ALIENÍGENAS PUEDEN HABER MUERTO HACE RATO, DICE CIENTÍFICO.


ALIENÍGENAS PUEDEN HABER MUERTO HACE RATO, DICE CIENTÍFICO.

Una nueva presentación científica argumenta que extraterrestres que escuchemos posiblemente han desaparecido hace mucho tiempo.

Por Seth Shostak, Abril 11, 2018.



“Está muerto, Jim”

Así le dijo “Huesos” McCoy, el médico de hablar muy directo, en la serie de televisión original “Star Trek” al Capitán James Kirk, cada vez que un alienígena graznaba en su enfermería de alta tecnología. Extraterrestres muertos han desempeñado frecuentemente papeles en muchas obras de ciencia ficción de escaso valor, y por obvias razones dramáticas.

Pero ¿qué acerca de sociedades extraterrestres totales? Un equipo de investigación bajo el liderazgo del astrónomo francés Claudio Grimaldi publicó recientemente un trabajo sugiriendo que cualquier civilización extraterrestre que descubramos es posible que hace rato haya muerto.

Esta posibilidad puede sonar estrambótica. Después de todo ¿cómo podemos decir si una cultura aún existe o no cuando está a cientos de miles de años luz? En general, no podemos. Y no obstante hay razones por la cuales Grimaldi y su equipo pueden tener razón. De hecho, su argumento es reminiscente de uno que a menudo escucho en conexión con la búsqueda de inteligencia extraterrestre (SETI). 

Dado que cualquier mensaje de radio extraterrestre que pudiéramos recibir habría estado moviéndose pesadamente a través del espacio a la velocidad finita de la luz, y dado que el espacio es enorme, mucha gente supone que la señal debe haberse enviado "hace millones de años". El corolario obvio es que las emisoras alienígenas pueden haber dejado de transmitir desde hace mucho tiempo.

Mi respuesta a esta lógica melancólica es hacer notar que la mayoría de los sistemas estelares examinados por los científicos de SETI están a menos de unos cientos de años luz de distancia. Entonces una señal de uno de éstos no tendría un millón de años. Y dado que unos pocos siglos no es realmente mucho tiempo, usualmente ofrezco una analogía: el servicio postal tarda tres días en entregar una carta de mi tía. Pero es poco probable que haya muerto en el interin porque tres días son breves en comparación con la vida media de las tías.

El nuevo documento ofrece un argumento similar, matemáticamente elaborado. Los autores suponen un escenario simple en el que las sociedades extraterrestres surgen en lugares aleatorios en la galaxia en momentos aleatorios, y que transmiten sus programas de entrevistas (o lo que sea) al espacio. Uno puede imaginarse estas transmisiones extendiéndose como ondas en el plano de la Vía Láctea, llegando a más y más sistemas estelares a medida que pasa el tiempo.

Una suposición aún mayor es que en algún momento, debido a eventos no especificados (incluyendo, uno supone, autodestrucción), los transmisores de los alienígenas se silencian. Entonces, la característica radial de cada sociedad alienígena es como una rosca en expansión, con un límite exterior representando el momento en que comienzan sus transmisiones y un límite interior definido por el momento en que se detienen.

Ahora bien, si su sociedad alienígena promedio dura mucho tiempo, digamos más de 100.000 años, entonces sus señales pueden cubrir toda la galaxia mientras los alienígenas permanecen con nosotros. Si esta es una situación típica, --si las culturas Klingon se mantienen en el poder--, podría haber muchas transmisiones flotando sobre la Tierra, de sociedades que aún existen.

Por otro lado, si las luces se apagan para la mayoría de las sociedades con relativa rapidez, entonces la mayoría de las señales que llegan a la Tierra ahora o en el futuro inmediato probablemente provengan de extraterrestres que están muertos. Si la mayoría de las civilizaciones transmiten durante 10.000 años (nosotros los terrícolas hemos estado transmitiendo durante aproximadamente un siglo), entonces el 99 por ciento de todas las señales que bañan nuestro planeta provienen de sociedades expiradas, o al menos silenciosas.

Entonces sí, una detección de SETI podría provenir de una cultura fosilizada. Pero es justo preguntar: "¿Y qué?" ¿Nos importaría que los alienígenas se ya no están? Obviamente, las conversaciones de ida y vuelta estarían fuera de cuestión. Pero las conversaciones serían tediosas de todos modos si los alienígenas están a una distancia de hasta 100 años luz.

Y además, leí a Julio César en la clase de latín de la escuela secundaria, y fue interesante a pesar de que el "mensaje" tenía 2.000 años y que el Imperio Romano había muerto. Si recibiéramos un mensaje de extraterrestres, la gran noticia no dependería de si pudiéramos conversar con ellos. Sería simplemente que alguien más estaba ahí afuera.

Cualquier mensaje que recibamos provendría de una sociedad cuya tecnología estaría mucho más allá de la nuestra. Después de todo, fueron capaces de transmitir una señal inteligible lo suficientemente potente como para llegar a través del cosmos. Y por lo tanto, creo que, independientemente de si aún están andando por ahí o no, lo que tuvieran que decir sería enormemente interesante-- y posiblemente útil en asegurar nuestra propia supervivencia a largo plazo.

Nota: El Dr. Shostak es Astrónomo Mayor del Instituto S.E.T.I.

Traducción especial para el UAPSG-GEFAI, por Milton W. Hourcade


SPACE ALIENS COULD HAVE DIED LONG AGO, SAYS SCIENTIST

Dr. Seth Shostak is Senior Astronomer for the SETI Institute and former Director of Center for SETI Research.

On April 11, 2018, he wrote the article “Space aliens could have died long ago, scientist says” – A new paper argues that any extraterrestrial we hear from are likely to have died out”.

His article is a comment and also a reaction to the paper presented by French Astronomer Claudio Grimaldi who suggests that any extraterrestrial civilization we discover is likely to be long dead. 

We recommend the reading of Shostak’s article in:

And if you would like to read a summary of Grimaldi’s paper, please go to:

Enjoy your reading.





MY APPROACH TO THE UFO SUBJECT


When I started dealing with “flying saucers” as they were called then, I was only 18 years old.

Nevertheless, enough serious and concerned about this subject that I realized someone has to do something about it in Uruguay because there were some people making reports, and no one took care of them to verify what was going on.

I decided to talk about this with my friends. Some of them laughed at me, telling me that I was crazy, that such issue couldn’t be taken seriously.
But other took my proposal as a valid one and joined me initially trying to see what we can do.

Immediately –taking information from articles published by the Brazilian magazine “O Cruzeiro Internacional” at the end of 1957, I got in contact with NICAP and APRO in the USA; Flying Saucer Review in Great Britain; GEPA and Le Courrier Interplanetaire in France; CICOANI, CBPCOANI, Dr. Olavo T. Fontes (RJ), Dr. Walter Buhler (RJ)  Dr. Flávio A. Pereira (SP) and Dr.José Escobar Faría (SP) in Brazil; and CODOVNI in Buenos Aires, Argentina.

We convened a meeting with a public announcement in one radio station and on April 29, 1958, around 40 people came and discussed the subject and the possible institution. From that meeting, a group of seven people continued the discussion privately and decided to create the Unidentified Flying Objects Investigation Center (C.I.O.V.I. in Spanish).

We had a sustained exchange of mail with all the above-mentioned institutions and individuals, and the list expanded reaching people and institutions in many other parts of the world. The list would be extensive –at that time there were approximately more than 300 private institutions dealing with the UFO subject throughout the World.

We received an enormous amount of mail. Also from contactees: George Adamsky, Daniel Fry, Otis T. Carr, George King, etc.; from a man who launched his candidacy for the presidency of the USA based on his viewpoints about flying saucers, from esoteric institutions. 

There were also a considerable amount of books, but the number one was Donald Keyhoe’s “Flying Saucers from Outer Space” in his version in Spanish under the title of “Platos Voladores de Otros Mundos”.

In Argentina, Brazil, and Uruguay, we almost followed the ideas and way of thinking of Keyhoe. Essentially that the Earth was visited by extraterrestrial beings in their space-ships. Keyhoe appealed at his relationship with people in the military and other official agencies to get and share information of “ufo cases” mostly seen by pilots and other service personnel.

He also used the opinion of some important people at the time, to support the idea that we were visited by interplanetary spacefarers.

From the start at CIOVI, we applied a policy to the mail we received. We definitely rejected the tales of contactees –all proven false— as well as the relation with esoteric groups or people. I remember to think that the craziest mail was always coming from California, and I wonder if it happens because of the water they drank, the food they ate, or the air they breathe.

We also were very selective about the people that could join us in our task.
There was a one year period in which we prove the possible candidates to become active members of the Center, and they would verify how comfortably feel with us and how much agree with us in the way we investigated and studied the UFO reports.

In 1981 I gave the first and only theoretical and practical course related to the investigation and study of the subject.

Over the years, we were able to investigate dozens of cases applying the scientific method and the Ockham’s razor. We were able to explain all of them. The honesty of the witnesses was a general factor in our favor with the exception of four cases that involved pictures, all of them fraudulent.

This was shaping our own view of the whole UFO subject.

We took distance from fantasies and mythical approaches, and mostly from merchants that notoriously used the UFO subject as a way of living.

We didn't give more our support or used the arguments taken from NICAP, APRO, and some other organizations and individuals mainly in the USA.
That is why in my book “Elementos de Ovnilogía – Guía para la Investigación” [Elements of Ufology – Guide for the Investigation]
– Montevideo, Ed. Mano a Mano, 102 pág,1989, I wrote on page 16: “Universality:
Being a globally considered problem, it corresponds to be aware of all the contributions that are developed around it.... Own approach: .... it is necessary to elaborate our own approach to the subject, which must assume a prescriptive character for the development of the Ufology in each nation. No subsidiarity: It is necessary to develop a research and study policy that is not subsidiary of foreign interests, concepts, opinions or initiatives, but has a firm rooted in the interests, perspective and possibilities of each country.

We looked for and exchanged information with GEIPAN –the official scientific organization in France; with Dr.J. Allen Hynek and CUFOS, with Dr. Jacques Vallée and with MUFON at the beginning of that network. With SOBEPS in Belgium, etc.

We created a National Network of Correspondents (Red Nacional de Corresponsales) to have all the national territory covered with people that immediately could make a first and basic investigation of any UFO report.

All the fruitful years of work gave us an international recognition as a respected and trustworthy organization. The same happened at the national level.

No one institution reached the experience and expertise and knowledge of the subject and no one had the international contacts and exchange of information that CIOVI had.

We were pioneers and we were the best.

A couple of other organizations emerged in the country trying to duplicate our work. They never reached our status.

That is why, during the military period in Uruguay, people of those organizations approached the Uruguayan Air Force suggesting the idea to create an official investigation.

The Uruguayan Air Force accepted the idea with one condition: those couple of institutions will disappear as its people will come the civilian members of the official entity named CRIDOVNI.

Afterward, the already created CRIDOVNI contacted CIOVI asking if we would be open joining the Commission. Our reply was affirmative but we will remain to be CIOVI and our relationship would be from institution to institution. This was accepted.

Regretfully the lack of scientific criteria that dominated the CRIDOVNI –particularly from its civilian members—  and the lack of a correct field investigation of some cases, determined CIOVI to leave the CRIDOVNI.

So far, CRIDOVNI has not made public his files. No one knows exactly how many cases were submitted to its investigation neither which were their conclusions. 

From my personal viewpoint, it is a kind of structural ghost.

I want to make clear that CIOVI has had excellent relations with the Uruguayan Air Force since almost its beginning, and that the things started to get complicated after my friend Colonel Eduardo Aguirre left the presidency of CRIDOVNI.

But even more, when CIOVI put an end to its work, two members of the Center –one of them myself— went to the Command of the Air Force and we talked with Colonel José Pérez Ordóñez, at that moment the President of CRIDOVNI, and we reiterate our disposition and will to cooperate with the Air Force provided we were called to do so.

CIOVI put an end to its activities in April of 2008, after 50 uninterrupted years of work because there were no more reports, and the issue itself was down in the interest and the consideration of the public, exception made of those individuals who wanted to think in mythical terms, or who joined religious phylum organizations.

Being in the United States of America, I started gathering a lot of information, made contact with NASA technicians, got a correct idea of what meant something classified, the different grades within the classification and what it meant that someone had access to top secret information. Also, I learned about dark projects and the way they are dealt by the Congress, etc. About some of these things, there was confusion or erroneous ideas abroad.

Besides, I was able to receive historical information through Project 1947, directed by my friend Jan Aldrich.

My personal friendship with Dr. Willy Smith was of great value.

All in all, living in the United States provided me with the access to documents, literature, personal contacts, all which finally allowed me to write my book “OVNIs: La Agenda Secreta” [UFOs: The Secret Agenda] which obtained the Zurich International Prize, was published by Fundación Anomalía, [Anomaly Foundation] Santander, Spain, 2005, 398 pages, and later published in Montevideo, Uruguay, by Tradinco. This last edition has 423 pages because there is a Foreword by my dear friend Astrophysicist Dr. Massimo Teodorani and an Annex with material summarized and translated into Spanish from the original and official document entitled “Unidentified Aerial Phenomena in the U.K.”. The book currently can only be obtained as an e-book from Amazon.

My personal viewpoint about what I prefer now to call the Unusual Aerial Phenomena comes from all this experience and backgrorunds. 

That is why I deny so far the possibility of the presence of alien entities on Earth. 

That is why I am open to the possibilities that natural phenomena still to be known and/or very secret activities of some countries or private companies, could maybe constitute the answer to that tiny residue still unexplained.

Besides that, there is nothing strange at all. All depends on a good investigation and study. The better it is the more cases are explained.

The best example of this is the magnificent work done by retired Commodore Rubén Lianza, Director of the official CEFAe in Argentine. I can say without hesitation that at this moment he is the best official investigator in the Americas. 

And he has done something no one has ever done before: he has created a concise, strong and rational system to study, analyze and conclude a case.

The only ones that probably have done something similar are the scientists of the French GEIPAN. 

But, let me be clear:  no Hynek neither Jacques Vallée have developed ever a clear system to investigate, evaluate and conclude an original UFO report.
Hynek recognized his limitations.

Vallée is magnificent in his speculations, his denial of extraterrestrials visiting Earth, but besides his complicated system of classification of cases, his main contribution has been to think about the possibility of a multiverse, or parallel universes, to explain UFOs as an evasive reality. Which is an interesting idea, but it doesn’t help to investigate or to arrive at valid conclusions.

And finally, I agree with Commodore Lianza: to be a good UFOlogist, you have to be a great IFOlogist.

The example was given by Allan Hendry in his “UFO HANDBOOK”(Doubleday & Company Inc., New York, 297 pages, 1979). This book should be read by any investigator working with honesty and wanting to reach and spread the truth.

This book has a foreword by Dr. J. Allen Hynek. 

There is no better way to end this writing than quoting some concepts of Dr. Hynek. Here they are:

“I have long recognized that there is a question even more basic than ‘What are UFOs?’ Or ‘Where are they from?’ and that is: ‘Do the contents of the report correspond to objective reality?’ or, to put it more bluntly, ‘Does what the witnesses say they saw happen, happen in the way  they said it happened?”......

“.......But I also came to recognize that there was a relatively small residue of UFO reports which were so well attested and so compellingly strange that the chances were overwhelmingly great that they could not be ascribed to collective misidentification, hoax, or hallucination.
This was a qualitative conclusion on my part. Although I recognize the importance of finding out just to what extent misidentification, wishful thinking, emotions, and hallucination enter into the UFO problem. I regretfully failed to make such a study.
Allan Hendry is the first to attempt such an important evaluation.”........
 
“It becomes abundantly clear to one seriously engaged in UFO studies that IFOS are a major problem and the outstanding stumbling block to progress. Their study and evaluation must precede the study of UFOs because, as Hendry shows, they have the capability of utterly vitiating the evaluation of UFO reports if the present methodology of UFO study continues. Indeed, the message herein is clear: unless we alter our methodology and use to the full extent what we learn from close attention to the manner in which IFOs are allowed to masquerade as UFOs because  of the desire of the untutored and wishful thinkers to transform IFOs into UFOs, we shall make little progress.”  

Prophetic words of Dr. J. Allen Hynek, then the Director of the Center for UFO Studies.

Milton W. Hourcade
Iowa City, April 8, 2018









MI ENFOQUE DEL TEMA OVNI


Cuando comencé a encarar el tema de los “platos voladores” como se les llamaba entonces, tenía apenas 18 años de edad.

Sin embargo, era suficientemente serio y estaba preocupado sobre este tema, pues me di cuenta que alguien tenía algo que hacer sobre el mismo en Uruguay, porque había algunas personas que hacían denuncias  y nadie se encargaba de verificar qué estaba pasando.

Decidí conversar esto con mis amigos. Algunos de ellos se rieron de mí, diciéndome que estaba loco, que eso no se podía tomar en serio.
Pero otros tomaron mi propuesta como válida y se unieron a mí inicialmente tratando de ver qué podíamos hacer.

Inmediatamente –extrayendo información de artículos publicados por la revista brasilera “O Cruzeiro Internacional” a fines de1957, me puse en contacto con NICAP y APRO en EE.UU.; la Flying Saucer Review en Gran Bretaña; Le Courrier Interplanetaire, en Francia; CICOANI, CBPCOANI, Dres. Olavo T. Fontes y  Walter Buhler en Río de Janeiro; Dres. Flávio A. Pereira y José Escobar Faría en San Pablo, Brasil; y CODOVNI en Buenos Aires, Argentina.

Convocamos a una reunión haciendo un anuncio público en una estación de radio y el 29 de Abril de 1958, aproximadamente unas 40 personas acudieron y debatieron el tema y la posible institución. De esa reunión, un grupo de siete personas continuó la discusión en forma privada y decidió crear el Centro de Investigación de Objetos Voladores Inidentificados (C.I.O.V.I.).

Tuvimos un sostenido intercambio de correo con las instituciones e individuos nombrados previamente, y la lista se expandió alcanzando a personas e instituciones en muchas otras partes del mundo. La lista sería extensa –en ese entonces había aproximadamente más de 300 instituciones privadas que trataban en tema OVNI en todo el mundo.

Recibíamos una enorme cantidad de correspondencia. También de contactados; (George Adamsky, Daniel Fry, Otis T. Carr, George King, etc.; de un hombre que lanzó su candidatura a la presidencia de Estados Unidos basado en sus puntos de vista sobre los OVNIs; de instituciones esotéricas.

Había también una considerable cantidad de libros, pero el número uno era “Platos Voladores de Otros Mundos” de Donald Keyhoe.

En Argentina, Brasil y Uruguay, casi seguíamos las ideas y la forma de pensar de Keyhoe. Esencialmente que la Tierra estaba visitada por seres extraterrestres en sus naves espaciales. Keyhoe apeló a su relación con personas en el ámbito militar y otras agencias oficiales para obtener y compartir información de “casos OVNI” mayormente vistos por pilotos y otros militares.

También usó la opinión de algunas personas importantes en aquel tiempo, para apoyar la idea de que éramos visitados por viajeros interplanetarios.

Desde el inicio en CIOVI, aplicamos una política al correo recibido. 

Definitivamente rechazamos los relatos de contactados –que se probó eran todos falsos— así como la relación con grupos o personas esotéricas. 

Recuerdo que pensaba que el correo más loco siempre procedía de California, y me preguntaba si eso ocurría por el agua que bebían, los alimentos que ingerían, o el aire que respiraban.

También éramos muy selectivos respecto a las personas que podían unirse a nuestra tarea.

Había un período de un año en el cual probábamos a los posibles candidatos a miembros activos del Centro, y ellos verificarían cuán confortables se sentían con nosotros y cuánto concordaban con nosotros en nuestra forma de investigar y estudiar las denuncias de OVNI.

En 1981 tuve a mi cargo el primer y único curso teórico práctico sobre investigación y estudio del tema.

A lo largo de los años pudimos investigar decenas de casos aplicando el método científico y la navaja de Ockham. Pudimos explicar todos ellos. La honestidad de los testigos fue un factor general a nuestro favor con la excepción de cuatro casos que implicaron fotografías, todos ellos fraudulentos.

Esto fue formando nuestra propia visión de todo el tema OVNI.

Tomamos distancia de fantasías y enfoques míticos, y mayormente de comerciantes que notoriamente usaron el tema OVNI como forma de vida.

No le dimos más nuestro apoyo o usamos los argumentos tomados de NICAP, APRO, y algunas otras organizaciones o individuos principalmente de Estados Unidos.

Es por esto que en mi libro “Elementos de Ovnilogía – Guía para la investigación”, Montevideo, Edicición Mano a Mano, 102 pág., 1989, escribí en la página 16: “Universalidad: Tratándose de un problema mundialmente considerado, corresponde estar al tanto de todos los aportes que se desarrollan en torno al mismo….Enfoque propio:…..es necesario elaborar un enfoque propio de la temática, el cual debe asumir un carácter preceptivo para el desarrollo de la Ovnilogía en cada nación. No subsidiariedad: Es necesario elaborar una política de investigación y estudio que no sea subsidiaria de intereses, conceptos, opiniones o iniciativas extranjeras, sino que tenga un firme arraigo en los intereses, la perspectiva y las posibilidades de cada país.”

Buscamos e intercambiamos información con GEIPAN –la organización científica oficial en Francia; con el Dr. J. Allen Hynek y CUFOS, con el Dr. Jacques Vallée y con MUFON al comienzo de esa red. Con SOBEPS en Bélgica, etc.

Creamos una Red Nacional de Corresponsales para tener todo el territorio nacional cubierto con personas que podían hacer una primera y básica investigación de cualquier denuncia de OVNI.

Todos los fructíferos años de trabajo nos dieron un reconocimiento internacional como una respetada y confiable organización. Lo mismo sucedió a nivel nacional.

Ninguna organización alcanzó la experiencia, pericia y el conocimiento del tema, y nadie tuvo los contactos internacionales e intercambio de información que tuvo el CIOVI.

Fuimos pioneros y fuimos lo mejor.

Un par de otras organizaciones emergieron en el país tratando de duplicar nuestro trabajo. Nunca alcanzaron nuestro estatus.

Es por esto que, durante el período militar en Uruguay, personas de esas organizaciones se aproximaron a la Fuerza Aérea Uruguaya sugiriendo la idea de crear una investigación oficial.

La Fuerza Aérea Uruguaya aceptó la idea con una condición: que ese par de instituciones desaparecieran y sus integrantes fueran los miembros civiles de la entidad oficial llamada CRIDOVNI.

Posteriormente, la ya creada CRIDOVNI contactó al CIOIVI preguntando si estaríamos abiertos a unirnos a la comisión. Nuestra respuesta fue afirmativa pero seguiríamos siendo CIOVI y nuestra relación sería de institución a institución. Esto fue aceptado.

Lamentablemente la falta de criterio científico que dominó a la CRIDOVNI –particularmente de sus miembros civiles—y la carencia de una correcta investigación de campo de algunos casos determinó que CIOVI dejara la CRIDOVNI.

Hasta ahora la CRIDOVNI no ha hecho públicos sus archivos. Nadie sabe exactamente cuántos casos fueron sometidos a su investigación ni cuáles fueron sus conclusiones.

Desde mi punto de vista, es una especie de fantasma estructural.

Quiero dejar en claro que el CIOVI había tenido excelentes relaciones con la Fuerza Aérea desde casi su comienzo, y que las cosas comenzaron a ponerse complicadas después que mi amigo el Coronel Eduardo Aguirre dejara la presidencia de la CRIDOVNI.

Pero aún más, cuando el CIOVI puso final a su trabajo, dos miembros del Centro –uno de ellos yo mismo—fuimos al Comando de la Fuerza Aérea, conversamos con el Coronel José Pérez Ordóñez, en ese momento Presidente de la CRIDOVNI y reiteramos nuestra disposición y deseo de cooperar con la Fuerza Aérea si se nos llamaba para hacerlo.

CIOVI puso fin a sus actividades en Abril de 2008, luego de 50 años ininterrumpidos de trabajo porque no había más denuncias, y el tema mismo había descendido en el interés y la consideración del público a excepción de esas personas que querían pensar en términos míticos o se unieron a organizaciones filo religiosas.

Estando en Estados Unidos de América, comencé a reunir gran cantidad de información, hice contacto con técnicos de la NASA, obtuve una correcta idea de lo que significa que algo es clasificado y de los diferentes grados dentro de una clasificación y qué significaba que alguien tuviese acceso a información de máximo secreto. También aprendí acerca de proyectos negros y la forma en que son tratados en el Congreso Federal, etc. Sobre algunas de estas cosas, había confusión o ideas equivocadas en el exterior.

Además, pude recibir información histórica a través del Proyecto 1947 que dirige mi amigo Jan Aldrich.

Mi amistad personal con el Dr. Willy Smith fue de gran valor.

Considerándolo todo, vivir en Estados Unidos me proveyó el acceso a documentos, literatura, contactos personales, todo lo cual finalmente me permitió escribir mi libro “OVNIs: La Agenda Secreta” que obtuvo el Premio Internacional Zurich, fue publicado por la Fundación Anomalía, Santander, España, 2005, 398 páginas, y posteriormente publicado en Montevideo por Tradinco. Esta última edición tiene 423 páginas porque hay un Prefacio a cargo de mi querido amigo el Astrofísico Dr. Massimo Teodorani y un Anexo con material resumido y traducido al español del documento original y oficial titulado “Unidentified Aerial Phenomena in the U.K.” [Fenómenos Aéreos No Identificados en el Reino Unido]. El libro actualmente sólo se puede obtener en su versión electrónica por Amazon.

Mi punto de vista personal acerca de lo que prefiero ahora llamar Fenómenos Aéreos Inusuales viene de toda esta experiencia y antecedentes. Es por esto que niego hasta ahora la posibilidad de la presencia de entidades ajenas en la Tierra. 

Es por esto que estoy abierto a las posibilidades de que fenómenos naturales aún por conocerse y/o actividades muy secretas de algunos países o compañías privadas, puedan quizás constituir la respuesta para ese minúsculo residuo aún no explicado.

Más allá de eso, no hay nada absolutamente extraño. Todo depende de una buena investigación y estudio. Cuanto mejor es, más casos son explicados.

El mejor ejemplo de esto es el magnífico trabajo realizado por el Comodoro (R) Rubén Lianza, Director de la CEFAe (Comisión de Estudio de Fenómenos Aeroespaciales) en Argentina. Puedo decir sin hesitación que en este momento él es el mejor investigador oficial en las Américas.

Y él ha hecho algo que nadie hizo antes: ha creado un conciso, fuerte y racional sistema para estudiar, analizar y concluir un caso.

Los únicos que probablemente han hecho algo similar son los científicos del francés GEIPAN.

Pero permítaseme ser claro: ni Hynek ni Jacques Vallé desarrollaron nunca un sistema para investigar, evaluar y concluir una denuncia de OVNI original.
Hynek reconoció sus limitaciones.

Vallée es magnífico en sus especulaciones, en su negativa de extraterrestres visitando la Tierra, pero, aparte de su complicado sistema de clasificación de casos, su principal contribución ha sido pensar sobre la posibilidad de un multiverso, o universos paralelos, para explicar a los OVNIs como una evasiva realidad. Es una idea interesante, pero que no ayuda a investigar o a arribar a conclusiones válidas.

Y finalmente concuerdo con el Comodoro Lianza: para  ser un buen UFÓlogo hay que ser un gran IFÓlogo.

El ejemplo fue dado por Allan Hendry en su “UFO HANDBOOK” (Doubleday & Company Inc., New York, 297 págs, 1979). Este libro debería ser leído por todo investigador que trabaje con honestidad y quiera alcanzar y diseminar la verdad.

Este libro tiene un prefacio por el Dr. J. Allen Hynek.

No hay mejor forma de poner fin a este escrito que citando algunos conceptos del Dr. Hynek. Aquí están:

“Hace tiempo he reconocido que hay una pregunta aún más básica que “¿Qué son los OVNIs?” O “¿De dónde proceden?” y ella es: “¿Los contenidos de una denuncia corresponden a la realidad objetiva? O, para decirlo más directamente, “Lo que los testigos dicen que vieron que sucedió, ¿ocurrió de la forma en que dicen que sucedió?......Pero también llegué a reconocer que había un residuo relativamente pequeño de denuncias de OVNI que estaban tan bien atestiguadas y eran tan convincentemente extrañas que las posibilidades eran abrumadoramente grandes de que no se pudieran adscribir a un error de identificación colectivo, un fraude, o alucinación.”

“Esta fue una conclusión cualitativa de mi parte. Aunque reconozco la importancia de descubrir hasta qué punto la identificación errónea, la ilusión, las emociones y la alucinación tienen cabida en el problema OVNI. Lamentablemente fracasé en hacer ese estudio. Alan Hendry es el primero en intentar tal evaluación”…..

“Resulta abundantemente claro para alguien seriamente comprometido en el estudio de los OVNI que los OVIs son un mayor problema y el obstáculo sin resolver hacia el progreso. Su estudio y evaluación debe preceder el estudio de los OVNIs porque, como lo demuestra Hendry, tienen la capacidad de viciar completamente la evaluación de los informes OVNI si la metodología actual del estudio OVNI continúa. En efecto, aquí el mensaje es claro: a menos que modifiquemos nuestra metodología y usemos en toda su extensión lo que aprendemos de prestar mucha atención a la manera en que se permite a los OVIs enmascararse como OVNIS por el deseo de los ignorantes e ilusos de transformar los OVIs en OVNIS, progresaremos poco".

Proféticas palabras del Dr. J. Allen Hynek, entonces Director del Centro para el Estudio de los OVNIs.

Milton W. Hourcade
Iowa City, Abril 8 de 2018