THE USAF INTELLIGENCE AND THE PRESS



THE IMPORTANCE OF THIS ARTICLE


Jan L. Aldrich has been working for years, using the Freedom of Information Act and a lot of very important contacts, to retrieve and made public very relevant documents belonging to the official story of the UFO investigation.


In this particular case, this work is quite significant for me because it provides concrete and well documented proof that the idea that “We have visitors from Space” was heralded and promoted from high echelons of the USAF Intelligence.


This is therefore another example that proof beyond any doubt what I sustain in my book “OVNIs: La Agenda Secreta” (UFOs: The Secret Agenda) Fundación Anomalía, Santander, España, 2005; Editorial Cruz del Sur, Montevideo, Uruguay, 2007.


There is another thing that cannot be overlooked:  if in 1952 Brig. Gen. William M. Garland, member of the USAF Directorate of Intelligence, was thinking to have fighters equipped with missiles to shoot down a UFO (what –by the way, was not possible at that time) it means clearly that what went down in 1947 near Roswell Army Airfield, had nothing to do with something strange.

I deeply thank Mr. Aldrich for his authorization to translate his essay into Spanish.


Milton W. Hourcade


-----------------------------------------------------------

SECRET BACKGROUND DETAILS AND HISTORY OF THE US AIR FORCE
INTELLIGENCE'S INVOLVEMENT WITH THE FAMED LIFE MAGAZINE UFO
ARTICLE OF 1952: USAF CONSIDERS SHOOTING DOWN A UFO WITH A MISSILE

By Jan L. Aldrich

TWO extraordinary documents found in the US Air Force Directorate of Public Relations archives belie the contention that government officials always considered the UFO problem as nothing more than a nonsense problem which only required minimal effort and public assurance that everything was under control.  Recounted within these documents are the briefings of a researcher for LIFE Magazine — one of the most powerful media outlets at the time — wherein an Air Force general officer discloses that the USAF considered trying to shoot down a UFO with a missile. 


The importance of these findings should not be lost in the sometimes cryptic and intricate maze of confusing official military nomenclature and procedures.  Some clarity about the significance of the material may be read at the conclusion of this article


The first step in the official overture from the US Air Force to involve mainstream press interest in the UFO subject was taken at an off-the-record meeting in the Pentagon on February 27, 1952.  There LIFE magazine researcher Robert Ginna met with the number two man in the USAF Directorate of Intelligence, Brig. Gen. William M. Garland


The resulting article "Have We Visitors from Space?" in the April 7, 1952 issue of LIFE magazine vaguely alluded to the shoot-down plan, saying that "interceptions" would be attempted and "if the opportunity offers, attempts will be made to recover such unidentified objects." 


The LIFE article triggered worldwide publicity and interest in UFOs.  It generated comments from the public and within official channels on how to best investigate UFOs, including using instrumentation to gather scientific data utilizing the ideas the Air Force expressed in the article. 


Tom Tulien of the Sign Oral History Project requested an interview with Robert Ginna in 2009 concerning the April, 1952 LIFE magazine article "Have We Visitors from Space?"  Unfortunately, Mr. Ginna declined due to scheduling issues and his feeling that the events were all well in the past. 


The magazine article stands on its own merits, but exact circumstances about the origin and history of the research for the article will probably never be known.

Besides these two documents, official records do shed light on some of the aspects of the creation of the article.  It is also possible to place some of the events in the context of known UFO history. 


The official responses and activities planned for Mr Ginna's proposed research mission were documented in official sources. These ranged from the formerly Top Secret 1952 USAF Directorate of Intelligence history, Project Grudge/Blue Book Status reports edited by Capt. Edward J. Ruppelt, and Ruppelt's unofficial account of his tenure at Project Blue Book, his 1956 book, The Report on Unidentified Flying Objects.  Other references were located in the USAF Public Information files on UFOs 1948-April 1952. 


As researcher Brad Sparks has pointed out, LIFE magazine's research probably began in mid-1949, but went dormant for a time after TRUE magazine "scooped" them with Keyhoe's sensational article "The Flying Saucers Are Real," in December 1949. 


Reprising the title of his popular TRUE article, Donald E. Keyhoe's 1950 book, "The Flying Saucers Are Real", alludes to another major magazine's competitive research efforts and the pressure to publish first.  There are also vague allusions to LIFE doing some research at this time. 


The research for the LIFE article began or resumed sometime in late 1950 or early 1951.  During Ginna's investigations he gained extraordinary access to US Air Force and Atomic Energy Commission (AEC) installations and personnel.  It would seem that some high ranking individual or individuals facilitated these visits, heavily influenced by LIFE's worldwide reputation. 


Many UFO researchers point to Brigadier General William Garland as the likely facilitator here.  Garland came to the Directorate of Intelligence (DI) in November 1951 and within a few months became keenly interested in the UFO problem when his superior, the Director of Intelligence, Major General Samford expressed an interest.  However, this does not explain who might have aided Ginna prior to Garland's tenure at the Directorate.  Such access would probably require the influence and authority of at least a Lieutenant General. 

Brigadier General William Madison Garland

The USAF Information Office made arrangements for Mr. Ginna to visit Air Technical Intelligence Center (ATIC) at Wright-Patterson Air Force Base on 22 June 1951.  Ruppelt described the visit in his book, relating that it was obvious that the intelligence people who briefed the reporter did not impress him with their knowledge or command of the subject. 


Ruppelt recounts in his book that the official attitude to UFOs began to change after Ginna's visit.  In September 1951 a military UFO incident involving radar and aircraft at Fort Monmouth, New Jersey became public knowledge.  A review of the incident at the Directorate of Intelligence (DI) revealed that both the investigation and analysis of the incident were poorly conducted and inadequate to the task. A more thorough and revitalized investigation was ordered by the Director of Intelligence, Major General Cabell, on October 2, 1951. 


The "reborn" Project Grudge was formed and reorganized on October 22, 1951, with a brand new project chief. 


Unlike Project SIGN, none of the regular staff members at ATIC were appointed to the project.  Instead, a newly graduated aeronautical engineer and enlisted veteran of World War II who was a recently commissioned First Lieutenant in the US Air Force Reserve was designated to head the new project — Edward J. Ruppelt. 

 Captain Edward J. Ruppelt


Ruppelt was assigned to a major's billet which was highly unusual considering his rank.  He arrived at ATIC in January 1951 but did not receive an interim Top Secret clearance until January 1952. Perhaps his selection indicated that no "old timer" civilians wanted to be associated with the UFO project. 


Those who had been assigned to intelligence at Wright-Patterson knew some of the analysts on the original project had been terminated, with the last to go being Alfred Loedding, "the initiator of Project Sign." (After Loedding's separation from the Air Force, he easily found work with the Navy and later returned to Wright-Patterson in another capacity.)

New policies and directives on UFOs started to flow out of AF Intelligence Directorate's office in Washington. It was decided that copies of UFO reports would be sent to the Navy, Army, CIA and other agencies. 


One such new action in December 1951 involved Mrs. Helen Barber, managing editor of the classified internal publication, "Air Intelligence Digest" at DI, who began a study of UFOs and the Air Force UFO project for the Directorate.  Her project was completed in June 1952 and has yet to be located.  She was involved in several UFO investigations and other such activities at DI. 


Between 4 and 14 January 1952, Mrs. Barber traveled on Temporary Duty (TDY) from DI to ATIC to gather material on UFOs.  Ruppelt does not mention her visit in his status reports.

Sometime in early 1952 Ruppelt did prepare an article on unusual objects reported in the sky before 1947 for the Air Intelligence Digest


He made a number of trips to the Pentagon on July 21-22 and 28-29, to coordinate plans for the article.  (Among other things during these visits, he was confronted by the two weekends of the Washington National Airport sightings.  Strangely, he was initially shut out of the investigations of the Washington National incident.) Ruppelt's article was never published, but the draft is in the Project Blue Book files. 


While on her January visit to ATIC, Brig. General Garland further tasked Mrs. Barber and others to summarize German experimental and prototype unconventional aircraft developed during World War II and their possible use by the Soviets.  The project started on 9 January and was to be completed by 25 January. 


This was part of a bigger effort involving UFOs that Brig. Gen. Garland wanted, including the dispatch of three teams each from the Air Defense Command (ADC) and ATIC to take radar and visual photographs of UFOs in places where there had been numerous reports.  (The results of this tasking is unknown.) 


On January 29, 1952 two different incidents occurred in the Korean war zone. Two B-29 bombers, one flying over Wonsan and the other over Sunchon, observed bright orange, globe-shaped objects moving parallel to their planes.  The report of two independent sightings by crew members of two different bomber squadrons at two different locations arrived at ATIC as a Secret message. 


On the 1st of February, a request was sent for more information forwarded through DI in Washington to the Far East Air Force. 


On the 4th of February, Lt. Col. Ray W. Taylor at ATIC sent a message to Brig. Gen. Garland (AFOIN-A), Assistant for Production at DI.  Taylor suggested several possible solutions for the Korean sightings including "fireballs" or "foo-fighters", a phenomenon which he said had never been completely explained. 


The Air Force and the new Project Grudge were not prepared for the publicity resulting from such a major UFO incident and was caught by surprise when someone leaked details of the Korean sightings to the press.  On the 19th of February the story appeared in the newspapers without the usual Air Force denial that there was anything to UFOs.  The press, in fact, pointedly called the public's attention to the lack of such denial. 


At this time, new public information policies on UFOs and the Air Force revitalized investigations consisted of tentative discussions and ideas with no finalized directives.  The furor caused by the leak of the sightings from the Korean war zone caused decisions for the release of public information to be made on the fly. 


A dispatch from Tokyo on the 20th of February reported B-26 crews seeing “strange looking orange globes” in night flights over Korea.  Air Force spokesmen in Tokyo and in Korea refused comment, stating the information was "classified." (No such B-26 reports are found in the Project Blue Book files.) 


The Alsop brothers were quick off the mark with a column, soberly covering the incidents and possible security implications. 


On the 21st of February Senator Richard B. Russell, Chairman of the Senate Armed Service Committee, wrote to the Secretary of the Air Force requesting a full report on the Korean UFO sightings. 


The 22nd of February edition of the Pacific "Stars and Stripes", the official newspaper published for troops overseas, contained a statement from Lieutenant General (later General) Otto P. Weyland about the B-29 "globe" sightings.  In a dispatch from Tokyo, dated February 21, General Weyland stated that “no conclusive evaluation had been made at the present time” about the sightings.  He added that the reports made by aircrews of observations made during missions provided important information on enemy tactics and equipment.


Lieutenant General Otto. P. Weyland

On the 25th of February, Senator Russell's letter was forwarded to the Director of Intelligence with a request for a reply before March 4.  Mrs. Barber found herself among the DI personnel who were to come up with a response for the Senator.  Ruppelt, while actively involved in gathering information on the Korean incident, was excluded from the analysis and answer for the Senator. 

The investigation, the analysis, the public statements, and official answer to the Senate Armed Service Committee showed the somewhat confused situation which the Korean incidents had caused. In the midst of all this official turbulence, Robert Ginna commenced his visit to Air Force headquarters on 25 February 1952. 

From the Memos we know that Mr. Ginna — with the assistance of Brigadier General Sory Smith, Director of USAF Office of Information — met with General Joseph F. Carroll, Deputy Inspector General, and Director of Special Investigations.  It is not known what was discussed, but the Office of Special Investigations (OSI) had maintained a professional attitude towards UFO investigation when the efforts by most other Air Force agencies were dismissive and investigations could be characterized as minimal.  Ginna was most interested in the "green fireball phenomena" in the southwest



(Dr. LaPaz personally witnessed green fireballs and was the top astronomer referred to in LIFE Incident #2)  Through General Carroll's office Mr. Ginna was allowed to interview Col. Rees who was then assigned to Washington, D. C. Ginna requested that Lt. Col. (later Major General) Dewitt R. Searles get him an appointment at Air Technical Intelligence Center (ATIC) at Wright-Patterson Air Force Base, Dayton, Ohio. Brigadier General William M. Garland, Assistant for Production, Directorate of Intelligence, coordinated the proposed visit and also scheduled an interview with Mr. Ginna before he left Washington. 

Ginna met with General Garland on the morning of the 27th of February.  Mrs. Barber and Lt. Col. Searles were also present. General Garland said he was interested in fostering a more positive attitude towards UFOs, inviting accounts from qualified observers.
Brig. Gen. Garland urged LIFE to hold off publication until more conclusive evidence became available, but it was obvious that Mr. Ginna did not intend to follow this suggestion. 

Brig. Gen. Garland did suggest an exchange of information with LIFE.  He also revealed that the Air Force was issuing collection instructions, was planning to equip all-weather interceptors with cameras to photograph UFOs, and might make an attempt to shoot one down with a missile.

LA INTELIGENCIA DE LA USAF Y LA PRENSA



LA IMPORTANCIA DE ESTE ARTÍCULO


Jan L. Aldrich ha estado trabajando por años utilizando la Ley de Libertad de Información y una cantidad de muy importantes contactos, para recuperar y hacer públicos documentos relevantes que corresponden a la historia oficial de la investigación de OVNIS.


En este caso en particular, este trabajo es muy significativo para mí porque provee una prueba  concreta y bien documentada de que la idea de que “Tenemos visitantes del Espacio” fue proclamada y promovida desde los más altos niveles de la Inteligencia de la Fuerza Aérea de Estados Unidos.


Este es por lo tanto otro ejemplo que prueba más allá de toda duda, lo que sostengo en mi libro “OVNIs: La Agenda Secreta”, Fundación Anomalía, Santander, España, 2005; Editorial Cruz del Sur, Montevideo, Uruguay, 2007.


Hay otra cosa que no puede pasarse por alto: si en 1952 el General de Brigada William M. Garland, miembro del Directorio de Inteligencia de la USAF, estaba pensando en tener aviones caza equipados con misiles para derribar un OVNI  (lo que –dicho sea de paso—no era posible en ese tiempo) esto significa claramente que lo que cayó en 1947 cerca del Campo Aéreo Roswell del Ejército no tenía nada que ver con algo extraño.


La traducción de este trabajo me ha insumido muchas horas, pues es un material valioso que contiene aspectos técnicos y militares que demandan precisión. 


Lo hago para poner un texto original en inglés al servicio de todos quienes no se manejan con dicho idioma. La única recompensa por esta mi labor, es que se reconozca el valor de la misma, que está hecha con la voluntad de llevar a todos el conocimiento de aspectos históricos que importa saber.

Agradezco profundamente a Jan Aldrich su autorización para traducir su ensayo al Español.


Milton W. Hourcade

-----------------------------------------------------------------------------
 

DETALLES SECRETOS DE LA TRASTIENDA E HISTORIA DE LA PARTICIPACIÓN DE LA INTELIGENCIA DE LA FUERZA AÉREA DE EE.UU. EN EL FAMOSO ARTÍCULO SOBRE OVNIs DE LA REVISTA LIFE DE 1952: LA USAF CONSIDERÓ DERRIBAR UN OVNI CON UN MISIL.

Por Jean L. Aldrich

Dos documentos extraordinarios hallados en los archivos del Directorio de Relaciones Públicas de la Fuerza Aérea ocultan el argumento de que funcionarios del gobierno siempre consideraron el problema OVNI como nada más que un problema sin sentido que sólo requería un mínimo esfuerzo y el asegurar al público que todo estaba bajo control. 

En esos documentos se narran las informaciones de un investigador de la revista LIFE –uno de las publicaciones más poderosas de su tiempo – en que un oficial general de la Fuerza Aérea da a conocer que la USAF consideró intentar derribar un OVNI con un misil.

La importancia de estos descubrimientos no debería perderse en el a veces enigmático e intrincado laberinto de la nomenclatura y procedimientos militares. Cierta clarificación acerca del significado del material puede leerse en la conclusión de este artículo.

El primer paso en la apertura de la Fuerza Aérea de EE.UU. para abarcar el interés de la principal prensa en el tema OVNI fue dado en una reunión extraoficial en el Pentágono el 27 de Febrero  de 1952. Allí el investigador de LIFE Robert Ginna se reunió con el número dos del Directorio de Inteligencia de la USAF, el Gral. de Brigada William M. Garland.

El artículo resultante “¿Tenemos visitantes del Espacio?” en el ejemplar del 7 de Abril de 1952 de la revista LIFE aludía vagamente al plan de derribo, diciendo que se intentarían “intercepciones” y “si se da la oportunidad, se harían intentos por recuperar tales objetos no identificados.” 

El artículo de LIFE desató una publicidad e interés mundial en los OVNIS. Generó comentarios del público y dentro de canales oficiales sobre cómo investigar mejor los OVNIs, incluyendo el uso de instrumentos para obtener información científica utilizando las ideas que la Fuerza Aérea expresaba en el artículo.

Tom Tulien del Sign Oral History Project solicitó una entrevista con Rober Ginna en 2009 respecto del artículo de la revista LIFE de Abril de 1952 “¿Tenemos Visitantes del Espacio?”. Lamentablemente, el Sr. Ginna declinó la entrevista debido a temas de su agenda y su sentir de que los acontecimientos estaban bien en el pasado.

El artículo de la revista permanece por sus propios méritos, pero las exactas circunstancias acerca del origen e historia de la investigación por el artículo probablemente nunca se conozcan.

Aparte de estos dos documentos, los registros oficiales arrojan luz sobre ciertos aspectos de la creación del artículo.  Es también posible ubicar ciertos acontecimientos en el contexto de la historia conocida de los OVNI.

Las respuestas oficiales y actividades planeadas para la misión planteada por el Sr. Ginna se documentaron en fuentes oficiales. Las mismas iban desde la historia inicialmente de Alto Secreto de los informes sobre los Estados del Proyecto Grudge/Blue Book, del Directorio de Inteligencia de la USAF en 1952, editados por el Capt. Edward J. Ruppelt, y el relato no oficial de Ruppelt  sobre el ejercicio de su cargo en el Project Blue Book, su libro de 1956 The Report on Unidentified Flying Objects. Otras referencias se ubicaron en los archivos de la Información Pública de la USAF sobre OVNIS de 1948 a 1952.   
Como lo ha señalado el investigador Brad Sparks, la investigación de la revista LIFE probablemente comenzó a mediados de 1949, pero quedó en suspenso por un tiempo luego que la revista TRUE “les ganara de mano” con el sensacional artículo de Keyhoe “The Flying Saucers Are Real” (Los Platillos Volantes son Reales), en Diciembre de 1949.

Repitiendo el título de su popular artículo en TRUE, el libro de Donald E. Keyhoe de 1950, “The Flying Saucers Are Real”, alude a los esfuerzos de investigación de otra importante revista y a la presión de publicar primero. Hay también vagas alusiones a que LIFE estaba haciendo alguna indagatoria en ese tiempo.

La investigación para el artículo de LIFE comenzó o se reanudó en algún momento de 1950 o a inicios de 1951. Durante las investigaciones de Ginna él obtuvo extraordinario acceso a las instalaciones y personal de la Fuerza Aérea  de Estados Unidos y de la Comisión de Energía Atómica. Parecería que algún individuo o individuos de alto rango facilitaron esas visitas, densamente influenciadas por la reputación mundial de LIFE.

Muchos investigadores de OVNI señalan al General de Brigada William Garland como el posible facilitador en esto. Garland llegó al Directorio de Inteligencia (DI) en Noviembre de 1951 y en pocos meses resultó profundamente interesado en el problema OVNI cuando su superior, el Director de Inteligencia, el General de División Samford expresó un interés. 

Sin embargo, esto no explica quién podría haber ayudado a Ginna antes de asumir su cargo Garland en el Directorio. Tal acceso probablemente necesitaría  la influencia y autoridad de por lo menos un Teniente General.
                  

 General de Brigada William Garland

La Oficina de Información de la USAF hizo arreglos para que Ginna visitara el Centro de Inteligencia Técnica Aérea (ATIC) en la Base Wright-Patterson de la Fuerza Aérea el 22 de Junio de 1951.  Ruppelt describió la visita en su libro, relatando que era obvio que la gente de inteligencia que le dio información al periodista no le impresionó por su conocimiento o dominio del tema.

Ruppelt narra en su libro que la actitud oficial hacia los OVNIs comenzó a cambiar luego de la visita de Ginna. En Septiembre de 1951 un incidente OVNI militar implicando radar y aviones del Fuerte Monmouth, en Nueva Jersey, resultó de conocimiento público. 

Una revisión del incidente en el Directorio de Inteligencia reveló que tanto la investigación como el análisis del incidente fueron pobremente llevados a cabo e inadecuados para la tarea. El 2 de Octubre de 1951, el Director de Inteligencia, el General de División Cabell  [Charles P. Cabell – N. del Traductor] ordenó una más completa y revitalizada investigación.
                            

 Gral. Charles P. Cabell

El “renacido” Proyecto Grudge se formó y reorganizó el 22 de Octubre de 1951, con un recién llegado jefe del proyecto.

A diferencia del Proyecto Sign, ninguno de los miembros del personal del ATIC fue nombrado para el proyecto. En cambio, un graduado recientemente como ingeniero aeronáutico y enrolado veterano de la Segunda Guerra Mundial que había sido recientemente ascendido a Teniente de la Reserva de la Fuerza Aérea de Estados Unidos fue designado para dirigir el nuevo proyecto: Edward J. Ruppelt.


Capitán Edward J. Ruppelt

Ruppelt fue asignado a una situación superior lo cual era muy inusual considerando su rango. Él llegó al ATIC en Enero de 1951 pero no recibió un acceso interino a Alto Secreto hasta Enero de 1952. Quizás su selección indicó que no se quiso que civiles “antiguos” estuviesen asociados con el proyecto sobre los OVNIs.

Quienes fueron asignados a inteligencia en Wright-Patterson sabían que algunos de los analistas del proyecto original habían sido dados de baja, siendo el último en irse Alfred Loedding, ”el iniciador del Proyecto Signo”.(Luego de la separación de Loedding de la Fuerza Aérea, fácilmente halló trabajo con la Armada y posteriormente retornó a Wright-Patterson en otra capacidad).

Nuevas políticas y directivas sobre los OVNIs comenzaron a fluir desde la oficina del Directorio de Inteligencia de la Fuerza Aérea en Washington. Se decidió que copias de las denuncias de OVNIs se enviarían a la Armada, el Ejército, la CIA  y otras agencias.

Una de tales acciones en Diciembre de 1951 implicó a la Sra. Helen Barber, editora gerente de la publicación interna clasificada “Air Intelligence Digest” en el DI, quien comenzó un estudio de OVNIs y el proyecto OVNI de la Fuerza Aérea, para el Directorio. Su proyecto se completó en Junio de 1952 y aún tiene que ser ubicado.  Ella tuvo que ver en varias investigaciones de OVNI y otras actividades semejantes en el DI.

Entre el 4 y el 14 de Enero de 1952, la Sra. Barber viajó en servicio interino del DI al ATIC para recoger material sobre OVNIs. Ruppelt no menciona su visita en sus informes de la situación.

En algún momento a comienzos de 1952 Ruppelt preparó para el Air Intelligence Digest, un artículo sobre objetos inusuales denunciados en el cielo antes de 1947.

Hizo una cantidad de viajes al Pentágono en Julio 21-22 y 28-29, para coordinar planes para el artículo. (Entre otras cosas durante esas visitas, se vio enfrentado a los dos fines de semana de las observaciones en el Aeropuerto Nacional de Washington. Extrañamente, al principio fue dejado fuera de las investigaciones del incidente del Nacional de Washington).  El artículo de Ruppelt nunca se publicó pero el borrador está en archivos del Proyecto Blue Book.     
   
Durante su visita en Enero al ATIC, el General de Brigada Garland le adjudicó también a la Sra. Barber y a otros la tarea de hacer un resumen de los aparatos aéreos alemanes no convencionales prototipos y experimentales, desarrollados durante la Segunda Guerra Mundial y su posible uso por los soviéticos. El proyecto comenzó el 9 de Enero y se tenía que completar para el 25 de Enero.

Esto fue parte de un mayor esfuerzo respecto de los OVNIs que el General de Brigada Garland quiso, incluyendo el despacho de tres equipos cada  uno del Comando de Defensa Aérea (ADC) y del ATIC para tomar fotografías de radar y visuales de OVNIS en lugares donde había habido numerosas denuncias. (Se desconoce el resultado de esta tarea). 

El 29 de Enero de 1952, dos diferentes incidentes ocurrieron en la zona de la guerra de Corea. Dos bombarderos B-29, uno volando sobre Wonsan y el otro sobre Sunchon, observaron objetos de color naranjo brillante, con forma de globos, volando paralelamente a sus aviones. El informe de dos observaciones independientes por tripulantes de dos diferentes escuadrones de bombarderos en dos lugares diferentes llegó al ATIC como un mensaje Secreto.

El 4 de Febrero, el Tte. Cnel. Ray W. Taylor en el ATIC envió un mensaje al Gral. de Brig. Garland (AFOIN-A), Asistente de Producción para el DI. Taylor sugirió varias posibles soluciones para las observaciones coreanas incluyendo “bólidos” o “foo-fighters”, un fenómeno que dijo nunca había sido completamente explicado.

La Fuerza Aérea y el nuevo Proyecto Grudge (Inquina) no estaban preparados para la publicidad resultante de tal importante incidente OVNI y fue tomada por sorpresa cuando alguien filtró detalles de las observaciones coreanas a la prensa. El 19 de Febrero la historia apareció en los diarios sin la habitual negativa de la Fuerza Aérea de que no había nada acerca de OVNIs. La prensa, en realidad, llamó sarcásticamente la atención del público a tal falta de negativa.

En ese momento, nuevas políticas de información sobre los OVNIs y las revitalizadas investigaciones de la Fuerza Aérea consistieron en discusiones e ideas tentativas sin directivas finales. El furor causado por la filtración de las observaciones desde la zona de guerra de Corea provocó decisiones para que la liberación al público de información se hiciera sobre la marcha.

Un despacho procedente de Tokio el 20 de Febrero informaba que tripulantes de B-26 vieron “globos naranjos de apariencia extraña” en los vuelos nocturnos sobre Corea.  El vocero de la Fuerza Aérea en Tokio y Corea se negó a hacer comentarios, diciendo que la información era “clasificada”. (En los archivos del Proyecto BlueBook no se encuentran tales informes de B-26).

Los hermanos Alsop [Joseph y Stewart Alsop eran famosos periodistas en su tiempo – N. del Traductor] fueron rápidos en escribir una columna cubriendo sobriamente los incidentes y las posibles implicancias de seguridad.

El 21 de Febrero, el Senador Richard B. Russell, Presidente de la Comisión del Senado sobre Servicios Armados, escribió al Secretario de la Fuerza Aérea solicitando un informe completo sobre las observaciones coreanas. 

La edición del 22 de Febrero del Pacífico “Estrellas y Barras”, el diario oficial publicado para las tropas en el extranjero, contenía una declaración del Tte. Gral. (luego General) Otto P. Weyland acerca de las observaciones del “globo” del B-29. En un despacho desde Tokio, fechado el 21 de Febrero, el General Weyland establecía que “hasta el presente no se ha hecho una evaluación concluyente” acerca de las observaciones. Añadía que los informes hechos por tripulantes de las observaciones efectuadas durante misiones, proveyeron importante información sobre las tácticas y equipos del enemigo.


General Otto P. Weyland

El 25 de Febrero, la carta del Senador Russell fue enviada al Director de Inteligencia con la solicitud de contestarla antes del 4 de Marzo. La Sra. Barber se encontraba entre el personal del DI que tuvo que elaborar una respuesta para el Senador.  Ruppelt, en tanto estaba activamente involucrado en recoger información sobre el incidente de Corea, fue excluido del análisis y la respuesta al Senador.

La investigación, el análisis, las declaraciones públicas, y la respuesta oficial a la Comisión del Senado sobre Servicios Armados mostraron la situación un tanto confusa que causaron los incidentes de Corea. En medio de esta turbulencia oficial, Robert Ginna comenzó su vista a la sede central de la Fuerza Aérea el 25 de Febrero de 1952.

De los Memorandos sabemos que el Sr. Ginna  --con la ayuda del General de Brigada Sory Smith, Director de la Oficina de Información de la USAF--  se reunió con el General Joseph F. Carrol, Sub-Inspector General,  y Director de Investigaciones Especiales. No se sabe qué se discutió, pero la Oficina de Investigaciones Especiales (OSI) había mantenido una actitud profesional hacia la investigación de los OVNIs, cuando los esfuerzos por la mayoría de las otras agencias de la Fuerza Aérea eran despectivos y las investigaciones pueden caracterizarse como mínimas. Ginna estaba más interesado en el “fenómeno de globos de fuego verdes” en el suroeste.

Él ya se había reunido previamente con el Dr. Lincoln LaPaz, experto en meteoros, en la Universidad de Nuevo México.

El Dr. LaPaz se había ofrecido voluntariamente para investigar OVNIs y los globos de fuego verdes con el Distrito 17 de la OSI, previamente encabezado por el Tte. Cnel. Doyle Rees.

El Dr. LaPaz fue personalmente testigo de globos de fuego verde y era el principal astrónomo referido por LIFE en el Incidente Nro.2). A través de la oficina del General Carroll, se le permitió a Ginna entrevistar al Col. Rees quien había sido asignado a Washington, D.C.  Ginna solicitó que el Tte. Cnel. (posteriormente General de División) Dewitt R. Searles le consiguiera una cita con el Centro Técnico de Inteligencia Aérea (ATIC) en la Base de la Fuerza Aérea Wright-Patterson, en Dayton, Ohio. 

El General de Brigada William M. Garland, Asistente para Producción del Directorio de Inteligencia, coordinó la propuesta visita y también programó una entrevista con Ginna antes que se fuese de Washington.

Ginna se reunió con el General Garland en la mañana del 27 de Febrero. La Sra. Barber y el Tte. Cnel. Searles  también estuvieron presentes. El General Garland dijo que él estaba interesado en propiciar una actitud más positiva  hacia los OVNIs, pidiendo relatos de observadores calificados.

El Gral. de Brigada Garland exhortó a LIFE que no hiciera la publicación hasta que estuviese disponible más evidencia concluyente, pero era obvio que Ginna no tenía la intención de seguir esta sugerencia. El Gral. de Brigada Garland sugirió un intercambio de información con LIFE. También reveló que la Fuerza Aérea estaba emitiendo una colección de instrucciones, estaba planeando  equipar a interceptores de todo tiempo con cámaras para fotografiar OVNIs, y podría hacer un intento de derribar uno con un misil.



Mientras el Nike-Ajax del Ejército había sido sometido a pruebas en 1952, no sería desplegado hasta 1954. Estuvo más adelantado en el ciclo de consecución que los misiles de la Fuerza Aérea, pero a menos que alguna preparación especial extraordinaria se llevara a cabo, no estuvo listo para tratar de derribar un OVNI en 1952, como lo revelara el informe del General de Brigada Garland al investigador de la  revista LIFE Robert Ginna en Febrero 1952.

La Fuerza Aérea por su parte, estaba desarrollando un misil de largo alcance guiado por radar, el Bomarc, que en el tiempo de la reunión con Ginna estaba aún a meses de su primera prueba de propulsión en Septiembre de 1952. Varios años de desarrollo siguieron y el primer escuadrón operacional Bomarc de la USAF –el Escuadrón 46 de Misiles de Defensa Aérea--  finalmente se produjo en serie el 25 de Marzo de1959.

El 3 de Marzo Ginna visitó el ATIC y se reunió con Ruppelt. Él llevó consigo informes de avistamientos por observadores altamente calificados.
La revista LIFE tenía representantes en todo el mundo que podían enviar informes que se podían intercambiar con la Fuerza Aérea.

La revista Time usó algo del mismo material que Ginna planeaba usar en un artículo en su sección de Ciencia acerca de los incidentes coreanos con B-29. Time también publicó la dirección de Civilian Saucer Investigations en Los Ángeles (CSI-LA), relató las actividades del Dr. LaPaz y el interés oficial de White Sands en los globos de fuego verdes, y en la historia de Frank Scully sobre un platillo que se estrelló.

En tanto el tema fue para la cubierta del 3 de Marzo, los suscriptores por correo habitualmente recibían Time y LIFE antes de que estuvieran a la venta en quioscos.

Del 5 al 10 de Marzo, la Sra. Barber visitó a los representantes editoriales del Time y Life en referencia a los artículos sobre el tema a ser publicado por las revistas. El 5 de Marzo, el Tte. Gral. Weyland dio una entrevista publicada en la edición europea de “Estrellas y Barras” del 6 de Marzo en la cual implicaba que pilotos rusos estaban volando en combate en Corea. 

Los militares, por supuesto, estaban bien conscientes de que pilotos rusos estaban combatiendo en Corea. El Tte.Gral. Weyland, que había servido con Patton durante la Segunda Guerra Mundial, orilló el tema mientras indicaba que ese era el caso. 

También expresó escepticismo sobre las explicaciones previas de que la causa de los avistamientos de los B-29 eran el brillo de los escapes de aviones, la respuesta que se le diera al Senador Russell.

El 8 de Marzo, el Secretario de la Fuerza Aérea respondió a una carta del Senador Russell que incluyó la conclusión del DI de que los tripulantes de los B-29 habían visto el brillo de escape de aviones comunistas. La conclusión fue firmada por el General Nathan F. Twining, Sub-Jefe del Estado Mayor.

El 14 de Marzo dos aviones de la Armada volando 50 millas aparte entre Guam y Pearl Harbor, Hawaii, encontraron dos OVNIs. El primer avión, que transportaba al Secretario de la Armada, Dan Kimball, tuvo dos discos de rápido movimiento que se le aproximaron e hicieron círculos alrededor antes de desaparecer hacia el este. El siguiente avión que transportaba al Jefe de la Investigación Naval, Arthur Radford, también encontró a los discos que hicieron círculos alrededor del avión y desaparecieron. Sólo los tripulantes vieron los OVNIs, no los pasajeros de alto perfil. La observación no se encuentra en los archivos del Proyecto Blue Book y no se hizo pública hasta Mayo de 1952.

Como resultado del incidente, el Secretario Kimball ordenó que se instigara un proyecto separado de investigación de los OVNIs de la Armada. Los detalles y descubrimientos de tal esfuerzo aún tienen que ser localizados.

El Artículo de LIFE se publicó el 3 y 4 de abril con la carátula del día 7. Recibió cobertura en cientos de diarios en todo el mundo. El ATIC recibió 110 cartas como resultado del artículo mientras la propia revista LIFE tuvo 700 cartas. La Fuerza Aérea archivó muchas de esas cartas, que terminaron llenando dos microfilms. 

Dado que los “foo-fighters” se mencionaban en el artículo, algunos veteranos de guerra enviaron sus relatos, una selección de los cuales está publicada aquí en el Proyecto 1947. Cartas de otros artículos de revistas también están representadas en los microfilms. Incidentes de 1952 y retrospectivamente hasta el Siglo XIX son narrados en esta colección.

Contribuyeron con este ensayo: el fallecido Robert Todd, información hallada utilizando una donación para la investigación “OVNIs y el Gobierno”, provista por la Fundación Louis Farish; Robert Powell, Barry Greenwood, Brad Sparks, Isaac Koi, el Dr. Michael Swords y John Stepkowski. 

                                         — Jan L. Aldrich