lo sería.

Consideremos su aspecto. En la Tierra, la naturaleza ha desparramado una amplia variedad de formas vivientes, y presumiblemente lo haría en cualquier lugar done exista vida multicelular. Todos los terrestres tienen un plano de ADN, y comparten similitudes en la formación molecular. Sin embargo, pocos de nuestros terráqueos se nos asemejan. Los extraterrestres tampoco lo harían.

Esto argumenta contra los icónicos extraterrestre de película y TV, esos pequeños tipos grises que no son más que humanos modificados. Sus cuatro extremidades, postura erguida y ausencia de pelo en el cuerpo son simples extrapolaciones de nosotros mismos. Sí,  Hollywood nos ofrece esos seres como los habitantes de mundos lejanos. Pero realmente son como nuestro vecino, careciendo de cejas y del blanco en los ojos.

Cualquiera alienígenas que viajen a nuestro planeta difícilmente sean formas de vida basadas en el carbono, ya sean hirsutas o sin pelos. Sus habilidades cognitivas probablemente no estarán potenciadas por una masa esponjosa que llamamos cerebro. Probablemente hayan ido más allá de inteligencias biológicas, sin duda, más allá de la biología misma. No estarán vivos.

La razón es simple consecuencia de las abrumadoras distancias a las estrellas. Aún la más cercana, Proxima Centauri, está a 25tn millas de la Tierra [4.246 Años Luz – 40,17 mil millones kilómetros]  Nuestros más veloces cohetes demorarían 75.000 años en alcanzarla. Ningún humano ni Klingons están hechos para soportar tales viajes.

Quizás Ud. esté pensando que los extraterrestres deben tener un aparato mucho más veloz. Sin duda, eso es posible. Pero hay naturales limitaciones a cohetes de alta velocidad. Supongamos que un extraterrestre quisiera cubrir la distancia entre Proxima Centauri y la Tierra en 10 años. Su cohete debería reunir 600m veces tanta energía como un cohete Saturno V. Duplíquese esa cifra si tienen planes de llegar, detenerse en la Tierra y tratar con los locales.

Esto puede sonar  como un asunto práctico que puede ser dejado de lado al notar que los extraterrestres pueden estar mucho más avanzados que nosotros. Y eso es fácilmente posible: el universo es tres veces más viejo que la edad de nuestro sistema solar, de modo que la Galaxia puede albergar sociedades que son millones o aún miles de millones de años más adelantadas que el Homo sapiens. Sin embargo, aunque su tecnología pueda estar en una liga diferente, los extraterrestres tienen que operar bajo las mismas leyes de la física. Dejando de lado a Star Trek y escenarios similares, es extremadamente difícil atravesar años luz de espacio en menos de la duración de una vida –de la vida de cualquiera.  Se puede llamar a Scotty en la sala de máquinas, pero no podrá ayudar.

Viajar de un sistema solar a otro es increíblemente difícil y costoso. No obstante, si no se tiene apuro, las perspectivas de un viaje interestelar se iluminan considerablemente. Esos viajes de esparcimiento no van a apelar a pasajeros biológicos quienes morirán mucho antes de llegar a destino. Máquinas, por otro lado, no se quejarán si están comprimidas en una nave espacial por miles de años. No requieren alimento, oxígeno, higiene o entretenimiento. Y no insisten en un boleto de ida y vuelta.

Extraterrestres con inteligencia artificial no van a ser tan atractivos como los que son de sangre caliente y tiernos, pero no se van a preocupar  del punto de vista antropocéntrico. Investigadores que trabajan en Inteligencia Artificial calculan que máquinas capaces de derrotar a humanos en una prueba de Coeficiente Intelectual van a surgir de laboratorios a mediados de siglo. Si podemos hacer eso, algunos extraterrestres ya lo deben haber hecho.

De modo que es razonable aguardar que cualquier inteligencia cósmica que nos haga una visita será sintética. Eso descarta toda especulación sobre cómo lucirán los “extraterrestres”. Pero si es una máquina, ¿a quién le importa?

Nuestra mayor preocupación sería sus intenciones. La mayoría de las historias de ciencia-ficción postulan que los visitantes serían nocivos, llegando con la primaria urgencia de arrasar Los Ángeles y Londres. Francamente, si eso está en sus mentes mecánicas, es probablemente imposible mantenerles a raya.  Los chimpancés no pueden sobrepasar a los humanos en una seria confrontación. De la misma manera, aparatos que pueden dominar un viaje a la Tierra tendrán la capacidad de hacer lo que quieran una vez que lleguen aquí.

Es seguro que cualquier encuentro cara a cara con extraterrestres estará lleno de peligros. De modo que si alguna vez un aparato alienígena desciende en el jardín de la Casa Blanca, cabe tener la esperanza de que lo que sea que haya dentro sea amistoso. Si no, siempre hay vías de negociación.

 Traducción especial para el UAPSG-GEFAI por Milton W. Hourcade