UMMO – Un mito instigado por agentes estadounidenses

UMMO – Un mito instigado por agentes estadounidenses
Una carta de J.L. Jordán Peña lo revela todo

-------------
Nadie que haya trabajado en el campo de los OVNIs podría ignorar el “affaire UMMO”.

También, nadie que haya tratado seriamente el tema OVNI podría haber creído en esa tramposa aunque obviamente astuta manipulación.

Sólo aquellos débiles de espíritu o personalidades con tendencia a la fantasía podrian haber dado un minuto de consideración a semejante farsa.

Sin embargo, hubo muchas personas de ese tipo en diferentes partes del mundo.

Conocimos personas que se consideraban importantes por haber recibido una carta de UMMO.

Todo el tema se apaciguó con el tiempo y con la clara evidencia de que había sido un enorme truco.

Pero ahora hay una confesión hecha por el principal responsable de la patraña: el señor José Luis Jordán Peña, de España.

Lo más importante es que en la carta donde él confiesa ser el principal autor de toda la falsedad, declara algo sobresaliente:

“Dos ciudadanos americanos de nombres Doctor Jonathan F. Mac Guire y su adjunto el Profesor Arnold J. Lebotski, que trabajaban para un Organismo Oficial, me contactaron hace ya muchos años, en Alicante, y me pidieron que les ayudara a efectuar un experimento sociológico para el bien de la Cultura Occidental…..Siempre me pagaron en billetes dólares….A cambio, todo lo que tenia que hacer, era inventar un mundo de fantasía (aqunque inspirado en sus sugerencias) y divulgarlo, con total libertad entre mis amigos y conocidos.”

Esto es una corroboración de la forma en que la inteligencia estadounidense ha estado manipulando a la opinión pública en relación con el tema OVNI.

El Memorando Pentáculo, el Proyecto Stork, etc. llegan a ser nuevamente relevantes en el contexto de esta nueva revelación.

Lecciones para aprender, particularmente por personas que a veces son extremadamente ingenuas cuando tratan el tema OVNI.

1 comments:

Piedra said...

No creo que nadie que lo hubiera investigado seriamente se sorprenda. Aunque habrá mas de uno que defienda su autenticidad y afirme que solo es un modo de desviar la atención o callar a quienes pretenden darlo a conocer.