Loading / Cargando...
More official videos / más videos oficiales: YouTube

ARCHIVOS OFICIALES Y EXPLOTACIÓN COMERCIAL




¿QUÉ HAY DETRÁS DE LA DIFUSIÓN DE LOS ARCHIVOS OFICIALES DE OVNI DE EE.UU.?

La primera cosa que sorprende es el hecho de que contrariamente a lo que podría ser esperado, los archivos de casos OVNI no son difundidos por la Fuerza Aérea de Estados Unidos, sino por un individuo que nunca ha sido considerado o reconocido o conocido como investigador de OVNIs.

Aparentemente, desde que tuvo 15 años, ha sido un coleccionador de archivos oficiales. Y de repente, este individuo, el Sr. John Greenewald, Jr. creador de una página web llamada The Black Vault (La cámara negra, o bóveda negra) es el privilegiado depositario de todos los casos OVNI con los que tuvo que ver la Fuerza Aérea de Estados Unidos a través de diferentes proyectos, comenzando con Signo, seguido por Inquina y finalizando en el famoso Libro Azul.

El procedimiento –por decir lo menos— es insólito.

Cuando la Real Fuerza Aérea del Reino Unido decidió publicar sus archivos, lo hizo como un procedimiento oficial. Fue la RAF misma la que hizo públicos sus archivos sobre casos OVNI.

Cuando el GEIPAN decidió abrir sus archivos al público, adoptó la misma política.

Por supuesto, el Sr. Greenewald como cualquier ciudadano estadounidense está investido con el derecho de solicitar tener documentos oficiales de acuerdo a la Ley de Libertad de Información (FOIA).

No obstante, llama la atención el procedimiento utilizado esta vez para permitir que el público conozca los archivos OVNI de la USAF.

La Bóveda Negra por otra parte, parece ser un lugar "privado" especial, a través del cual cantidad de información oficial es canalizada al público.

Para completar este panorama, el Sr. Greenewald aparece haciendo publicidad para una serie de DVDs bajo el nombre general de “Fastwalkers” (www.fastwalkers.com).


Si se desea comprar la serie completa de 16 DVDs hay que gastar un total de 560,30 dólares estadounidenses, y estoy seguro que no valen la pena semejante gasto.

Los participantes en esos DVDs expanden rumores, historias, especulación y todo el tipo de cosas que se pueden imaginar en torno a la idea básica de que somos visitados por alienígenas.

La lista de personas que aparecen en esos DVDs me exime de mayores comentarios. Simplemente véanla por ustedes mismos. Vayan a http://www.fastwalkers.com/featured/featured.htm

Además, es justo decir que los archivos de la USAF se hicieron públicos hace mucho tiempo. Tengo una lista de los Casos OVNI Inexplicados dentro de los archivos del Libro Azul desde 2005, y hallo que la difusión hecha por el Sr. Greenewald, Jr. –que también es uno de los participantes en la serie “Fastwalkers”, es simplemente un ardid publicitario para promover este negocio de los DVDs.

Finalmente y no menos importante, ni los archivos de la RAF, ni los archivos del GEIPAN, o estos archivos estadunidenses proveen algo específico y concluyente acerca del tema OVNI. Pero es importante que las agencias gubernamentales no mantengan secretos acerca del tema OVNI y hagan conocer todos sus archivos.

¿Hay algunos otros intereses detrás de toda esta operación de propaganda para la idea extraterrestre?

Quizás sí, y estamos obligados a pensar acerca de quiénes son los posibles beneficiarios de toda esta nueva tanda de promoción extraterrestre. ¿Quiénes son aquellos que pueden sacar provecho en sus negocios haciendo que la gente que pueda ver algo aparentemente inusual en el aire piense que lo que está viendo es algo venido del espacio?

Piensen, y como algunos astutos pensadores dicen: rastreen el dinero…

Conscientemente o inconscientemente esta gente apareciendo en esta serie de DVDs le está haciendo un gran favor a otra gente que hace otro tipo de “negocio” el cual –entre otras cosas—  demanda vuelos clandestinos.

Cuando se hacen esos vuelos, la mejor cobertura es: “¡échenle la culpa a los OVNIs!”.

Es también evidente que cuando famosos investigadores y estudiosos del tema OVNI en diferentes países han fallecido, esta generación del medio, está buscando sustituirles. ¡Ellos esperan tomar su lugar!  Pero su enfoque es tan descarado y tan burdo que nunca alcanzarán su objetivo.

Afortunadamente, la verdadera Ufología, la seria, la que trabaja en la línea científica nada tiene que ver con esta creación para entretenimiento que realmente no trata sobre OVNIs sino sobre el mito extraterrestre, y su explotación comercial.

Nosotros somos diferentes.

Nosotros buscamos la verdad. Nos esforzamos por comprender los Fenómenos Aéreos Inusuales y su naturaleza.

Nosotros hacemos auténtica Ufología.

Milton W. Hourcade

OFFICIAL FILES AND COMMERCIAL EXPLOITATION



WHAT IS BEHIND THE DISCLOSURE OF OFFICIAL U.S. UFO FILES?



The first thing that surprise is the fact that contrary to what could be expected, the UFO files are not disclosed by the US Air Force, but by an individual who has never been considered or recognized or known to be a UFO investigator.

Apparently since he was 15 years old, he has been a collector of official files. And suddenly this individual, Mr. John Greenewald, Jr., creator of a web page named the Black Vault is the privileged depositary of all the UFO cases dealt by the US Air Force through the different Projects, starting with Sign, following by Grudge, and ending in the famous BlueBook.

The procedure is –to say the least— unusual. 

When the Intelligence of the Royal Air Force of the United Kingdom decided to publish its files, it did it as an official procedure.  It was the RAF itself that make known their UFO files to the public.

When GEIPAN decided to open his files to the public, it adopted the same policy.

Of course, Mr. Greenewald as any American citizen is vested with the right to request and have official documents after the Freedom Of Information Act (FOIA).

Nevertheless, it draws attention the procedure used this time to let the public know the UFO files belonging to the USAF.

The Black Vault on the other hand, is a publication dealing with conspiracy theories, aliens, etc. not with a scientific approach of the UFO subject or any other subject.

To complete this panorama, Mr. Greenewald appears advertising a series of DVDs under the general name of “Fastwalkers” (www.fastwalkers.com).

 
If you want to buy the complete series of 16 DVDs you have to spend a total of US dollars 560.30, and I am sure they are not worthwhile of such an expense. 
The participants on those DVDs expand hearsay, stories, speculation, and all the kinds of things that could be imagined around the basic idea that we are visited by aliens.

The list of the people that appear in those DVDs exempt me of further commentaries. Just take by yourselves a look to that list. Go to http://www.fastwalkers.com/featured/featured.htm

Besides, it is fair to say that the USAF UFO files have been made public long time ago. I have had a list of the Unexplained UFO cases within the BlueBook files since 2005, and I find that this disclosure by Mr. Greenewald, Jr.  –who also is one of the participants in the “Fastwalkers” series, is just an advertising ruse to promote this DVDs business.

Last but not least, neither the RAF files, nor the GEIPAN files, or these American files provide something specific and conclusive about the UFO subject.  But it is important that government agencies keep no secrets about the UFO subject and make known all their files. 

Are there any other interests behind all this operation of propaganda for the alien idea? 

Maybe yes, and we are obliged to think about who are the possible beneficiaries of all this new round of extraterrestrial promotion. Who are those who can profit in their business making the people who could see something apparently unusual in the air think that what they are seeing is from outer space?

Think, and as some astute thinkers say: follow the money….

Consciously or unconsciously these people appearing in this DVD series are making a great favor to other people doing other kind of “business”, which --among other things-- demand clandestine flights.

When these flights are done, the best cover-up is “blame them to UFOs!”.

It is also evident that when famous investigators and students of the UFO subject in different countries have passed away, this generation in the middle, is looking to substitute them. They expect to take their place! But their approach is so blatant and rude that they will never reach their goal.

Fortunately, the real Ufology, the serious one, the one that works in the scientific line has nothing to do with this effort of entertainment which really does not deal with UFOs but with the alien myth and its commercial exploitation.

We are different. 

We look for the truth. We struggle to understand the Unusual Aerial Phenomena and their nature.

We do authentic Ufology.

Milton W. Hourcade


La CIA y los U-2: UNA EXPLICACIÓN PARCIAL



La CIA acepta culpa por la mayoría de las observaciones de OVNI de hace décadas
 
La NPR, National Public Radio, transmitió esta mañana, December 30 de 2014, la siguiente noticia.

Diciembre 30, 2014  7:19 AM ET

La CIA liberó su documento más leído de 2014: los vuelos del avión espía U-2. Dice que esos aviones secretos, volando más alto que lo que alguien podía pensar, fueron a menudo confundidos con naves espaciales extraterrestres.
 

Copyright © 2014 NPR. For personal, noncommercial use only. See Terms of Use. For other uses, prior permission required.


STEVE INSKEEP,  PRESENTADOR:

Buen día. Soy Steve Inskeep con una explicación para las obsrvaciones de OVNI en la década de 1950.  La CIA dio a conocer un documento este año al que califica del documento más leído de 2014. El mismo informa sobre vuelos de los aviones espía U-2.  El documento dice que esos aviones secretos volando más alto de lo que nadie pensaba, posiblemente fueron confundidos con naves espaciales alienígenas.

Normalmente, una teoría conspirativa diría que la CIA está detrás de alguna actividad misteriosa. En este caso, la CIA  realmente lo estuvo. Esta es la EDICIÓN MATUTINA.


Por correo privado, investigadores vinculados al UAPSG-GEFAI y de una lista ampliada, han recibido copia del documento de la CIA con su traducción al español.