ANÁLISIS DETALLADO de la "Evaluación Preliminar: Fenómenos Aéreos No-Identificados"

1 – El ambiente

El tercer milenio comenzó con silencio respecto a la actividad UAP, excepción hecha por el margen de gente que puede mirar al cielo y resultar confundida por fenómenos ópticos, meteorológicos, astronómicos y desarrollos tecnológicos, y aquellos que los expertos en psicología califican como personalidades con tendencia a la fantasía. Ellos continuaron produciendo reportes de UAP, pero los medios y el público en general no estaban preocupados por el tema.

Tras bambalinas, un grupo de individuos movidos por diferentes pero coincidentes intereses (políticos, de influencia, económicos) impulsó el tema UAP al alcanzar dos grandes diarios: The New York Times y The Washington Post. Ambos fueron elegidos para revelar el 27 de Abril de 2017 un par de videos que inicialmente escaparon al control del Pentágono.

Esos videos eran viejos, uno de 2004 y el otro de 2015.

El Pentágono se vio forzado a reconocer esos videos obtenidos mediante cámaras infrarrojas, no sabiendo exactamente cómo escaparon a su control. El Departamento de Defensa dijo que eran “auténticos”, no en el sentido de que mostraban la existencia de extraños aparatos volando cerca de aviones de la Armada de EE.UU., sino que no eran el resultado de trucos elaborados o de Imágenes Generadas por Computación.

Detrás de escena aparecieron 22 millones de dólares aprobados por el Senado de Estados Unidos y supuestamente dados al Pentágono para financiar un programa que estudiaría los UAP, pero que fueron mayormente a Robert Bigelow, un excéntrico propietario de una cadena de hoteles y de una compañía llamada “Bigelow Aerospace”. El multimillonario fue un importante donante a la campaña política de quien entonces era el Líder de la Mayoría del Senado, Harry Read.

Pero entonces aparecieron algunos otros nombres que estaban empujando el tema UAP, como Christopher Mellon (un ex Secretario Adjunto de Defensa para Inteligencia, de las administraciones Clinton y George W. Bush y posteriormente para Operaciones de Seguridad e Información), John Ratcliffe, (ex Director de Inteligencia Nacional bajo el Presidente Donald Trump), Helene Cooper, Leslie Kean y Ralph Blumenthal (periodistas pro-E.T.) y en un nivel más bajo pero muy activo, Luis Elizondo ex empleado del Pentágono que nunca dirigió ningún proyecto relacionado con los UAP, Jeremy Corbell (un productor de películas especializado en mostrar como auténticos falsos “ufos”) y el rockero Tom DeLonge, (fundador de “A Las Estrellas-Academia de Artes y Ciencia”).

Por favor, ver nuestro artículo “Diseccionando el caso de los U.A.P. de la Armada Estadounidense” del 7 de Octubre de 2019, en la página web del UAPSG (https://www.uapsg.com/).

Todas esas personas hicieron un gran ruido utilizando a los medios.

Y esa gente ¡lo logró! Al punto que el Departamento de Defensa creó una Unidentified Aerial Phenomena Task Force (UAPTF) [Grupo de Trabajo sobre Fenómenos Aéreos No-Identificados] que es el responsable del Informe presentado al Comité de Inteligencia del Senado de Estados Unidos.

La creación de este Grupo de Trabajo y el anuncio de que tendría que presentar un informe al Capitolio, determinó que los creyentes en extraterrestres sintieran como un impulso a su posición, desarrollando exageradas expectativas acerca de lo que diría el informe.

Por supuesto, una vez que se conoció el informe su reacción fue de gran decepción.

Para nosotros, esto muestra que viven en un ámbito de fantasía que no les permite pensar racionalmente y con los pies en la tierra.

El tema del informe podía atraer la atención –obviamente—pero no al punto de ir más allá de razonables límites.

2 – Amenaza

El Informe comienza diciendo que “es para presentar una evaluación de inteligencia de la amenaza planteada por los fenómenos aéreos no-identificados (UAP) y el progreso del Grupo de Trabajo sobre Fenómenos Aéreos No-Identificados del Departamento de Defensa en comprender esta amenaza.”

Apenas en una frase inicial la palabra “amenaza” aparece dos veces. Y el segundo párrafo habla nuevamente acerca de “la potencial amenaza planteada por los UAP”.

Aún más, en el mismo tenor, el informe va más lejos hasta decir: “Los UAP también podrían representar un desafio a la seguridad nacional si son plataformas de colección de un adversario extranjero o proveen evidencia de que un potencial adversario ha desarrollado una tecnología de avanzada o revolucionaria.”  [subrayado mío]

Más aún, en un sub-título, el Informe dice: LOS UAP AMENAZAN LA SEGURIDAD DE VUELO Y, POSIBLEMENTE, LA SEGURIDAD NACIONAL”  y explica: “los UAP plantean un riesgo para la seguridad de vuelo y pueden plantear un peligro más amplio si en ciertas instancias representan una sofisticada colección contra actividades militares estadounidenses por un gobierno extranjero o demuestran una tecnología aeroespacial avanzada por parte de un potencial adversario.”

Deducimos que, por un lado, la verdadera preocupación del Departamento de Defensa es abordar esta amenaza, --basada sólo en denuncias de pilotos militares— y por otro lado, no puede haber posiblemente un argumento más persuasivo  para los legisladores, a fin de obtener la aprobación de dinero para la investigación, que hablar sobre una amenaza, y sugerir  que la seguridad nacional está en juego.

En otras palabras, este Informe está usado para solicitar dinero.

3 – Sobre los fenómenos

El Informe está basado en la consideración de incidentes denunciados entre “Noviembre de 2004 a Marzo de 2021” aunque añade que “Se continúa coleccionando  y analizando información.”

Este –por lo tanto—  es un período de tiempo muy restringido para un tema que va mucho más allá que esa pequeña ventana, y resulta obvio que está mayormente relacionado con denuncias de UAP por pilotos de la Armada de EE.UU., como el UAPTF explícitamente lo reconoce:

“La mayoría de la información de UAP es de reportes de la Armada de EE.UU., pero se están haciendo esfuerzos por estandarizar la denuncia de incidentes a través de los servicios militares de Estados Unidos y otras agencias gubernamentales para asegurar que toda información relevante es capturada, concerniente a incidentes particulares y a cualquiera actividad de Estados Unidos que pueda ser importante. El UAPTF está actualmente trabajando para adquirir información adicional incluyendo la de la Fuerza Aérea de EE.UU. (USAF), y ha comenzado a recibir información de la Administración Federal de Aviación (FAA).”

Aunque los informes fueron hechos por pilotos militares, esta situación demuestra que no son los mejores observadores/testigos que algunas personas suponen. Esto es corroborado cuando el Informe alude a “error de percepción del observador”.

Las personas trabajando en el UAPTF reconocieron que: “La limitada cantidad de informes de alta-calidad sobre fenómenos aéreos no-identificados (UAP) obstaculiza nuestra capacidad para trazar firmes conclusiones acerca de la naturaleza o intención de los UAP”. [subrayado mío].

Esta palabra “intención” claramente presupone que los fenómenos considerados por el UAPTF no son sólo naturales, sino también artificiales.

Como ellos dicen: “Nuestro análisis de la información apoya la idea de que si y cuando incidentes individuales son resueltos caerán en una de cinco potenciales categorías explicativas: cosas diversas transportadas por el aire, fenómenos atmosféricos naturales, programas de desarrollo del Gobierno (USG - United States Government)  o de la industria de EE.UU., sistemas de adversario extranjero y un contenedor de todo lo “otro”. [subrayado mío]

Hemos brindado oportuna información acerca del desarrollo de hipersónicos por Rusia y China en la página web del UAPSG -https://www.uapsg.com/ -- en artículos publicados en Junio 4, 13 y 15.

Y esto es porque “El UAPTF tiene 11 denuncias de instancias documentadas en las cuales los pilotos informaron de casi una colisión con un UAP.”

“La mayoría de los informes describen los UAP como objetos que interrumpieron el entrenamiento planeado previamente y otras actividades militares”

Esta situación preocupante está en el centro del esfuerzo por identificar los UAP denunciados.

Lo bueno es que los miembros del UAPTF están consciente de que: Algunas observaciones de UAP se pueden atribuir a desarrollos y programas secretos por entidades de EE.UU.” y en un párrafo posterior el Informe dice: “Algunos UAP pueden ser tecnologías desplegadas por China, Rusia, otra nación o una entidad no-gubernamental.” [subrayado mío]

Acerca de estas tecnologías, el Informe establece que: “observadores denunciaron patrones de movimiento o características de vuelo inusuales de los UAP”

“Algunos UAP parecieron permanecer estacionarios en vientos de altura, moverse contra el viento, maniobrar abruptamente, o moverse a considerable velocidad  sin medios de propulsión discernibles. En un pequeño número de casos, sistemas de aviones militares procesaron energía de radio frecuencia (RF) asociada con observaciones de UAP.” [subrayado mío]

“El UAPTF tiene una pequeña cantidad de información que parece mostrar a los UAP demostrando aceleración o un grado de manejo de control.”

Desde nuestro punto de vista, la gente en el UAPTF tiene un enfoque realista, y eso es esencialmente importante.

Afortunadamente, no son especulativos, y no hay siquiera una insinuación acerca de extraterrestres en todo el documento.

El Informe indica que En una cantidad limitada de incidentes, los UAP denunciados parecieron exhibir inusuales características de vuelo. Estas observaciones pueden ser el resultado de errores en los sensores, burlas, o percepción errónea del observador y requieren un análisis riguroso adicional.”

Acerca de errores de los sensores, el mismo Informe clarifica que: “Los sensores montados en plataformas militares de EE.UU. están típicamente diseñados para satisfacer misiones específicas. Como resultado, esos sensores no son generalmente adecuados para identificar UAP.”

También hay un toque de realidad respecto al ambiente que puede rodear a los pilotos, cuando el Informe menciona “burlas” como la causa de algunas observaciones. Se sabe que eso sucedió a bordo del portaaviones “USS Nimitz”.

El UAPTF reconoce que de 144 denuncias recibidas ellos “pudieron identificar con alta confianza un UAP denunciado. En ese caso, identificamos al objeto como un gran globo desinflado. Los otros permanecen inexplicados”.

4 – Resumiendo

El Informe argumenta que una seria de actividades básicas pero muy importantes “requerirían inversión adicional”.

El informe también señala que “Análisis rigurosos adicionales son necesarios por múltiples equipos o grupos de expertos técnicos para determinar la naturaleza y validez de estos datos”, y aún más “podemos requerir conocimiento científico adicional para coleccionar, analizar y caracterizar algunos de ellos exitosamente.”

Finalmente: “El UAPTF ha indicado que la financiación adicional para investigación y desarrollo podría impulsar el futuro estudio de temas referidos en este informe. Tales inversiones deberían estar guiadas por una Estrategia de Colección de UAP, un mapa de ruta de Investigación y Desarrollo de UAP, y un Plan de Programa de UAP.”

Y finalmente pero no menos importante, una gran y clara definición de a qué se le llama UAP.

Unidentified Aerial Phenomena (UAP): Objetos aéreos no inmediatamente identificables. La sigla UAP representa la más amplia categoría de objetos aéreos revisados para análisis.

Con esta definición el Informe está indicando que un UAP será finalmente identificado, de que no permanece por siempre No-Identificado y que el factor clave en el trabajo del UAPTFes identificación.

Estamos totalmente de acuerdo con el trabajo planificado  --siempre que sea financiado—y más importante, con la honesta posición del UAPTF.

No hay lugar para fantasía o especulación. El tema es serio y puede comprometer a la seguridad nacional.

Mag. Milton W. Hourcade

Coordinador Internacional del GEFAI

Iowa City – Julio 7 de 2021.

 

 

0 comments: